Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
GUERRA SUCIA a a a a a a a a a a a a
Blog de liberacion
25 de Mayo, 2012 · General

GRUPOSªªªARMADOS

7.- La guerrilla se extiende por todo el país
El Estado rehusó la vía del diálogo que sentara las bases de un proyecto de
nación que fuera incluyente. El autoritarismo del Estado que, en lugar de resolver las
demandas populares, privilegiaba el control político por medios policíacos y represivos
para acallar la protesta de quienes utilizaban recursos legales y pacíficos para lograr sus
demandas, fue el catalizador del descontento que hizo erupción por todo el país.
Después de que la resistencia pacífica tuvo por respuesta del Estado la represión, surgió
la guerrilla como la respuesta radical para avivar la resistencia popular. Desde el punto
de vista de estas organizaciones político-militares, decidieron enfrentar con la violencia
física, la violencia estructural.
Hagamos un recuento general de lo sucedido.
7.1.- Lo que explica este segundo intento de implantar la guerrilla
Este segundo intento es cualitativa y cuantitativamente diferente al que surgió en
Chihuahua en la década de los sesenta y que se reseña en el capítulo quinto de este
Informe. Allá, como se recordará, la guerrilla surge motivada por la injusticia social que
sufren los campesinos. Los ‘intelectuales orgánicos’ o promotores sociales que catalizan
el descontento y lo proyectan a una estructura insurreccional, son maestros rurales, al
igual que los profesores Genaro Vázquez y Lucio Cabañas en Guerrero.
Los protagonistas de este capítulo reconocen en aquel sus orígenes. La principal
organización guerrillera que une sus aspiraciones en un proyecto unitario se denomina
Liga Comunista 23 de Septiembre, ya que en esa fecha del calendario en el año de 1965
es cuando el Grupo Popular Guerrillero dirigido por los profesores Arturo Gámiz García
y Dr. Pablo Gómez Ramírez atacan el Cuartel Militar de Ciudad Madera. Y designan a
su órgano de difusión con el nombre de ‘Madera’. Muchos de los militantes de la Liga
pierden la libertad y la vida en la labor de divulgación de este periódico.
Pero este nuevo intento de implantar la guerrilla no proviene, como en Chihuahua, de
las organizaciones de autodefensa campesinas, ni de dos los rebeldes que atizan la
lucha, sino que el número se multiplica por ‘N’ en todo el país. Aquí, el movimiento
armado será fundamentalmente urbano y con una diversidad de estrategias que estos
grupos plasman en programas que buscan implantar el núcleo guerrillero, la
construcción del partido proletario, y la formación del ejército revolucionario para
llegar al punto insurreccional, al que denominan ‘Asalto al Cielo’. Los ‘intelectuales
orgánicos’ serán principalmente estudiantes universitarios de educación media
superior y superior, así como maestros universitarios.
También se reseñan aquí otros intentos de grupos armados que surgen de
movimientos de colonos y los que se buscan implantar en zonas rurales. Fue un
movimiento muy amplio que abarcó más de la mitad de los estados de la República, por
un periodo que abarca desde la década de los sesenta hasta principios de los noventa.
Las instancias que nutren originalmente el surgimiento de estos grupos armados
son, las universidades, la iglesia, los partidos políticos y los movimientos sociales.
También hay grupos que se derivan de la fusión o de división de otros grupos armados,
incluyendo los que se sobreviven al Primer Intento en Chihuahua, y los que promueven
en el país los grupos armados que surgieron, en otro proceso social, en el estado de
Guerrero. Los intelectuales orgánicos surgen de los inconformes con la forma como
funciona el sistema político, con las desigualdades sociales y con otras opciones
planteadas por intelectuales que buscaron los cambios dentro de la vía legal.
7.1.1. La decisión de los inconformes de luchar por la justicia social
desborda las instituciones
A. Los estudiantes desbordan la universidad. El caso de la Universidad
Autónoma de Guadalajara y de la Universidad Autónoma de Sinaloa
La masacre de Tlaltelolco, con toda la secuela de detenidos y perseguidos, que
evidenció el propósito del Estado de aniquilar este grupo nacional opositor de la
intelectualidad y del estudiantado, tuvo como consecuencia que un numeroso grupo de
universitarios se plantearan la opción de las armas para lograr los cambios sociales que
consideraban que era necesario adoptar en México, con vistas no solo ya a reformas en
la sociedad, sino a cambios revolucionarios radicales que modificaran la formación
social existente. La universidad, como espacio de fuerza política desde la cual incidir en
la sociedad, entró en disputa.
Tanto los grupos de ultra derecha como de izquierda lograron tener importantes
espacios de acción en las universidades. Los de ultraderecha –como la Federación de
Estudiantes de Guadalajara (FEG) en la Universidad Autónoma de Guadalajara-; los
grupos de izquierda –como el Partido Comunista Mexicano (PCM)-, en la UNAM, en la
Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), en la Universidad Autónoma de Puebla
(UAP) y en la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG). La Facultad de Economía de
la UNAM, en donde daba clases Raúl Ramos Zavala –dirigente del grupo los Procesos-,
entró en un proceso de definición de la reestructuración democrática en medio de
agudas contradicciones; lo mismo ocurrió en Arquitectura y Medicina. En Puebla, el
resurgimiento del PCM a principios de los setenta estuvo vinculado a la lucha por la
reforma universitaria en la Universidad Autónoma de Puebla (UAP). Puebla, en
particular su capital, ha sido siempre considerado conservador, y lugar donde la iglesia
católica tradicional tiene mucha influencia. La hegemonía del PCM en la UAP
fortaleció la secularización y diversificación de la vida cultural y política del estado. Sin
embargo, la oposición entre sectores conservadores y universitarios con ideología
radical llevó a dramáticos enfrentamientos en los que destacados estudiantes y
académicos fueron asesinados, como el caso de los profesores comunistas Joel Arriaga
y Enrique Cabrera, y del estudiante Alfonso Calderón, asesinados en los años de 1972 y
1973.
La radicalización de los grupos estudiantiles, aunada a la escalada de violencia
con la que el Estado reprimía estos grupos favoreció que algunos grupos estudiantiles
transitaran de la rebeldía social a la oposición armada.
En la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), se acalló la expresión de la
izquierda a partir de octubre de 1967 cuando Carlos Ramírez Ladewig –hijo del ex
gobernador de Jalisco Margarito Ramírez Miranda- tomó el control de la sociedad de
alumnos. Desde entonces la FEG no sólo sirvió por completo a los dictados del
gobierno estatal –del que recibió respaldo institucional-, sino que se convirtió en una
organización paramilitar. En la propia Zona Militar se le entregaron pistolas y
metralletas a los golpeadores de la FEG para que ejercieran control férreo en la
universidad. Todo tipo de disidencia fue combatido. Las brigadas de estudiantes
enviadas a la Ciudad de México en 1968 no pudieron informar nada a la comunidad
universitaria jalisciense relacionado al movimiento estudiantil. Al seno de la
Universidad no se permitió ni siquiera la existencia independiente de algún grupo
cultural, artístico o deportivo. Todo se encontraba controlado por la FEG. “Eran tiempos
de campaña oficial basada en el terror. La represión era generalizada, y hacer una
contracampaña era muy peligroso”, “el gobierno y su aparato represivo perseguían día
con día a todo aquel que discrepara de la política oficial; iba ahogando a la oposición
hasta crear un ambiente asfixiante.”1
Los grupos estudiantiles, al no poderse expresar en las escuelas, crearon sus
colectivos de barrio. El 70/ 05/ 23 se produjo la primera acción estudiantil colectiva
independiente. Ese día, como cada año, la FEG celebró el “Día del Estudiante” mientras
que, cerca de 60 jóvenes, elaboraron y repartieron su propia “lengua”, que era un
periódico enrollado, con chistes, frases, noticias, ocurrencias críticas que atacaban a la
FEG y a su máximo dirigente. Así surgieron dos grupos, estrechamente relacionados
entre sí, que comenzaron a entrenarse físicamente para enfrentar la violencia de la FEG:
uno, organizado por René González Becerra y dirigido por Pedro Orozco Guzmán,
estudiante de Agronomía y, el otro, por Alfredo Campaña López, militante de las
Juventudes Comunistas de México (JCM), que era liderado por Juan Manuel Rodríguez
Moreno.
El FER se constituyó el 70/ 09/ 28 con el propósito de enfrentar la política de la
FEG y democratizar la Universidad. La mayoría de sus miembros procedieron de
barrios y colonias populares, como San Andrés, Tlaquepaque y sus alrededores, Analco,
San Onofre, Chapalita, Cantarranas, Morelos, Del Fresno, Oblatos, Tetlán Río Verde,
San Gaspar, Talpita, Santa Cecilia, Independencia, San Juan Bosco, Lomas de Polanco,
Cruz del Sur, Santa Tere, la Unidad; Clemente Orozco y los alrededores de los parques
Revolución y Morelos. Nació de la fusión de ‘Los Vikingos’ que se vincularon con las
Juventudes Juaristas, las JCM, los bolcheviques, los trotskistas, los guevaristas, los
maoístas y la Liga Comunista Espartaco. Al poco tiempo se les sumó la Asociación de
la Juventud Esperanza de la Fraternidad, que tenía nexos con Andrés Zuno, hijo del ex
gobernador José Guadalupe Zuno. Al radicalizarse el movimiento, los Zuno
abandonaron el FER. De todos los grupos que lo integraron, el más estructurado, con
mejor formación teórica, disciplina y organización provenía de las JCM. Su objetivo era
promover la lucha por el socialismo. La mayoría de sus miembros provenían de ‘Los
Vikingos’, del barrio de San Andrés. Su principal dirigente fue Arnulfo Prado Rosas (a)
‘El Compa’.
El FER pronto logró un importante apoyo en la comunidad estudiantil de la
Universidad de Guadalajara (UdeG), utilizando métodos democráticos y asambleístas.
Su primera acción publica la realizó en la madrugada del 70/ 09/ 24, cuando el Comité
Coordinador ocupó la Casa del estudiante desalojando a los malvivientes que se habían
apoderado de ella.2
La respuesta del gobierno estatal y de la FEG fue violenta. El 70/ 09/ 29, al día
siguiente de su fundación, el FER organizó un mitin en la Escuela Vocacional de la
Universidad de Guadalajara cuando, pistoleros del FEG, encabezados por su presidente
Fernando Medina Lúa, llegaron abriendo fuego contra los reunidos. Cayeron muertos
dos integrantes del FER, trece personas resultaron heridas, un gran número de los
agredidos fueron golpeados y torturados, 46 encarcelados y 900 estudiantes de diversas
facultades y escuelas fueron expulsados de la universidad; días más tarde murió también
Medina Lúa. Los gobiernos estatal, federal y municipal volcaron todo el aparato policial
y militar contra el FER. Sus militantes se vieron obligados a esconderse y difundir
1 Guillermo Robles Garnica, Guadalajara: la guerrila olvidada. Presos en la isla de la libertad, Ediciones
la Otra Cuba, México, 1996, pp. 18 y 19.
2 Mario Rivera Ortiz y Mario Rivera Guzmán, El secuestro de José Guadalupe Zuno Hernández (un
capítulo de la lucha guerrillera en el México de 1974), Ediciones Medicina y Sociedad, México, 1992, p.
19.
clandestinamente sus objetivos. El 70/ 11/ 23 es emboscado y asesinado el máximo
dirigente del FER, Arnulfo Prado Rosas, en el centro de Guadalajara por miembros de
la FEG. Al morir tiene 18 años de edad. Los criminales nunca fueron detenidos. Su
asesinato radicalizó más al FER, que en aquellos tiempos tenía alrededor de 120
brigadas organizadas y numerosas simpatías. Algunos de sus núcleos deciden armarse
para defenderse de la represión.
La Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) se fue ligando a los sectores
populares a través de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Sinaloa
(FEUS). En 1967 ayudó a cientos de solicitantes a fundar colonias populares. En 69
fundó el Frente de Defensa Popular. La Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS)
estalló su huelga 1970, de febrero a noviembre, en contra de la imposición del rector
Armienta Calderón y en demanda de mayor presupuesto; la rectoría acusó a la
disidencia de estar dirigida por “agitadores profesionales” y por comunistas del PCM.
Los estudiantes resisten hasta adueñarse de los edificios de la UAS.
Los “enfermos” nacieron en la casa del Estudiante “Rafael Buelna”, conocida
por los estudiantes como Casa del Estudiante Che Guevara, en Culiacán. Tenía una
larga trayectoria de movilización popular. Desde 69/ 12 sus 190 habitantes3 realizaron
huelgas de hambre y distribuyeron propaganda por la liberación de presos políticos de la
cárcel preventiva de la Ciudad de México,4 además de recabar5 y luchar por obtener
mayores subsidios para alimentación y educación.6
El movimiento es reprimido el 72/ 02/ 11, cuando agentes de la Policía Judicial
del Estado intervienen y toman las instalaciones de la Universidad por ordenes del
gobernador. Como resultado del enfrentamiento son detenidos 115 personas7. En los
siguientes días, se producen actos de protesta y manifestaciones exigiendo la libertad de
los detenidos.8 La lucha radicaliza a las bases, comienzan a desarrollar trabajos
populares y de asistencia social que los acerca a campesinos y jornaleros agrícolas.
En 1972 la FEUS realizó su congreso para apoyar el nombramiento de nuevas
autoridades universitarias. Su corriente predominante es la izquierda radical, que se
planteó el ‘poder estudiantil’ y la posibilidad del movimiento como un bastión de la
lucha popular. Esta forma de lucha, como la toma y quema de edificios de la
Confederación de Agricultura y del edificio del PRI en 72/ 06, la confrontó con la
policía, lo que radicalizó aún más a la base estudiantil.
Para justificar el sentido radical de sus acciones la dirigencia de la FEUS
presentó para su aprobación, a fines de julio de 1972, el documento que contenía las
tesis de la ‘Universidad-fábrica’9 que confería a los estudiantes un carácter proletario y
les asignaba la tarea de poner la infraestructura de la universidad al servicio de la
revolución. Con esta concepción saquearon la universidad (mimeógrafos, máquinas de
escribir, laboratorios, etc.); descalificaron las otras opciones de izquierda, se
propusieron cerrar la universidad a los ‘burgueses’ y se autoproclamaron el
‘destacamento de vanguardia del proletariado’. Esta corriente se denominó ‘enferma’,
debido a que su consigna fue: ‘Estamos enfermos del virus rojo de la revolución’.
3 EXP. 100-23-1-70, L-11, H-311.
4 DFS 100-23-1-69/ L11/ F-194; DFS 100-23-1-70/ L11/ F- 259; DFS 100-23-1-70/ L11/ F-266.
5 DFS 100-23-1-70/ L12/ F-184.
6 DFS 100-23-1-70/ L12/ F-49; EXP. 100-23-1-70, L-12, H-11; EXP. 100-23-1-70, L-12, H-49.
7 IPS/ 2494/ 72/ 02/ 11.
8 IPS/ 2496/ 72/ 02/ 18.
9 Documento resultado de discusiones colectivas entre varios grupos armados y su redacción final fue
encomendada a Ignacio Olivares Torres (grupo Los Procesos) y Pedro Orozco Guzmán (FER).
Frente a este planteamiento, en 72/ 07 la rectoría apoyada por el PCM expulsa
masivamente a los maestros ‘enfermos’ de la preparatoria, lo que exacerba el clima de
enfrentamiento.
B. Los cristianos desbordan la iglesia. Los cristianos socialistas
La radicalización de los grupos cristianos, católicos y protestantes, se produjo a
partir del Concilio Vaticano II (65), de la Conferencia de Medellín (68) y de la Teología
de la Liberación. Religiosos y laicos comprometidos formaron Comunidades Eclesiales
de Base, apoyaron movimientos populares y participaron en el debate cristianomarxista.
Algunos se incorporaron a la lucha armada. El Centro Nacional de
Comunicación Social (CENCOS), la Juventud Obrera Católica (JOC) y el secretariado
Social Mexicano (SSM), tuvieron que distanciarse de la jerarquía y fueron hostilizados
por el Estado.
El Movimiento Estudiantil Profesional (MEP), una de las ramas de Acción
Católica Mexicana, venía trabajando desde mediados de la década de los sesenta en
diversas Facultades y Escuelas del país, incluyendo la UNAM10; sus reuniones fueron
monitoreadas por agentes de la DFS11 que reportan el análisis que hacen de las
perspectivas del movimiento estudiantil en la situación nacional prevaleciente12 y la
influencia que deben extender al sector sindical13. Iniciaron sus actividades en Nuevo
León, dirigidos por sacerdotes jesuitas, en 68/ 01 con estudiantes jóvenes y con
trabajadores de diversas fábricas.14 En 1970 sus integrantes participaron activamente en
el movimiento estudiantil derivado de la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de
Nuevo León, junto con Obra Cultural Universitaria, creada en 62 para defender los
valores tradicionales de la Universidad. La policía monitoreaba, incluso, sus ‘retiros
espirituales’, cuando en ellos participaron José Luis Torres Ontiveros, de medicina y
María de la Paz Quintanilla, de economía, solicitó información a las autoridades
eclesiales por la ‘infiltración comunista’ a sus filas.15
El Grupo Estudiantil Socialista, organizado en todas las facultades y escuelas de
la Universidad de Nuevo León que era dirigido por Raúl Ramos Zavala, estableció
relaciones fraternas y solidarias con el grupo Obra Cultural Universitaria16 a partir de
69/ 05. Juntos se fueron radicalizando. Participaron activamente en la huelga estudiantil
del 6917 y en el movimiento contra el ante proyecto de la Ley Orgánica en el 70.18
Algunos integrantes del MEP, como Ignacio Arturo Salas Obregón,
posteriormente dirigente máximo de la LC23S, y los hermanos Daniel y Pedro Aguirre
que pasaron del Movimiento Estudiantil Cristiano a las guerrillas urbanas en 73,
llegaron a ser dirigentes importantes de los movimientos armados. Un grupo de
sacerdotes de Cuernavaca, Colima, Monterrey, Oaxaca, Ciudad de México y Ciudad
Netzhualcoyotl fundaron, en 1972 la organización Sacerdotes para el Pueblo, con la
opción preferencial por los pobres. La jerarquía mexicana hizo lo posible por detener su
desarrollo en nuestro país. El 77/ 04/ 27 fue ultimado en la Ciudad de México el
10 Exp 63-1-66, L-38, H-137.
11 Exp 15-3-69, L-9, H-171 y muchos otros más.
12 Exp 15-3-69, L-9, H-176.
13 Exp 15-3-69, L-14, H-167.
14 Exp. 15-3-73, L-14, H-167.
15 Exp. 100-17-1-70, L-21, H-271.
16 Exp 100-17-1-69, H 111, L 18.
17 Exp. 100-17-1-969, H 204, L 8.
18 Exp. 100-17-1-70, H 271, L 21.
sacerdote Rodolfo Escamilla García por un escuadrón de la muerte, su asesinato quedó
impune.
C. Los comunistas desbordan los partidos políticos. Las Juventudes Comunistas
de México (JCM), el Espartaquismo y el Movimiento de Izquierda
Revolucionaria Estudiantil (MIRE)
El Partido Comunista de México (PCM) es el partido más antiguo de México.
Sus integrantes entraron a la clandestinidad en los años treinta y la abandonaron en la
década de los 50, cuando decidieron disolver las células de fábrica. Esto facilitó la
represión en su contra.
El sector juvenil del PCM eran las Juventudes Comunistas de México (JCM)
que tenían un amplio trabajo al interior de la Confederación Nacional de Estudiantes
Democráticos (CNED), en la UNAM, en el IPN y en la Escuela Nacional de Agricultura
de Chapingo. En 68/ 02 participó en la ‘Marcha por la ruta de la Libertad’, de Dolores
Hidalgo, Guanajuato, con destino a Morelia, Michoacán, para demandar la liberación de
sus compañeros encarcelados y que fue disuelta por el ejército y la policía ‘por
considerar que alteraba el orden público’.19
El 67/ 02/ 23 celebró su II Congreso Nacional en la Ciudad de México con una
asistencia calculada de 680 personas20. Se protestó por el secuestro de Antulio Ramírez,
Presidente de la delegación de Michoacán, detenido por el ejército y se manifestó en
apoyo a los dirigentes juveniles encarcelados en Morelia, Puebla y otros lugares. Raúl
Ramos Zavala, participó dentro de la comisión de Estatutos.21
Los agentes de la DFS tuvieron especial cuidado de dar seguimiento a todas las
actividades de los principales dirigentes de la JCM22, de las reuniones que tenían23, de
su participación en la Central Campesina Independiente (CCI), a la que identificaron
como ‘Facción Comunista’. Reportan la comisión de la JCM que salió a Chihuahua y
que se comprometió a dar su apoyo a todas las luchas revolucionarias estudiantiles y
campesinas en ese estado ya que “cuenta con un movimiento bastante fuerte de
estudiantes y maestros rurales.”24
En el Tercer Pleno de la Dirección Nacional JCM realizado el 67/ 11/ 26 decide
elaborar la estrategia, en particular, en relación con la guerra de guerrillas, como vía
para llegar al poder en México y en América Latina, así como las condiciones que
deben darse25.
19 Exp. 11-220-72/L1/Fs. 170-192.
20 Participaron delegaciones de todos los Estados de la República, con excepción de Yucatán, Chiapas,
Baja California y Quintana Roo. En su presídium se encontraron entre otros Rafael Estrada Villa, Marcos
Leonel Posadas, Arnoldo Martínez Verdugo, Hermilio Abreu Gómez, Ing. Manuel Marque Pardiñas,
Enrique Semo Calev y Hugo Ponce de León; Miguel Pérez, en representación de la Juventud Comunista
de Chile y Manuel Chávez, a nombre de la Juventud Comunista de Colombia. Entre los asistentes
destacaron el Pintor Xavier Guerrero (fundador del PCM), Mario Gil Velasco de Prensa Latina, Gerardo
Dávila Rodríguez redactor de la revista Política. De igual forma, la lista interna de los dirigentes del
Comité Central Ejecutivo de la JCM, entre los que destaca Raúl Ramos Zavala del Comité Estatal de
Nuevo León y como suplente Héctor Escamilla (Exp. 11-4-67/L18/F346).
21 Exp. 11-4-67/L18/F142-149.
22 Exp. 11-4-67/L18/F81-82.
23 Exp. 11-467/L22/F84
24 Exp. 11-136-67/L16/F361.
25 Exp. 11-4-67/L22/F112-113.
Durante el Movimiento estudiantil de 1968 la DFS intensificó la vigilancia sobre
sus miembros y de los temas que trataban, particularmente sobre el desarrollo “de
guerrillas entre los estudiantes”.26
La represión de los militantes de la JCM los radicalizó. Cientos de estudiantes
de esa agrupación política fueron expulsados de las Escuelas Normales Rurales en el
verano de 69. En 70/ 09 la opción guerrillera se expresó vigorosamente en el Encuentro
del Pacífico, donde los comunistas disidentes propusieron que el PCM comenzara a
prepararse para actuar en la clandestinidad con la meta final de emprender la lucha
armada. Para el 70/ 09/ 05 Arnoldo Martínez Verdugo, Primer Secretario del PCM,
intentó disolver a la JCM27. La ruptura era evidente.
En el III Congreso de la JCM realizado el 70/ 12/ 19, además del análisis de la
realidad que presentó Raúl Ramos Zavala28, ya se comenzó a tratar el tema de la lucha
armada para tomar el poder. Leopoldo Santos presentó una propuesta de las tareas que
la JCM debe realizar en el futuro: a) Ligarse al movimiento de masas para convertirlo
en movimiento revolucionario; b) Su objetivo principal es la toma del poder; c) Sus
métodos incluyen la lucha abierta, la semiclandestina, la clandestina, y el espionaje a la
burguesía; d) Su membresía se nutre del estudiantado y, por medio del movimiento
estudiantil, es necesario que se ligue a la clase obrera. Un delegado no identificado
propuso preparara a sus militantes para la lucha armada, “que el militante tenga plena
conciencia que pertenece a una organización revolucionaria que lucha por tomar el
poder.” Finalmente se eligió un Consejo Central cuyo Secretariado quedó “integrado
por Pablo Sandoval, Marco Leonel Posadas, Jesús Ibarra Salazar, Eduardo Ibarra,
Antonio Pacheco, Benito Collantes.”29El núcleo en torno a Raúl Ramos Zavala, rompe
con la línea oficial del PCM y comienza a construir la opción armada. Es el inicio del
Grupo los Procesos.
El espartaquismo en México tiene por antecedente la expulsión del PCM de José
Revueltas en 60/ 09 que, junto con otros militantes de las células Carlos Marx, Federico
Engels –cuya base se encontraba en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM,
donde José Revueltas tenía una influencia indiscutible-, y Juliot Curie decidieron fundar
la Liga Leninista Espartaco (LLE). Revueltas sostenía que el Partido había dejado ser la
opción para el proletariado. Esta corriente, al igual que muchas del PCM tuvieron un
cantidad de escisiones y reagrupamientos, uno de los cuales, al fusionarse con otros
grupos comunistas, con el movimiento jaramillista y con profesores del Movimiento
Revolucionario del Magisterio crearon la Liga Comunista Espartaco (LCE)30 con la
tarea fundamental de ‘construir el partido revolucionario del proletariado’. Se estructuró
en células, la Ricardo Flores Magón31 , la Plutarco Galicia Jiménez, la Praxedis G.
Guerrero, la Mártires de Río Blanco y la Comuna de París. Su órgano de difusión era
‘El Militante’.32
La LCE quiso formar un frente de izquierda para la lucha electoral.33 En 1967 se
vincula34 con el MLN35 de Heberto Castillo36 y con el Partido Popular Socialista
26 Exp. 11-4-68/L31/F63.
27 Exp. 11-40-970/L112/F26.
28 Exp. 114-70/L121/F42-45.
29 Exp. 11-4-70/L121/F66 70.
30 Exp. 11-170-67, H 115, L 1; EXP. 11-170-67, H 116, L 1; EXP. 11-170-67, H 116, L 1.
31 Exp. 11-170-67, H 47, L1.
32 Exp. 11-170, H 116, L 1.
33 Exp. 11-170-66, H 8, L 1.
34 Exp. 11-136-67, H 9, L 16.
35 Exp. 11-136-66, H 167, L 13.
Revolucionario de Rafael Estrada Villa,37 para apoyar la candidatura de Demetrio
Vallejo por un distrito obrero.38 Por órdenes del Secretario de Gobernación, la Comisión
Federal Electoral les negó el registro a los candidatos presentados por el PPSR. En 1968
participaron activamente en el movimiento estudiantil y sufrieron la represión.39
Con estas experiencias, la LCE en su IV Pleno del Comité Central, llegó a la
conclusión de que el tránsito al socialismo en nuestro país no será pacífico ya que ‘el
poder nace del fusil’. Opción que solo quedó en declaraciones. La efervescencia
estudiantil llevó a cuestionar la incongruencia de dirección, entre las directrices y su
falta de puesta en la práctica. La membresía de la LCE era en su mayoría de
estudiantes, maestros normalistas y población en general, del D. F., Monterrey,
Chihuahua, Michoacán, Morelos y Veracruz. Tuvo dos células maoístas: la Cajeme,
que posteriormente fundó la Liga Comunista Cajeme y la Seccional Ho Chi Minh,
que en los 70s tuvo fuerte presencia en los movimientos campesinos, sobre todo en la
Huasteca.
En 1966 la Liga Comunista Espartaco (LCE) formó el Movimiento de Izquierda
Revolucionaria Estudiantil (MIRE), una especie de Juventud Espartaquista similar a las
Juventudes Comunistas del PCM. Aglutinó a estudiantes de la UNAM, IPN, Escuela
Nacional de Maestros, Escuela Normal Superior, algunas escuelas normales rurales,
Chapingo y en algunas escuelas de los estados de Monterrey, Oaxaca, Veracruz, Ciudad
Juárez y Sonora. Al MIRE le ocurrió lo mismo que a la JCM. Sus integrantes fueron
despreciados por su organización partidaria que subestimaba el importante papel
democrático que los jóvenes tenían en el país. Comenzaron a alejarse de la LCE,
organización que como tal no tuvo presencia dentro del movimiento popular estudiantil.
A nivel personal diversos militantes del MIRE tuvieron una participación destacada
dentro de sus escuelas.
Desde 67 se empieza a discutir en sus células y círculos temas como la lucha
armada, la guerra revolucionaria, el partido y el brazo armado y la guerra de guerrillas.
Después de la masacre del 68/ 10/ 02 radicalizaron sus ideas. Para el 69 la LCE ya está
construyendo sus redes de abastecimiento y comunicación40; establece relaciones
solidarias e intercambio de experiencias con los núcleos armados, en particular su
Seccional “Ho Chi Minh”, con la ACNR de Genaro Vázquez Rojas, el PDLP de Lucio
Cabañas Barrientos, con otras organizaciones político-militares, como el Movimiento de
Acción Revolucionaria y con los equipos de tendencia trotskista que operan
militarmente en el país41. Para 69/ 02 formó sus primeros Comités Revolucionarios
Obreros Estudiantiles, estructuras clandestinas que aglutinaron ferrocarrileros, maestros
y electricistas42. La LCE y MIRE, para 70, formaron dos grandes corrientes, una que se
incorpora al movimiento armado y otra que asume la orientación maoísta. En el D.F. la
línea armada se organiza en tres comandos, que serán conocidos como ‘Los
Lacandones’, y otro pequeño núcleo forma el ‘Frente Urbano Zapatista’ que en Sonora;
Nuevo León, Tamaulipas y Sinaloa se incorporan al Movimiento 23 de Septiembre. De
los partidos y corrientes políticas de izquierda, los espartaquistas contribuirán con un
importante número de sus integrantes a la formación de los grupos armados.
36 Exp. 11-170, H 116, L 1.
37 Exp. 11-170-66, H 8, L 1.
38 Exp. 11-2-67, H 51, L 18; Exp. 11-170-67, H 98, L 1; Exp. 11-170-67, H 102, L 1.
39 Exp. 40-1-68, H 22, L 59; Exp. 11-4-68, H 332, L 26; Exp. 11-4-68, H 397, L 27; Exp. 11-170-68, H
191, L 1; Exp. 11-170-68, H 193, L 1.
40 Exp. 11-170-69, H 208, L 1; Exp. 11-4-69, H 114, L 70.
41 Exp. 11-170-69, H 200, L 1.
42 Exp. 11-170-69, 217, L 1.
La otra fracción de la LCE, que no se incorporó al movimiento armado se
fusionó, en 1981 con la Organización de Izquierda Revolucionaria-Línea de Masas
(OIR-LM).43 Años después, junto con otros grupos, formó el Partido de la Revolución
Democrática.
D. Los colonos desbordan las organizaciones sociales. La colonia Rubén
Jaramillo
Entre 1968 y 1975 surgieron frentes amplios de organizaciones populares de
colonos, estudiantes, campesinos y normalistas que desarrollaron una larga tradición de
vínculos con las luchas rurales y urbanas. La constante migración del campo a la ciudad
provocó el crecimiento de grandes cinturones de miseria en las principales ciudades del
país. La creciente crisis de vivienda y los abusos de los especuladores inmobiliarios
originaron la creación de importantes frentes de colonos, cuyas actividades en
Zacatecas, Oaxaca, Morelos, Puebla y Distrito Federal desembocaron en invasiones de
tierras donde se asentaron colonias populares. Esta ‘nueva izquierda’ resultó de un raro
sincretismo inspirado en la tradición anarquista sindicalista, en el cristianismo
revolucionario, en el marxismo, en el maoísmo y en el populismo que produjo
experimentos colectivistas y cooperativistas en las colonias ‘Tierra y Libertad’ de
Monterrey, ‘Rubén Jaramillo’ en Morelos y el ‘Campamento 2 de Octubre’ en el
Distrito Federal.
La colonia ‘Rubén Jaramillo’44 fue fundada el 73/ 03/ 31 en terrenos que el hijo
del Gobernador de Morelos45 se había apropiado para un fraccionamiento de lujo que se
llamaría Villa de las Flores. Los cerca de 10,000 ‘paracaidistas’ que invadieron los
terrenos tenían como líder a Florencio Medrano Mederos, (a) ‘El Güero Medrano’46 que
43 Armando M. Mier Merelo, Sujetos, Luchas, Procesos y Movimientos Sociales en el Morelos
Contemporáneo, UAEM, Col. Movimientos Sociales, No. 3, México, 2003, p. 339.
44 Exp. 100-15-1-73, L-12, H-369.
45 Exp. 100-15-1-73, L-13, H-188.
46 Florencio Medrano Mederos nació en Tlataya, Estado de México. Hijo de Ángel Medrano y Joaquina
Mederos. Desde su llegada al Estado de Morelos, en unión con Rafael Equihua Palomares, trató de
controlar a los colonos. En 66/ 05 fue consignado ante el AMP de Amatepec, Estado de México, por
haber participado en invasiones de tierras en Palmar Grande, municipio de Tlatlaya; después de ser
amonestado se le puso en libertad el 66/ 06/ 02. Recibió “entrenamiento guerrillero en 1969, se dijo que
mantenía contacto con Terroristas y Guerrilleros adictos a Javier Fuentes Gutierrez”. Obrero de la
construcción, viajó a fines de 70, junto con Israel González, Aquileo Medrano Mederos, Rafael Equihua,
ingeniero Francisco Javier Fuentes Popoca, Israel González y Antonio García de León a la República
Popular de China (Exp. 100-15-1-73, L-397, H-12). En Beijín fueron adoctrinados en una escuela de
cuadros internacionales adscrita al Partido Comunista Chino. De 71 a 72 se dedicó al cultivo de rosales en
distintos lugares del municipio de Temixco. (Exp. 11-194-70, L-2, H-125; Exp. 11-194-70, L-2, H-109;
Exp. 11-194-72, L-3, H-237). A mediados de ese año regresaron a México. Desde entonces la DFS le
sigue el rastro. El grupo regresó bajo las siguientes premisas: 1) “Están plenamente convencidos de la
“necesidad de establecer un núcleo político-militar entre las masas que permitan la acumulación de
fuerzas”, en una primera fase de un largo proceso político militar conocido en la teoría maoísta como de
Guerra popular prolongada”; 2) Se deslindaron de las guerrillas urbanas existentes en ese momento, en
particular de los esfuerzos que dieron origen de la LC23S, para ellos, la perspectiva era netamente de
guerrilla rural, su consigna fue “cercar las ciudades a partir del campo”; 3) Aunque la mayoría son de
Guerrero, vieron, por la tradición de lucha campesina, mejores condiciones de desarrollo en el estado de
Morelos. En los primeros meses de 73 fue vendedor ambulante de Hot dogs; desde el 73/ 03/ 30 “su única
actividad es encabezar a los invasores de la Colonia Popular "Rubén Jaramillo", funge como presidente
del Comité de Lucha de la Colonia mencionada y es líder estatal de la Asociación Nacional Obrera,
Campesina, Estudiantil (ANOCE)”. “En el problema de la Col. Rubén Jaramillo ha tomado parte en
forma activa organizando mítines y manifestaciones; además propició la invasión del Ejido “El Salto"...”
En 73/ 05, “al considerársele presunto responsable de los de delitos de Asociación delictuosa y despojo, el
concibió la colonia como la primera etapa de una guerra popular prolongada y decretó
que la colonia era el primer territorio liberado socialista en tierra firme del continente.
La policía no podía entrar a la ‘Rubén Jaramillo’ ni se permitía que el Estado instalara
los servicios que ellos se daban. Con 35 colonos47 de su entera confianza, casi todos
ellos familiares y paisanos, creó la “Guardia Roja”, con la tarea de detectar ‘polizontes’
y ‘orejas’ infiltrados. Incorporó a su lucha a estudiantes que iban de la Universidad de
Morelos y de la Ciudad de México y participaban en los ‘Domingos Rojos’ o brigadas
de trabajo para asistir a los colonos.48 La experiencia duró seis meses. Durante ese
tiempo se relacionaron con el PDLP y más tarde con las FAR de Carmelo Cortés, lo que
lo distanció de sus viejos compañeros. El 73/ 09/ 13 entró el ejército y detuvo a varios
de sus dirigentes.49 El ‘Güero Medrano’ y varios de sus allegados lograron escapar.
7.1.2. La opción armada
Conviene recordar que la decisión de tomar las armas en contra del régimen
político es una opción trascendental que responde a la imposibilidad de democratizar el
poder por la vía pacífica. Ante la rebelión, los funcionarios públicos, que ejercían un
poder cuasi omnímodo y patrimonialista, optaron por escalar la violencia para contener
la expansión de la guerrilla, sin acatar el ordenamiento legal que regula su actuación;
por el contrario, cometiendo crímenes de Estado que, por su gravedad y recurrencia
sistemática, constituyen crímenes de lesa humanidad.
La guerrilla moderna se caracteriza por su intencionalidad de modificar las
condiciones del país con un objetivo de justicia social en donde se eliminen los
mecanismos de explotación, de dominación y de dependencia. Fundamenta su análisis
en principios de teoría marxista y pretende instaurar el socialismo.
La guerrilla rural en México pudo implantarse en algunas regiones del país en
aquellos lugares donde se conjuntaron las siguientes condiciones a) los campesinos
agotaron los recursos pacíficos para satisfacer sus demandas de justicia sin haber tenido
resultados satisfactorios, b) sufrieron persecución del Estado cuando recurrieron a la
resistencia pacífica, c) tuvieron conciencia de que esta situación no cambiaría por la vía
pacífica, y d) hubo un liderazgo fuerte que los uniera y posibilitara la opción guerrillera.
Los métodos contrainsurgentes empleados por el ejército no se circunscribieron a
combatir a los guerrilleros, sino que golpearon a la población civil que creían que los
apoyaba o que simpatizaba con ellos. El objetivo de esta persecución fue cercar a la
guerrilla, aniquilando sus bases de apoyo y su dirigencia.
La guerrilla urbana en México surgió motivada por el sector estudiantil cuando
se conjuntaron las siguientes condiciones: a) los grupos estudiantiles encontraron
cerrazón a las demandas de democratización en sus espacios educativos; b) se
solidarizaron con las demandas de justicia social de otros sectores de la población; c)
fueron reprimidos cuando se manifestaron públicamente por sus demandas; d) los
niveles de represión aumentaron –varias masacres incluidas, eufemísticamente llamados
‘zafarranchos’ por la policía- cuando públicamente protestaron por el autoritarismo con
el que eran tratados; e) cuando entendieron que esa situación no iba a cambiar sin una
juzgado 1o. de lo penal en el Edo. de Mor. dictó orden de aprehensión en su contra (Exp. 100-15-1-73, L
133, H-13; Exp. 11-249-76, L-57, H-2; Exp. 100-15-1-73, L-13, H-65; Exp. 11-136-66, L-13, H-293;
Exp. 100-13-1-66, L-4, H-144; Exp. 11-136-66, L-13, H-313)”.
47 Exp. 100-15-1-73, L-12, H-405.
48 Barry Carr, La izquierda mexicana a través del Siglo XX, Ed. Era, Col. Problemas de México, México,
1982, pp. 239-241.
49 Exp. 100-15-1-73, L-14, H-136.
transformación radical del Estado y que la única vía para lograr estos cambios era la
armada; f) hubo el liderazgo que les posibilitara la organización guerrillera. Los
métodos contrainsurgentes fueron coordinados por la Dirección Federal de Seguridad
(DFS) y, posteriormente, por la Brigada Especial, comúnmente llamada Brigada Blanca
(BB), con la participación del ejército y las otras policías, que se le subordinaban. El
objetivo de la persecución fue, inicialmente, desarticular los grupos armados y, a partir
de la fase álgida del conflicto, aniquilar al grupo nacional que tomó la opción armada
con la motivación política de lograr un cambio social en el país.
A. La subversión, la ilegalidad, el papel del Estado, los crímenes del Estado
Toda guerrilla, por su propia naturaleza, es ilegal. Se sale de la legalidad cuando
considera que los medios legales son inconducentes para el cambio que pretende. El
peligro que corren sus integrantes al recurrir a la ilegalidad los obliga a cobijarse en la
clandestinidad ya que, de otra manera, serían arrestados sin avanzar en su estrategia de
cambio. Puesto que optan por la vía armada, entran en conflicto directo con las
instancias del Estado que tienen el uso legítimo de la fuerza –las policías y el ejército-.
Sostener una organización armada en condiciones de hostigamiento al Estado tiene un
alto costo económico. Para obtener estos recursos los grupos guerrilleros recurrieron a
los asaltos y a los secuestros –a los que llamaban ‘expropiaciones’- que justificaban con
el argumento de que recuperaban parte de la riqueza que sus víctimas habían obtenido
explotando al pueblo. Los enfrentamientos que tuvieron con la policía y el ejército, los
hicieron incurrir en nuevas prácticas delictivas y criminales.
Por su parte, el Estado por su propia naturaleza, tiene la tarea de perseguir el
delito y de combatir a los grupos que incurren en actos ilícitos. Para ello, el Estado debe
de actuar dentro de la legalidad. Es legal que vigile y que haga uso proporcional de la
fuerza para someter al presunto delincuente cuando hay flagrancia o cuando hay órdenes
judiciales de cateo y de aprehensión. Lo que no puede hacer es arrestar a un sospechoso
fuera del marco legal, allanar domicilios sin orden judicial, golpear o asesinar a quien ya
fue sometido. No puede torturar. No puede retener en lugares que no sean públicos y
mucho menos en zonas militares a los civiles que hayan detenido. Si hay delito del que
tiene pruebas, la autoridad debe de entregar a las personas detenidas ante la autoridad
competente para que se entable el proceso judicial. No puede ‘desaparecer’ a persona
alguna a su albedrío. El ejército no puede ser enviado para que actúe como policía, en
lugar de la policía, en contra de la población civil, y mucho menos con el armamento
ofensivo que dispone y con dotación abundante de munición al grado que pueda agredir
en condiciones de absoluta desproporcionalidad a su propio pueblo. Cuando el Estado
combate el delito convirtiéndose él mismo en criminal, incurre en responsabilidades
muy graves que pueden llegar a ser de lesa humanidad.
En el desarrollo de la guerrilla, que se convirtió en una especie de ‘epidemia
social’ –que emergió por todo el país y que llenó los huecos de esperanza que muchos
jóvenes estudiantes se plantearon por instaurar un país más justo y una relación más
digna entre quienes lo vivimos-, sucedieron hechos que todos lamentamos. Muchos
jóvenes fueron detenidos, golpeados, torturados y hasta ‘desaparecidos’ por realizar
actividades que a sus ojos eran inocuas, como repartir volantes o solidarizarse con los
obreros y campesinos que defendían sus derechos. Otros fueron reprimidos suponiendo
que pertenecían a la guerrilla. Para muchos soldados y policías el pelo largo, la forma de
vestir y la música eran señas inequívocas de pertenencia al grupo nacional que se debía
aniquilar. Hubo guerrilleros que se comportaron con una gran coherencia con sus
ideales. Otros entraron en una dinámica de violencia que los alejó de los propósitos
iniciales que tuvieron al ingresar a la guerrilla y se los comió ese monstruo. Algunos
robaron, otros mataron, otros secuestraron, otros sufrieron exilio. Muchos fueron
detenidos. Todos fueron perseguidos. Hay evidencias de guerrilleros que fueron sacados
de prisión para ser desaparecidos. Una vez de que fueron identificados por sus agresores
como un grupo con características comunes –de grupo nacional que buscaba el cambio
social por medios radicales-, se siguió en su contra una política sistemática de
genocidio. Una vez que fueron detenidos, a todos los torturaron, a unos los ejecutaron
extrajudicialmente, a otros los desaparecieron, los menos llegaron a las cárceles legales,
para ser procesados. Se siguió en su agravio una política criminal del Estado.
B. La guerra de guerrillas
Los grupos que se rebelaron por la vía armada eligieron la estrategia de guerra
irregular porque es un recurso eficaz del débil contra una fuerza superior. El uso de la
guerrilla es muy antiguo, en México fue utilizado durante la Revolución por Emiliano
Zapata. A nivel mundial, su popularidad moderna proviene de los partisanos que
combatieron a los ejércitos fascistas durante la Segunda Guerra Mundial. La táctica que
utiliza es la llamada ‘muerde y huye’, aprovechando al máximo el factor sorpresa. La
inferioridad numérica es superada con una concentración de fuerzas en un punto
escogido, al que se ataca en el momento más inesperado. La guerrilla revolucionaria
tiene por objetivo modificar las condiciones sociales con miras al socialismo. “Para
triunfar los guerrilleros necesitan convertirse en un ejército capaz de doblegar a sus
enemigos en batallas y finalmente asaltar sus reductos.” “Esta evolución contempla la
fase de hostigamiento ejecutada por pequeñas unidades que operan en forma
relativamente autónoma. Luego, una vez conseguida una adecuada implantación, los
insurrectos estarán en condiciones de librar una guerra de movimiento. Esto significa
que pueden operar en gran número, de varios centenares, y librar combates en áreas
distantes. Luego, en la fase final, los rebeldes pueden comprometerse en una guerra de
posiciones. Lo que equivale a defender conquistas de territorios e ir restringiendo el
campo de maniobra del enemigo hasta hacerlo sucumbir.”50 En su variante ‘foquista’
propone que un pequeño núcleo armado actúe en zonas rurales como catalizador y
conductor del descontento de la población, con la consigna de que ‘la chispa que
enciende la pradera’. Otra de sus variantes utilizada por la LC23S es la ‘insurreccional’,
concepción esencialmente urbana que, por su naturaleza, contiene un alto grado de
espontaneidad, la cual sólo es posible si se tiene una amplia influencia política en la
región. Puede o no ser precedida por guerrillas urbanas. En esencia se trata del camino
más directo de ‘asalto al poder’ o, como la Liga le llamaba, el ‘asalto al cielo’51.
C. Principales lineamientos político-militares adoptados por los movimientos
armados
Los grupos guerrilleros que analizamos tuvieron, como característica común, la
producción de una gran cantidad de documentos, manifiestos, estatutos, líneas
programáticas, planes de trabajo, informes, en los que expresaron su visión del mundo y
del país, la realidad por la que atravesaban y su propuesta de cambio. Hay ese afán de
dejar claro que su opción por la vía armada tenía un proyecto político y un análisis de la
realidad. También justificaron, a su manera, las motivaciones que tuvieron para recurrir
a un grupo de delitos –principalmente asaltos y secuestros-, para hacerse de fondos que
50 Raúl Sohr, Para Entender la Guerra, CNCA/AEM, Col. Los Noventa, México, 1990, pp. 33-34.
51 Raúl Sohr, Para Entender la Guerra, CNCA/AEM, Col. Los Noventa, México, 1990, pp. 32-33.
ocupaban para su funcionamiento. Por contraparte, el Estado controló la información a
los medios, para ocultar los fines políticos que perseguían estos grupos y reducía su
actuación a la nota policíaca, para lograr la animadversión de la opinión pública en
contra los autores de los delitos cometidos.
Es necesario dejar claro que estas organizaciones guerrilleras tenían la
motivación de cambio social que pregonaban; que el lucro personal no estaba permitido;
muchos de los sobrevivientes –desde hace más de treinta años-, han vivido como
ascetas; que han asimilado el costo de sus errores y los han pagado con creces. Que en
este informe no se justifican los delitos cometidos, pero no se descontextualiza el móvil
que tuvieron. Que el Estado estaba obligado a sancionar los delitos; pero estaba también
obligado, y más que nadie, a ceñir su actuación al marco legal. Que el perseguir el delito
con el delito, y el crimen con crímenes de lesa humanidad es lo que constituye la razón
de que ahora se investigue lo sucedido para que se conozca la verdad histórica y para
que la verdad jurídica permita el castigo de los responsables de la tragedia de la que este
Informe a la sociedad se rinde cuenta.
La organización político-militar que unificó a la mayor parte de esos grupos
armados fue la Liga Comunista 23 de Septiembre (LC23S). Los documentos que
sirvieron de base para la fusión de la LC23S se conocen como los Maderas Viejos. Se
trata de cuatro escritos que les permitieron llegar a un acuerdo de trabajo conjunto.
Consideraban que el movimiento revolucionario requería de la unificación de todos los
grupos armados. El clandestinaje era condición para desarrollar esa lucha52. Los delitos
que realizaban para obtener recursos económicos para la lucha armada eran llamados
‘acciones expropiatorias’ que justificaban de la siguiente manera: “Una acción
expropiatoria es el resultado de la apropiación dada, en un momento determinado, por
parte del proletariado o de sus organismos revolucionarios, de una parte del trabajo
pretérito expropiado anteriormente por la burguesía a los trabajadores” 53.Tales acciones
incluyen los asaltos a los bancos, a las empresas, comercios, y los secuestros54.
Rechazan asimismo todo tipo de alianza con sectores ‘democráticos y progresistas’, ya
que no se debe de luchar por mejorar las condiciones de trabajo sino por destruirlas; por
devastar el proceso reproductor de las relaciones de producción55.
En su concepción, el ejército revolucionario servirá de catalizador del poder de
las masas, con la fuerza de la organización revolucionaria. Su marco interpretativo lo
tomaban de los documentos de Raúl Ramos Zavala, El Proceso Revolucionario y El
Mundo que nos tocó vivir. En su interpretación marxista, terminan rechazando la lucha
sindical y optan por promover los Comités de Lucha Clandestinos de los Obreros en las
Fábricas, que funcionarían como brigadas armadas56.
7.1.3 El surgimiento de las organizaciones armadas
A. Grupo ‘N’, los Guajiros
Los sobrevivientes del Grupo Popular Guerrillero Arturo Gámiz (GPGAG) y del
Movimiento 23 de Septiembre (M23S) se reunifican bajo las siglas del segundo,
manteniendo viva la tradición insurgente en Chihuahua, bajo la dirección, entre otros,
52 Madera No. 1, mayo del 72, México, pp. 1-9.
53Madera No. 1, mayo del 72, México, p. 6.
54Madera No. 1, mayo del 72, México, p. 11.
55 Madera No. 1, mayo del 72, México , pp. 12-18.
56 Madera No. 4, Frente Estudiantil Revolucionario, 19 abril de 73, México, pp. 1-15.
de Enrique Ángeles, Jorge Villa y Raúl Duarte. A mediados de 71 se fusionan con un
núcleo del Movimiento de Acción Revolucionaria, para formar el Movimiento de
Acción Revolucionaria-23 de Septiembre. Posteriormente, una parte se integra a los
grupos que unificados dan origen a la Liga Comunista 23 de Septiembre, y, la otra, al
Partido de los Pobres en el estado de Guerrero, contando con la participación del viejo
dirigente guerrillero Salvador Gaytán Aguirre, que combatió al lado de Arturo Gámiz y
Pablo Gómez en 64-65, de Oscar González Eguiarte en 67 y 68; que sobrevive de otras
acciones en las que mueren tres de sus once hermanos y su sobrino Antonio Scobell.
Además participa en la LC23S, al lado del profesor Lucio Cabañas Barrientos y por
último en el reestructurado MAR.
De los cuadros urbanos sobrevivientes de las organizaciones Grupo Popular
Guerrillero (GPG) y GPGAG se forma, a principios de los 70s, el Núcleo Guerrillero
Urbano de Chihuahua. Sus principales dirigentes fueron Diego Lucero Martínez, José
Luis Pallares, Marco Antonio Pizarro Chávez y Marco Antonio Gascón Córdoba57.
Habían sido activistas estudiantiles y de las normales rurales de la Federación de
Estudiantes y Campesinos Socialistas de México (FECSM), los cuales formaban parte
de la red urbana constituida por los jefes guerrilleros chihuahuenses Arturo Gámiz
García y Oscar González Eguiarte58. Diego se convirtió, en 1967, en el principal
dirigente de la escuela de Ingeniería de Chihuahua; colaboró activamente con el
GPGAG. Participó activamente en el movimiento estudiantil de 1968. Lucero y
Leopoldo Angulo Luken organizan, a mediados de 70, varios grupos de estudio en el D.
F., Chihuahua y Oaxaca; establecen contacto con Genaro Vázquez (ACNR) y Lucio
Cabañas (PDLP) y comienzan a estudiar balística, explosivos y armamento ligero.
El 71/ 01, el grupo del D. F se llamaba a sí mismo grupo “N”. Cuando se
incorporaron a la lucha con la Brigada Campesina de Ajusticiamiento, Lucio los bautizó
con el nombre de Guajiros. Establecieron su base de operaciones en Guadalajara y la
Ciudad de México. Este grupo tuvo relación con el de los Procesos, conducido por Raúl
Ramos Zavala y se convierte en uno de los grupos fundadores de la LC23S.
En el triple asalto bancario que el grupo perpetró en la Ciudad de Chihuahua el
72/ 01/ 15, muere Avelina Gallegos Gallegos en combate y varios combatientes son
detenidos. Al día siguiente es detendio Diego Lucero junto con Rosendo Francisco
Muñoz Colomo, Marco Antonio Rascón Córdoba, Gilberto Monraño León y Marco
Antonio Pizarro Chávez. Todos ellos fueron sometidos a tortura en los interrogatorios
realizados por los agentes de la DFS59. Diego rindió declaración60. Horas después es
asesinado extrajudicialmente. Las versiones de la DFS son contradictorias61. Marco
Rascón vio detenido y con vida a Diego Lucero.
Otro de los compañeros de Diego, Ramiro Díaz Ávalos, también fue ejecutado
extrajudicialmente el 72/ 01/ 19. Existe la declaración de Ramiro ante agentes de la
DFS el 72/ 01/ 17.62 La policía judicial informó que se había tratado de un ‘suicidio’63;
sin embargo, esta versión es notoriamente falsa dado que “una de las fotos muestra que
está colgado del cuello con su camisa, pero con la cabeza colgando para atrás, por lo
57 DFS 12-0-73/L1/F268.
58 José Luis Alonso Vargas, Los Guerrilleros Mexicalenses, inédito, en prensa, México, 2005.
59 DFS 35-17-72/L3/F 168.
60 DFS 35-17-72/L3/F 168.
61 Exp. 35-17-72/L3/F250-259.
62 Exp. 35-17-72/L3/F250-259
63 Exp. 35-17-72/L3/F292-294
que la presión del peso de su cuerpo es sobre la nuca y por otro lado también se aprecia
que los pies están apoyados en el suelo”64.
Juan Gilberto Flores Díaz, también detenido y ejecutado extrajudicialmente el
72/ 01/ 22 por agentes de la Policía Judicial del Estado.65
El Gobernador de Chihuahua en aquel entonces, Oscar Flores Sánchez, se jactó
de que él había encabezado la investigación y hacía alarde de que había dado muerte a
balazos a guerrilleros para que sentara precedente66.
B. El Movimiento de Acción Revolucionaria (MAR)
El 71/ 02/ 20 al ser detenidos e interrogados el Prof. Fabricio Gómez Souza,
Ángel Bravo Cisneros y Ramón Cardona Medel, al asistir a una Escuela de Preparación
Guerrilla en la Ciudad de Jalapa, Veracruz, la DFS conoció la existencia del
Movimiento de Acción Revolucionaria. La organización fue formada por estudiantes
mexicanos que se encontraban estudiando en la Universidad de la Amistad de los
Pueblos Patricio Lumumba, URSS en 1966. La mayoría pertenecía a las JCM y habían
participado en el proceso democratizador de la Universidad Michoacana de San Nicolás
de Hidalgo, en Morelia, ‘la Nicolaíta’, así como de la Universidad de Chihuahua67.
La idea fundamental de la naciente organización era integrarse a otros grupos
similares más o menos desarrollados que ellos para unificarse en una sola organización
político-militar; lo fundamental en su visión era promover el Accionar Revolucionario
de las Masas, es decir, movilizar de cualquier forma y en cualquier expresión a los
trabajadores del campo y la ciudad, sin importar que estos estuvieran afiliados o no al
PRI o a cualquier central sindical o ejidal, aunque ello no significara romper con dichas
estructuras, sino trabajar a su interior. Lo importante era organizar a los desorganizados
para comenzar a crearles conciencia de la necesidad de un cambio armado en el país.
Sin embargo su visión vanguardista se expresó en su forma organizativa,
fundamentalmente instrumentalista y militarista. No intentaban crear una organización
partidaria sino una especie de organización transitoria que al unificarse con otras creara
la organización de vanguardia. La prematura detención de parte de su dirección nacional
y los golpes policiales siguientes debilitaron su accionar.
El objetivo del MAR era promover la revolución socialista en México a través
de la táctica de guerra de guerrillas 68. Conforme a su análisis, para ser el germen de de
este movimiento era necesario entrenarse militarmente para llevar a cabo la guerrilla,
por lo que buscaron apoyo en la propia URSS, y en diversas embajadas de la comunidad
socialista, como la República Democrática de Alemania y de Cuba. Finalmente, accedió
la República Democrática de Corea a darles entrenamiento militar en bases de su
64 DFS 72/01/19 35-17-72/L3/F294.
65 José Alonso, Op. Cit. .
66 http://www.sjsocial.org/PRODH/de_fondho/2005/ defondho0016_060705.htm.
67 DFS/ 11-207-71/L1/F 91.
68 Los puntos básicos del MAR se sintetizaron en 14 puntos, entre los que destacaron: 1) La existencia de
condiciones objetivas (desarrollo económico) favorables al proceso revolucionario; 2) La organización
necesaria para el cambio revolucionario debe ser político-militar; 3) El carácter de la nueva revolución
será democrático popular por su forma y socialista por su contenido; 4) La expresión de la lucha armada
es la guerra de guerrillas, tanto urbana como rural; 5) La dirección político militar debe ser colectiva,
concentrándose por razones de seguridad en el campo; 6) La acción armada engendrarán las condiciones
subjetivas (conciencia) y nuclear al pueblo trabajador en torno a su vanguardia; y 7) La unidad es
prioritaria para el proceso revolucionario; el MAR debía coordinarse o fusionarse con otra u otras
organizaciones de menor o mayor consolidación y avance. Fernando Pineda Ochoa, En las Profundidades
del MAR (el oro no llegó de Moscú), Plaza y Valdés, México, 2003, p. 44.
ejército. A principios de 69 viajó el primer contingente de diez gentes a un curso
especializado de seis meses. Entre 69/ 08 y 69/ 09 se les unieron otras diecisiete gentes,
a recibir capacitación durante once meses en las especialidades de comunicaciones y
demolición. El último grupo de veintiséis combatientes llegó a principios de los 70. En
total salieron y regresaron al país sin ser detectados por los servicios de seguridad, ni de
México ni de Europa, 53 integrantes del Movimiento de Acción Revolucionaria
(MAR)69 cuya dirección general quedó constituida con siete gentes. Su estructura
organizativa se componía de cuatro secciones o comandos, cada uno bajo el mando de
un responsable: de expropiación, reclutamiento, exploración y educación (instrucción
político-militar). Las actividades fueron coordinadas globalmente por la Dirección
Nacional.
Para mantener y desarrollar su infraestructura militar, casa de seguridad,
profesionalización de cuadros, propaganda, escuelas de preparación, exploración de
zonas rurales, y demás actividades, sus equipos operativos realizaron secuestros, asaltos
bancarios y a establecimientos comerciales. Cometieron errores graves de seguridad que
les produjeron un primer gran descalabro cuando nueve militantes del MAR fueron
detenidos por la DFS en la Escuela de Formación de Jalapa, Veracruz, convertida en
‘ratonera’, Fabricio Gómez Souza, Ángel Bravo Cisneros y Ramón Cardona Medel
detenidos el 71/ 02/ 20; Eulalio Saulo Gómez Mejia, medio hermano de Fabricio
Gómez Souza, sin militancia, y José Luis González Tapia, en Michoacán el 71/ 02/ 25;
Felipe Peñaloza García en Jalapa, Veracruz, Alejandro López Murillo, Jesús Gutiérrez
López y Ramón Ramos Mourovejo, en el Puerto de Acapulco, Guerrero, el 71/ 03/ 04;
Bertha Vega Fuentes de Ramírez por esos días. Para el 71/ 03/ 16 suman 19 personas
detenidas. La tortura de los detenidos permitió a la policía tener información para
detener; en los siguientes días, otros diez integrantes en las Ciudades de México,
Acapulco y Pachuca. La cadena de detenciones que la DFS realizaba con la tortura, le
permitió ubicar a los cuadros de dirección nacional del MAR. Los presos del MAR
permanecieron en la Cárcel (Lecumberri) durante cinco años sin ser sometidos a
proceso judicial formal; sólo después de la amnistía aprobada en 1978 se les montó un
‘juicio’ del que salieron amnistiados. Varios de ellos, como Felipe Peñalosa García y
Ramón Cardona Medel, fueron posteriormente ejecutados por los agentes de la Brigada
Blanca. Otros, durante su prisión, habían sido sacados por los agentes de la DFS de
Lecumberri para ser desaparecidos, como sucedió con Wenceslao José.
Familias enteras de integrantes de esta organización pasaron por desaparición
temporal y definitiva, como la familia Guzmán Cruz, en Michoacán. El 74 / 07/ 16,
alrededor de las 10:00 de la noche, agentes de la DFS detuvieron en Morelia a Amafer
Guzmán Cruz70 junto con otras dos personas. Los tres fueron trasladados a las
instalaciones militares de la XXI Zona Militar y posteriormente a la base de la DFS en
la Ciudad de México. Amafer, que tenía la encomienda de realizar actividades unitarias
de apoyo al PDLP, se encuentra desaparecido hasta la fecha. Las otras dos personas
fueron posteriormente liberadas. Tres días después, el 74/ 07/ 19 agentes de la DFS
detienen a su hermano Armando Guzmán Cruz de 23 años, que era estudiante y
combatiente del MAR. Armando también permanece desaparecido. Al día siguiente,
militares y agentes de la DFS allanan violentamente el domicilio de la Familia Guzmán
Cruz, en Tarejero, Zacapu, Michoacán. Golpearon y detuvieron al campesino José de
Jesús Guzmán Jiménez, padre de Armando y Amafer. También detuvieron a sus otros
69 DFS/11-207-71/L 1/Fs 109-112; DFS/11-207-71/L1/Fs105-108.
70 Era estudiante de primer año de Licenciatura de Filosofía de la Universidad Nicolaíta, dirigente de la
Casa del Estudiante, Consejero Universitario, dirigente del Frente Popular y combatiente del MAR desde
1971. Tenía 21 años.
hijos menores Venustiano de 15 años, Solón Adenauer de 17 años, y al primo de ellos
José Luis Cruz Flores, militante del MAR de 19 años. Los soldados robaron las
partencias de la familia y de la comunidad, que ocuparon y sitiaron durante ocho días.
Padre e hijo, José de Jesús y Solón, son trasladados a las instalaciones de la DFS en la
Ciudad de México. Al siguiente mes, otro primo, José Luis Cruz Espinoza, es detenidodesaparecido
el 74/ 08. Amafer, Armando, Solón Guzmán Cruz y su padre José de
Jesús, así como los sobrinos de este último José Luis Cruz Flores y José Luis Cruz
Espinoza permanecen desaparecidos hasta la fecha. Venustiano Guzmán Cruz fue
liberado antes de que sus familiares fueran trasladados a la Ciudad de México; sin
embargo, el 76/ 06 Venustiano es detenido-desaparecido por agentes de la DFS en
Acapulco, Guerrero.
El MAR se disolvió cuando sus integrantes se fusionaron con otros grupos
guerrilleros como la LC23S y el PDLP. La gente del MAR participó en dos experiencias
de lucha guerrillera rural, en la sierra de Guerrero, al lado de Lucio Cabañas, y en la
Huasteca Potosina. El primero concluye al morir en combate Lucio Cabañas el 74/ 12/
02. El segundo, se buscó implantar a mediados del 1973, y fracasó al ser ubicado el foco
prematuramente. El ejército mantuvo en San Luis Potosí su operación contraguerrillera
por espacio de nueve meses hasta desarticular y aniquilar el brote guerrillero. Decenas
de colaboradores y combatientes fueron detenidos, desaparecidos y asesinados.
C. Los Lacandones
La muerte del Che Guevara en Bolivia tuvo alto impacto en el imaginario de los
universitarios que admiraban este ícono de la guerrilla latinoamericana. Integrantes del
Movimiento de Izquierda Revolucionaria Estudiantil (MIRE), grupo juvenil de la Liga
Comunista Espartaco, junto con algunos integrantes del Partido Mexicano de los
Trabajadores (PMT), decidieron colocar un explosivo de baja intensidad el 67/ 10/ 13
en la Embajada de Bolivia en México. El artefacto fue ubicado y trasladado a las
oficinas de la Policía del D. F.; sin embargo, la impericia al manipular la bomba terminó
en una explosión que incendió el tercer piso del edificio de Tlaxcoaque. No fue sino
hasta el 67/ 11/ 29, después de un fallido asalto, cuando la policía identificó y detuvo a
los que pusieron el petardo, a Antonio Gershenson, a Mario Rechy y a Enrique Condés.
Cuando se les identificó con el MIRE, la policía se fue en contra de esa agrupación, lo
que provocó su dispersión y la radicalización de los que ya planteaban la opción de la
vía armada. Estos formaron tres comandos, el de los Lacandones, el Patria o Muerte y el
Arturo Gamíz. Posteriormente, en 1969, otro núcleo se integraría al Frente Urbano
Zapatista (FUZ). El propósito de estos grupos era instaurar un gobierno socialista, para
liberar a los trabajadores de la explotación y la miseria. Decidieron que su lucha por el
cambio sería por la vía armada”71.
Por su origen en las juventudes del espartaquismo, el grupo que se conocería
como los Lacandones se integraba por estudiantes de la UNAM, del IPN y de
trabajadores de los sectores de transporte –ferrocarriles y tranviarios-, correos y
electricistas. La violencia que como estudiantes sufrieron como agresión constante de
los porros, los llevaron a sentir la necesidad de defenderse. Se prepararon físicamente y
en tácticas de defensa personal. Cuando decidieron optar por la vía armada, adoptaron
medidas de seguridad. Sus primeros asaltos fueron a pequeños comercios, luego a la
71 Carlos Salcedo García, Grupo Guerrillero Lacandones. La Luz que no se Acaba, Símbolo Digital,
México, inédito, pp. 1-8.
armería “Armas y Deportes” y el asalto a la panificadora Bimbo. Parte de lo obtenido en
esta acción financió la reunión constitutiva de la LC23S. Los fondos destinados para
cubrir los gastos fueron entregados por Arturo Rivas Jiménez a Gustavo Hirales
Morán.72
Parte del grupo sin nombre es detectado y detenido por la Policía Judicial del D.
F. en 72/ 28/ 02 a consecuencia de propios errores. En los “interrogatorios” se dieron
cuenta de la importancia del grupo al que finalmente bautizaron como Lacandones ,
nombre del comando que realizó la operación por la cual fueron detenidos, para
distinguirlo de otros núcleos similares. Obtienen los nombres de muchos de sus
integrantes73.
Los Lacandones estaban convencidos de que el próximo cambio tendría que darse por la vía
armada, por lo que desarrolló la lucha en forma de guerra de guerrillas, sin descuidar su trabajo
de masas. Tuvieron capacidad de convocatoria, en eventos que organizaron con más de tres mil
asistentes en donde, de manera jocosa se mofaban del proceso electoral y de la candidatura del
partido oficial cuando postuló a Luis Echeverría Álvarez.
Para esas fechas, desarrolló acciones de recuperación de dinero y armamento,
recursos que fueron destinados básicamente para el sostener y desarrollar su estructura
organizativa, la profesionalización de sus cuadros, la difusión y propaganda de su
Organización. Aunque es difícil cuantificar su desarrollo, minimamente llegó a contar
con cinco elementos de dirección, la militancia armada por 20 y sus activistas abiertos y
simpatizantes por 225 personas (85 del IPN, 65 de la UNAM, 25 obreros, 5 campesinos,
20 del Frente Popular y 20 en total de ciudades como Chihuahua, Oaxaca y Veracruz),
en total 245 personas, con una influencia directa en por lo menos tres mil ciudadanos74.
Los Lacandones nacieron en 67, se constituyeron como organización
revolucionaria armada en 69 y desaparecieron al integrarse a la LC23S en 73,
integrando la Brigada Roja, bajo la dirección de David Jiménez Sarmiento. La mayoría
de sus integrantes eran activistas de los grandes movimientos sociales y políticos de los
años sesenta. Su campo de acción fue la Ciudad de México y la zona conurbada. En 71
establecieron relaciones con grupos de su mismo origen estudiantil radical en
Chihuahua, Monterrey, Oaxaca, Morelos, Veracruz y Estado de México, entre ellos los
Macías y Guajiros.
Después de que fueron detenidos seis de sus integrantes, Lacandones se
reorganizó. Su tendencia militarista empezó a predominar. En el IPN establecieron
relaciones con Guajiros y Procesos. Comienzan a discutir las concepciones de
universidad fábrica, radicalizando aun más sus posiciones ideológico-políticas. El 72/
09 agentes de la División de Investigaciones para la Prevención de la Delincuencia
detienen a un segundo grupo por errores en la planeación de un objetivo a robar y a
fallas internas en la compartimentación75. Después de once días de secuestro y tortura,
en la que interviene también la DFS, se consignó a los 18 militantes76. La DIPD realizó
una tercera detención el 73/ 02/ 01. Después de quince días de intensas sesiones de
tortura, se consignó a los 10 guerrilleros77. La segunda reestructuración (73/ 02) se
72 Testimonio de Arturo Rivas Jiménez, 05/ 08/ 08, México.
73 Exp. 28-15-1-73.
74 Carlos Salcedo García, , Op. Cit.
75 Exp. 28-15-1-73, H-225, L-2; Exp. 28-15-1, L-4, H-30-35.
76 Exp. 28-15-1, L-4, H-30-35.
77 Exp. 28-15-1-73, H-231, L-2.
realizó en los salones de la ESIME. A principios de 73/ 03 incrementaron sus relaciones
con Guajiros, Procesos y Macías. Unos días después se fusionaron en la LC23S.78 En
73/ 06/ 06 agentes de la Policía Judicial del D. F. detienen a Roberto Sánchez Ench, uno
de sus fundadores.
D. Frente Urbano Zapatista (FUZ)
El FUZ es el resultado de la labor organizativa desarrollada por las brigadas
estudiantiles del 68 y de la respuesta al genocidio del 2 de octubre. Lo conformó un
pequeño grupo de estudiantes e intelectuales. Realizó unos cuantos asaltos a pequeños
comercios antes de tener los suficientes recursos para realizar una operación de impacto,
que a la postre le costó su existencia.
El 71/ 09/ 27 el “Comando 2 de Octubre” del FUZ efectúo en el Distrito Federal
la Operación ‘Vietnam Heroico’, secuestrando al industrial, miembro del PRI y director
de Aeropuertos y Servicios Auxiliares, Julio Hirschfeld Almada. La operación es un
éxito y logra por su liberación tres millones de pesos.
El 72/ 01/ 29 agentes de la DIPD detiene a siete de los ocho integrantes del
comando del FUZ que secuestró a Julio Hirschfeld Almada. Son aprehendidos
Francisco Uranga López (profesionista), los estudiantes Margarito Muñoz Conde,
Francisca Victoria Calvo Zapata, Carlos Rigoberto Lorence López, Ma. Elena Dávalos
Montero, Lourdes Uranga López y Roberto Tello Alarcón. La policía recupera
$1,890,000.00 de los tres millones. El FUZ había decidido entregar un millón de pesos
al Partido de los Pobres. Por la detención, dicha suma jamás llegó al destino planeado.
El FUZ dejó de existir.
E. Los Macías
El Movimiento Espartaquista Revolucionario, surgido a mediados de los
sesenta, con presencia en Tamaulipas, Durango y Nuevo León, era una de las tres ramas
en que se dividió la Liga Leninista Espartaco, fundada por José Revueltas con otros de
sus compañeros a raíz de la derrota ferrocarrilera de 58-59. Su objetivo fue la
construcción del partido político de la clase obrera, basado en los principios del
marxismo-leninismo, luchando por el socialismo. Abrazó un amplió programa de lucha
democrática.
En 64/ 08 estudiantes normalistas y ferrocarrileros formaron un círculo
ferrocarrilero que a partir de 64/ 09 pasó a formar parte del MER, dirigido por Severo
Iglesias, con sede en Monterrey, Nuevo León. En 67/ 08 y 67/ 09 se produjo la división
de la dirección del MER. Unos se aglutinaron en torno de Severo Iglesias, revindicando
la vía democrática, y otros por la ruta armada. La organización se disolvió en 67/ 12 a
consecuencia de la fuerte tendencia política hacia la lucha armada.
En 67 Mónico Rodríguez fue nombrado responsable del Comité campesino del
MER. Fundó el Frente Democrático del Estado de Nuevo León (FDC), desarrollado
fundamentalmente en las estribaciones de la Sierra Madre Oriental, en los municipios de
Montemorelos y Linares, y posteriormente en los de Galeana y General Terán.
78 Carlos Salcedo, Op. Cit., pp. 1-32.
Los campesinos y la FDC sufrieron la represión. En 67/ 08 un grupo de
‘guardias blancas’ incendió las casas de los habitantes de el Ejido La Mina,
Montemorelos, mientras que simultáneamente otro invadía terrenos del ejido San José,
Linares Nuevo León. Los campesinos respondieron con movilizaciones que fueron
reprimidas por la policía municipal. El ejército se despliega en la sierra para sofocar los
brotes de violencia. Al siguiente mes en una invasión, pistoleros abren fuego sobre los
colonos resultando varios heridos. Los 70 delegados del movimiento se trasladaron a la
capital del estado para entrevistarse con el gobernador. A pesar de las promesas de las
autoridades, no se realizó ninguna investigación. Los mercenarios asesinan
impunemente al campesino Aniceto Torres. Los dirigentes campesinos del MER ante
esa coyuntura decidieron abrazar la idea del “foco revolucionario”. El FDC fue disuelto.
En 68/ 01 comenzó la guerrilla campesina en la serranía de Durango, comandada por
Mónico Rentería Medina. A pesar de sus esfuerzos, fracasaron abandonando la sierra en
68/ 09.
Paralelamente ayudaron a organizarse sindicalmente a los cortadores de caña de
azúcar de Tamaulipas, sufrieron la violencia policial y organizaron paros,
manifestaciones y huelgas obreras agrícolas. El ambiente político en la región sur de
Tamaulipas se desarrolló bajo una fuerte represión gubernamental. Entre los ejemplos
más graves se encuentran el asesinato de tres jóvenes campesinos, a manos de pistoleros
de un terrateniente local, a mediados de 66 en el ejido el Abra de Ciudad Mante, por un
problema de posesión de tierras; en las zonas rurales de los municipios de Villa de
González y Estación Manuel el ejército y policía realizaron tareas de “guardias blancas”
a favor de los ricos terratenientes Arturo B. De la Garza y otros más de ascendencia
estadounidense, disolviendo con violencia extrema grupos de campesinos solicitantes de
tierras, destruyendo sus precarios bienes, encarcelando a los hombres y llevándose a las
mujeres, niños y ancianos en camiones de redilas a muchos kilómetros de distancia de la
zona, lanzándolos a su suerte.
Por las manifestaciones de solidaridad con los estudiantes de la Ciudad de
México en 68, los estudiantes de Tamaulipas fueron reprimidos. Tropas del Ejército
Mexicano el 68/ 09/ 22 tomaron por asalto la casa del líder estudiantil José Guadalupe
Mayorga Mejía. José, su esposa, hijos y familiares fueron detenidos-desaparecidos hasta
la fecha. A los pocos días intentaron detener a otros líderes pero no lo lograron ya que
fueron protegidos por sus compañeros.79
A mediados de 69 Salvador Corral García y Edmundo Medina Flores intentaron
nuevamente subir a la sierra de Durango. Fracasaron.
Mónico fue expulsado y Edmundo, junto con Salvador Corral García, asume el
control de lo que quedaba del grupo. Se dividen en 70/ 06 cuando el núcleo de Mónico
Rentería Medina se negó a continuar promoviendo la lucha guerrillera rural al
considerar que era inviable ese tipo de disputa en las nuevas condiciones socio-políticas
del país que se venían produciendo después del 68. Al grupo de Medina y Corral se les
llegó a conocer con el nombre de “Los Macías”.
El grupo consideró válido el camino de la lucha armada como único camino
para organizar la lucha popular revolucionaria, contemplando la necesidad de iniciar
79 Armando Iracheta Lozano y Coacusados, Proceso 211/73. Un Proceso Excepcional. Culpables Todos,
Editora y Distribuidora Nacional de Publicaciones, México, 1979, p. 135.
dicha lucha a través de acciones de guerrilla urbana. Su primera acción militar fue el
asalto a Teléfonos de México, en Monterrey, Nuevo León, el 72/ 06/ 07.
Entre 72/ 08 y 72/ 09 Armando Iracheta Lozano, Héctor Gutiérrez Martínez y
Crescencio Gloria Martínez son expulsados del grupos político urbano por las mismas
diferencias que llevaron a la separación años atrás de Mónico Rentería. Meses más tarde
se fusionaron con otros núcleos para formar la LC23S.80
F. Comando Armado del Pueblo
El CAP es el resultado de la labor organizativa desarrollada por las brigadas
estudiantiles del 68 y de la respuesta al genocidio del 2 de octubre. Es un pequeño
núcleo político-militar autónomo, independiente, pero cercano a los Comandos de
Liberación de la ACNR, con los que se coordinaban tareas de apoyo a la guerrilla rural
de Guerrero, en particular en lo que se refiere a la obtención de recursos económicos. El
CAP se forma con estudiantes y profesores de Guerrero y Distrito Federal.
Sus actividades se redujeron a la realización de pequeños asaltos a comercios,
panificadoras y auto servicios. El 71/ 07/ 14 agentes de la DFS detienen en el D. F. y
desaparecen por seis días a Pablo Alvarado Barrera, miembro cercano al CAP y a la
ACNR.
Después de asaltar la Panificadora “San Javier” y el “Auto Servicio San Javier”,
el 71/ 09/ 11 agentes del Servicio Secreto fortuitamente detienen a la profesora de
primaria Aurora González Meza y al estudiante Roque Reyes García, elementos del
CAP. Durante los siguientes seis días son torturados ininterrumpidamente por los
comandantes Juan Larios Ochoa, Jorge Salomón Tanús y Raúl Martínez Inclán, así
como por varios agentes judiciales, encabezados por Fernando Echeverría Santamaría.
Como resultado de las torturas, se producen el 71/ 09/ 12 las capturas de la
entrevistadora del Colegio de México Martina Cárdenas Montaño, del estudiante
Jerónimo Martínez Díaz, del campesino y albañil Antonio García González, del maestro
de música Juan Francisco Ramírez Estrada, de la empleada de la UNAM María de Jesús
Méndez Alvarado, de la estudiante de economía y empleada en la Preparatoria Popular
Gladis Guadalupe López Hernández (detenida en Lecumberri al visitar a su novio Pablo
Alvarado Barrera), todos ellos elementos del CAP. Además se detiene a Enrique Téllez
Pacheco, miembro del Comando de Acción y Enlace de la ACNR, realizando
actividades unitarias con dicha organización. Todos son torturados durante cinco días en
los separos de la DGPT, entre otros por el propio jefe de la dependencia, general Daniel
Gutiérrez Santos, el jefe del Servicio Secreto Jorge Obregón Lima, el subjefe Rafael
Rocha Cordero y los mayores Jorge Udave González y Manuel Baena Camargo. Todos
los capturados son consignados el 71/ 09/ 17 en la Cárcel Preventiva de la Ciudad de
México (Lecumberri) y Cárcel de Mujeres. Con ello, todos los miembros del CAP son
detenidos.
Por si fuera poco, con información prefabricada por el Director General de
Policía y Tránsito, general Daniel Gutiérrez Santos, para inculparlos de pertenecer al
CAP, el 71/ 09/ 22 son consignados en el Lecumberri los periodistas Richard Everett
Hyland y Barry Martin Geller Rosenberg.
80 Datos tomados de Ibídem, pp. 105-113, 118-121, 155-186.
El 71/ 12/ 04 Pablo Alvarado Barrera es asesinado en la Cárcel Preventiva de la
Ciudad de México (Lecumberri), por las autoridades carcelarias dirigidas por el general
Francisco Arcaute Franco y SEDENA. Desde el 71/ 12/ 20 fue sacado violentamente de
la Crujía “M” (donde se encontraba con otros presos del movimiento armado) por
agentes de la DFS, al mando de Miguel Nazar Haro. La DFS en los siguientes tres
meses se encarga de secuestrar a otros tres presos recluidos en la misma crujía. Todos
son torturados para tratar de lograr datos en torno de las actividades militares
desarrolladas por la ACNR y para localizar el paradero de Genaro Vázquez.
G. Grupo Proceso
En el III Congreso de la JCM (70/ 12), el núcleo aglutinado en torno a Raúl
Ramos Zavala, rompe con la línea oficial del PCM y comienza a construir la opción
armada. Es el inicio del Grupo Proceso. Su nombre proviene de los documentos “El
proceso revolucionario” y “El tiempo que nos tocó vivir”, elaborados por Raúl Ramos
Zavala, donde se cuestiona la línea estratégica y esquemas organizativos improcedentes
e idealistas implementados por el PCM, así como su dependencia y alineamiento
internacional, con respecto a formulaciones, en lo particular, con el Partido Comunista
de la Unión Soviética (PCUS). Señala que, ante la represión del Estado, el movimiento
de masas ha desarrollado la autodefensa armada. “El núcleo de autodefensa debe
permanecer inserto en el propio movimiento de masas, desarrollando funciones
ampliamente conectadas con él”. El núcleo armado es el detonador político “cuyas
fuerzas internas son capaces de “concienciar” al sector social o fuerza que va a combatir
o ser agredida”. Se propone 1.- Redefinir la estructura organizativa, la mecánica de
decisión, discusión y elaboración política y decidir colectivamente. 2.- Replantear la
línea política, la estrategia de acción y las formas de lucha. 3.- El equipamiento de un
real instrumento de autodefensa.81
Los servicios de seguridad mantienen estrecha vigilancia sobre Raúl Ramos
Zavala, existen informes en la DFS desde que en 1966 participó como activista de las
JCM en la Universidad de Nuevo León82, sobre sus actividades públicas cotidianas83 y
su participación activa en el movimiento universitario, y sus vínculos con la LLE, con la
Obra Cultural Universitaria, Movimiento Estudiantil Profesional fundado por los
jesuitas y conformado principalmente por estudiantes del Tecnológico de Monterrey.84
Los grupos que eran partidarios de integrarse en un proyecto unificador de la
guerrilla en México de Raúl Ramos Zavala eran llamados por la Brigada Campesina de
Ajusticiamiento en Guerrero la Organización Partidaria o solo La Partidaria. En 1971
miembros del MEP, entre ellos Salas Obregón, se incorporaron al proyecto del grupo
Proceso.85 Durante los siguientes dos años entablan y profundizan relaciones con otros
grupos que empiezan a desarrollar la lucha armada, como los Lacandones, integrado por
alumnos de la UNAM e IPN; los Guajiros, grupo con base en Chihuahua, Ciudad de
México y Guadalajara; la Federación Estudiantil Revolucionaria (FER), en Guadalajara;
el Movimiento de Acción Revolucionaria (MAR) de Michoacán, Chihuahua y D. F. Los
Macías (Tamaulipas, Durango), Movimiento 23 de Septiembre (Chihuahua, Sonora,
81 Raúl Ramos Zavala, El Tiempo que nos Tocó Vivir, Ed. Huasipungo, México, 2003, pp. 7-61.
82 Exp. 100-17-3-66/L4/Fs. 249/1.
83 Exp. 100-17-1-67/L12/Fs.68-69.
84 Exp. 100-17-1-67/L12/Fs.68-69.
85 DFS/74/06/10/11-235-74/L11/F 290.
Jalisco), Los Enfermos de Sinaloa Todos estos grupos se disuelven para constituirse
formalmente en la Liga Comunista 23 de Septiembre (LC23S).
H. El Frente de Liberación Nacional (FLN)
El Frente de Liberación Nacional surge el 69/ 08/ 06, por acuerdo de los
sobrevivientes del ‘Ejército Insurgente Mexicano’ (EIM), foco guerrillero que operó en
la selva de Chiapas comandado por Mario Menéndez Rodríguez e Ignacio González
Ramírez. Dicho acuerdo se tomó en Monterrey86 en una asamblea fundacional en la que
se eligió como su primer responsable a César Yáñez Muñoz (a) ‘Compañero Pedro’87, y
como segundo responsable a Alfredo Zarate Mota. Los participantes decidieron
organizar la lucha guerrillera para crear un ejército popular, que derrocara al gobierno
federal e instaurara un sistema socialista.88 La DFS venía rastreando, desde años atrás,
los pasos de sus principales organizadores89; sin embargo, no calibró su importancia por
lo que no la destruyó desde sus inicios.
El FLN extendió su trabajo a Nuevo León,90 Tabasco,91 Chiapas, Estado de
México, D. F.,92 Puebla,93 Veracruz94 y Oaxaca.95 Estructuró sus redes urbanas y
núcleos rurales, en particular en Chiapas a partir de sus células de ‘Estudiantes y
Obreros en la Lucha’ (EYOL). El ‘Compañero Pedro’ era el responsable de la Dirección
Nacional de la Organización. Su organización era de tipo militar vertical con dos
propósitos: ‘el abastecimiento, información y propagación del FLN, y el hostigamiento
a la oligarquía gobernante y sus aliados’96. Para financiar sus casas de seguridad,
profesionalización de militantes, propaganda, radios y demás actividades, conforme al
testimonio de Álvaro Campos, militante del Frente, esta organización se financiaba por
medio de actividades productivas propias, que ésta era fue una de tantas discrepancias
con las otras organizaciones armadas. Sus integrantes pasaron a la más rigurosa
clandestinidad97.
Por una confusión –los creyeron narcotraficantes-, el 71/ 07/ 20 agentes
judiciales catearon una de sus casas de seguridad en Monterrey, Nuevo León.
Decomisaron documentos internos de la organización98 que incluían una agenda con
listas de nombres y teléfonos99 con la que los agentes de la DFS y PJF ubicaron y
detuvieron, en Nuevo León y Veracruz, a los sospechosos, aunque no tuvieran relación
con el grupo guerrillero.100 Los ‘interrogatorios’ de los detenidos sirvieron a la policía
para detectar el 71/ 07/ 21 el grupo guerrillero rural de el FLN, conformado por diez
86 EXP. 11-212-74, L-3, H-228; EXP. 11-4-70, L-106, H-188; EXP. 11-4-70, L-107, H-357.
87 Exp. 11-212-74, L. 3, H. 12.
88 Exp. 11-212-74, L.-3, H.-230.
89 Hay registros de la participación de César Yánez en los medios universitarios desde 63/ 09/ 23 (Exp.-
100-17-1-63, L-7, H-281), de los años de militante de Carlos Arturo Vives Chapa en las JCM (Exp.-100-
17-3-6-64, L-1, H-11), y de su participación en las Juventudes del MLN (Exp.-100-17-3-64, L-3, H-289).
90 EXP. 11-212-74, L-14, H-125.
91 Exp. 11-212-74, L.-3, H.-230.
92 Exp. 11-212-74, L-3, H-12.
93 Exp. 11-212-74, L-3, H-12.
94 Exp. 11-212-74, L.-3, H.-230.
95 EXP. 11-212-71, L-1, H-5.
96 Exp. 11-212-71, L.1, H. 35.
97 EXP. 11-212-74, L-14, H-110.
98 EXP. 11-212-71, L-1, H-2.
99 Exp. 11-212-71, L.1, H. 35; Exp. 11-212-71, L.1, H.-7.
100 Exp. 11-212-71, L.1, H. 129.
combatientes101 en la Huasteca, jurisdicción de Santa Catarina, Nuevo León,
comandado por Carlos Arturo Vives Chapa102. La detención de los maestros de la
Universidad de Nuevo León desató una ola de protestas estudiantiles que obligaron a las
autoridades a presentarlos y liberarlos. Las investigaciones se extendieron hasta el
estado de Puebla, ubicando redes de la Organización. Hay indicios de que hubo
detenidos que fueron ejecutados extrajudicialmente y presentados como ‘suicidados’103.
En los enfrentamientos, la policía también sufrió bajas104.
El FLN realizó varios intentos de unificación con otros grupos guerrilleros. Con
los Comandos ‘Pablo Alvarado’ y ‘Carlos Lamarca’, pertenecientes a Procesos que
operaban en Monterrey, fracasaron cuando intentaban la unificación al ser detenidos
varios de sus integrantes por la policía105. En 72/ 07 establecieron relaciones solidarias
con el grupo ‘Comunistas Armados’. También realizaron esfuerzos de unificación con
el Movimiento de Acción Revolucionaria (MAR), particularmente con José Luis
Martínez Pérez y Luis Antonio Alvarado en Torreón, Coahuila, así como con ‘Los
Macias’. No lograron, sin embargo, unificar sus propuestas político-militares106.
El 72/ 03/ 27 un núcleo del FLN se trasladó a Chiapas para establecer un
campamento guerrillero. El lugar al que llegaron era conocido como El Diamante,
municipio de Ocosingo. Cerca de allí, en ‘La Esmeralda, establecieron su campamento
guerrillero en un predio de 80 has. en el que, supuestamente sembraban verdura107.
Ampliaron después su influencia a Tabasco108. Sus comandos urbanos continuaron
realizando asaltos bancarios y a tiendas comerciales. El 72/ 07/ 21 la DFS encargó a uno
de sus equipos, comandados por Javier Mancera Fuentes, la investigación sobre la
posible existencia de campamentos guerrilleros del FLN. La policía detectó una casa de
seguridad de la Organización en Puebla109 que le permitió nuevas detenciones de
militantes del FLN110.
El 74/ 02/ 13 la policía detectó una de sus principales casas de seguridad en
Monterrey y detuvo a varios de sus dirigentes mas importantes111 que fueron trasladados
al CM1 donde fueron intensamente torturados. Sus compañeros se enteraron de la
detención por la prensa nacional112. Esto marca el inicio de la destrucción del grupo.
Como resultado de las torturas inflingidas, la DFS obtiene nombres de los integrantes de
la dirección y de la célula de los detenidos, los nombre de las personas que apoyaban
económicamente al FLN, la ubicación de la granja llamada “Casa Grande” (Cuartel
General) de la Organización en Nepantla, Estado de México; ubican la presencia de
Carlos Arturo Vives Chapa, César y Fernando Yáñez Muñoz en Tenosique, Tabasco, en
la selva donde colinda Tabasco y Chiapas113. Fuerzas militares se trasladan a Chiapas a
fin de localizar y eliminar el foco guerrillero de El Diamante114.
101 Exp. 11-212-71, L.1, H. 1.
102 EXP. 11-212-71, L-1, H-5.
103 Exp. 11-212-71, L.1, H. 211.
104 EXP. 11-235-74, L-21, H-287.
105 Exp. 11-219-72, L.2, H. 107.
106 Exp.-11-207-73, L-9, H-213.
107 EXP. 11-212-74, L-14, H-110.
108 EXP. 11-212-74, L-14, H-125.
109 Exp.-100-19-1-72, L-29, H-141.
110 Exp. 11-212-72, L.2, H. 29.
111 Exp. 11-212-74, L.1, H. 211.
112 EXP. 11-212-74, L-14, H-110.
113 EXP. 11-212-74, L-2, H-54.
114 Exp. 11-212-74, L.1, H. 211.
I. El Partido Proletario Unido de América (PPUA)
La Guardia Roja de la Colonia Rubén Jaramillo evolucionó en el núcleo que
constituyó la guerrilla del Partido Proletario Unido de América (PPÚA), proclamado
como “marxista-leninista pensamiento Mao Ze Dong”. Antes de ser desalojados por el
ejército, a los “Guardias Rojos” se les encomendó la tarea de ‘recuperación de recursos
monetarios’ para sostener la lucha. Realizaron diversos asaltos a comercios. Su táctica
era la de presentarse como delincuentes comunes y no como núcleos guerrilleros. Carlos
Díaz Frías, estudiante de la UAG –actualmente desaparecido en la Guerra Sucia- servía
de enlace entre Lucio y el “Güero”, y siguió siendo el enlace entre las dos
organizaciones después de que Lucio cayó en combate y el Güero Medrano se había
marchado a Oaxaca, dejando tras de sí al “Frente de Morelos”. Algunos miembros del
MAR, se unieron al PPUA. Pronto el grupo de Florencio Medrano aglutinó a su interior
a los sobrevivientes del movimiento jaramillista y a varios de los se encontraban
emigrando de la represión militar desatada en la sierras de Guerrero para eliminar al
PDLP.
El PPUA estableció una base guerrillera en la selva limítrofe de Oaxaca y
Veracruz, donde también organizó organizaciones de masas, como los piñeros de Loma
Bonita. Después de que la policía detuvo y encarceló a Francisco Javier Fuentes
Popoca, Medrano estableció lazos estables con la dirigencia de Política Popular, en
particular con Adolfo Orive Berlinger muy cercano a los hermanos Carlos y Raúl
Salinas de Gortari, con quienes compartió la táctica de ‘infiltrar al enemigo’, lo que
significaba el afiliarse a las centrales e instituciones oficiales (CNC, CTM, PRI, etc.)
hasta convertirse en lideres de ellas. En ese proceso, muchos de sus dirigentes se
corrompieron y pasaron a formar parte del sistema político que criticaban.
La Organización llevó a cabo varios secuestros, como el de Sara Martínez de
Davis, además de asaltos. Por sus errores, la policía identificó a varios de ellos y los
detuvo. A su vez, los guerrilleros respondieron ejecutando policías, lo que condujo a
nuevas detenciones, ‘interrogatorios’ con tortura, denuncias y ubicación de
combatientes y casas de seguridad115.
J. El Frente Estudiantil Revolucionario (FER).
Los militantes de las JCM tuvieron una importante participación en la
conformación del FER. Las JCM tenían presencia importante en la escuela de Ciencias
Químicas del Politécnico, donde también surgió un contingente importante para
engrosar el Movimiento 23 de Septiembre y la Liga Comunista Espartaco, la escuela de
Agronomía, la Facultad de Filosofía y Letras, así como las de Medicina, Derecho y la
Escuela Normal de Maestros.
Como la FEG era una organización paramilitar que operaba como brazo armado
del Estado para reprimir el movimiento estudiantil y popular, el FER comenzó a
prepararse para enfrentarla lo cual, a su vez, era un paso para que la gente comprendiera
lo inevitable de la lucha armada. Un grupo surgido de las JCM empezó a entrenarse
física y rudimentariamente en el área militar en la barranca de Huentitán. Ese mismo
año, un grupo de jóvenes partió rumbo a la Sierra del Tigre para comenzar a organizar
un movimiento guerrillero.
A los dos meses, el 70/ 11/ 23 fue emboscado y asesinado el máximo dirigente
del FER, Arnulfo Prado Rosas, en el centro de Guadalajara por miembros de la FEG. Al
morir tenía 18 años de edad y estudiaba en la preparatoria cuatro de la UdeG. Su
115 IPS 2831.
asesinato quedó impune y radicalizó más al FER que, en esos tiempos, tenía alrededor
de 120 brigadas organizadas y numerosas simpatías. Algunos de sus núcleos decidieron
entonces armarse. El 70/ 11/ 26, día del entierro de Arnulfo, agentes del Servicio
Secreto (SS) arremetieron contra la multitud y detuvieron a once estudiantes. Días
después, un comando del FER ajustició a Javier Agustín García Garibay, identificado
como uno de los asesinos de Prado Rosas. La policía por ese hecho detuvo a doce
militantes del FER. Estos hechos marcan el inicio de la guerrilla urbana en Jalisco.
En los siguientes meses los núcleos militares del FER ajustician a pistoleros de
la FEG y a policías que se habían distinguido por su crueldad en las torturas; organizan
brigadas, inician los asaltos a bancos y a negocios para obtener recursos, obtienen
armas, rentan casas de seguridad, reparten volantes tomando por sorpresa escuelas de la
UdeG. Empiezan a desarrollar un proceso intenso de politización, de estudio, de
afinación de estrategias.
La ciudad de Guadalajara fue patrullada por policías y militares. Localiza y toma
casas de seguridad del FER, detiene a docenas de sus militantes. Desarticula a su
incipiente organización, pero ésta se reorganiza poco a poco. Nombra una nueva
directiva y el 72/ 11 pasa nuevamente a la ofensiva. Se producen nuevas detenciones.
Los capturados son sometidos a brutales torturas por parte de los agentes del SS y, más
tarde, por los de la DFS y el ejército. La represión se extendió hasta las familias, sin
importar que no tuvieran ninguna participación política. Todos son sometidos a
tormentos, algunos quedaron lesionados físicamente de por vida. Sin embargo, esos
esfuerzos no pudieron evitar que nuevos jóvenes de grupos católicos, de la UdeG y
universidades privadas como el ITESO ingresaran al FER y a la guerrilla. La
persecución de los militantes del FER corrió a cargo de los pistoleros de la FEG, la
DFS, el SS de Guadalajara, la Policía Judicial del Estado, de policías municipales y del
Ejército.
En 72/ 03, asumió la comandancia general de la XV Zona Militar el general
Federico Amaya Rodríguez que instrumentó una táctica contraguerrillera urbana. El
gobierno estatal, con el apoyo de las autoridades militares, dotó de armas, autos, casas y
cárceles clandestinas a las corporaciones policiales y a los grupos paramilitares
dirigidos por Carlos Morales. A estos pistoleros les dio identificaciones como agentes
confidenciales, armamento e impunidad, para utilizarlos como grupos de choque. Esos
grupos que combatieron los esfuerzos guerrilleros, al tiempo se involucraron también
con el narcotráfico y se convirtieron en mercenarios. Estos antecedentes ameritaron que
se premiara a Federico Amaya, seleccionándolo como candidato del PRI a senador por
Nuevo León. Cerca de 200 agentes del SS de Guadalajara, comandados por Carlos
Aceves Fernández, y utilizando como apoyo a la delincuencia común, participaron en la
mayor parte de los enfrentamientos y detenciones. El SS dependía del Ayuntamiento de
Guadalajara y no de la Dirección de Seguridad Pública del Estado.
Al comienzo de la década de los setenta la DFS sólo contaba con unos cuantos
elementos en Guadalajara, que actuaban en tareas de espionaje y poco investigaban los
delitos federales que se cometían; no contaban con oficinas y se hospedaban en hoteles
o fincas de funcionarios. La situación cambió al arreciar las acciones de los grupos
armados. La estrategia contrainsurgente se intensificó. Agentes del SS fueron
comisionados a la DFS para perseguir a los grupos armados. A partir de 74
establecieron en la ciudad oficinas y varias casas de seguridad, donde eran llevados los
detenidos para ser torturados antes de ser trasladados al cuartel de La Mojonera, al
CM1, y a los lugares donde muchos de ellos fueron desaparecidos. Sus operativos
fueron comandados por Miguel Nazar Haro, Fernando Gutiérrez Barrios, Javier García
Paniagua y Francisco Sahagún Baca. “Los agentes de la DFS se movilizaban en
caravanas de diez o doce vehículos. Por una calle central circulaban un convoy; otras
hileras de automotores se movían en las dos calles laterales. “Así, ante cualquier
problema se podían cerrar manzanas enteras”.116 A finales de 70, militares vestidos de
civil detuvieron a una docena de jóvenes; los trasladaron al 17o Regimiento de
Caballería, en Ameca, Jalisco. Los interrogaron, se los llevaron. Cinco días después sus
cadáveres aparecieron flotando en el lago de Chapala; habían sido lanzados con vida
desde un avión de la Fuerza Aérea. Eran los prolegómenos de la contrainsurgencia en
Jalisco.
Para 1973, la mayor parte de los integrantes del FER se unieron con otros grupos
guerrilleros y fundaron la LC23S, otros formaron las Fuerzas Revolucionarias Armadas
del Pueblo (FRAP) y, otros pocos se unieron a la Unión del Pueblo.
K. La Unión del Pueblo (UP)
Los orígenes de la Unión del Pueblo se encuentran en 71/ 10, en el grupo
dirigido por Jaime Baliwest, en la Universidad Autónoma de Chapingo Aunque ellos
nunca optaron por la lucha armada; algunos de ellos fueron detenidos en 1972,
torturados y encarcelados por la policía. Los agentes de la DFS decomisaron folletería
interna de los equipos. Al percatarse de que en las hojas finales se encontraba la
consigna de “Unión del Pueblo”, la policía los bautizó con ese nombre, para
distinguirlos de otros grupos, y así fueron presentados a la opinión pública. Como no le
habían dado nombre a su grupo, decidieron adoptar dicho nombre.
Algunos de sus integrantes viajaron frecuentemente a Cuba, donde conocieron a
José María Ortiz Vives, guatemalteco que meses atrás había participado al lado de
Marco Antonio Yon Sosa en la guerrilla de su país, que se incorporó a la UP en 72/ 05/
20 como instructor militar117.
Según los documentos que los agentes de la DFS le decomisaron a Nuria Boldo
Belda el 73/ 10/ 29 al momento de su detención, la estructura de la UP se sustentó en
una Dirección Nacional, Dirección de Cuadros Medios y la Base. Se definieron como
una organización revolucionaría clandestina, integrada por grupos de militantes
revolucionarios, Comandos de Represión Popular y Comités de Construcción
Revolucionaria. Sus células fueron llamadas “Comandos de Resistencia”.
En el periodo de 72/ 06/ 11 al 72/ 10/ 07 sus actividades terroristas consistieron
en colocar artefactos explosivos en centros comerciales, bancos e instituciones públicas
en varias ciudades del país. Conforme a Ma. Ortiz Vides, en su ‘declaración’ del 72/ 10/
05, la UP utilizaba estos actos de terrorismo y la politización de obreros, campesinos y
estudiantes para instaurar un sistema socialista. Por esta peculiar forma de lucha –de
colocar ‘bombas’ por todos lados- fueron llamados ‘los bomberos’. Varios de sus presos
fueron liberados cuando se aceptaron las demandas de las FRAP de ser canjeados el 73/
05/ 06 por el cónsul de los Estados Unidos en Guadalajara, Jalisco. En 1974 la UP
contaba con seis Comités: en el D. F. “El Moya” y “El Internacional”, en Michoacán,
Jalisco y Colima “El Diciembre Rojo”, en San Luis Potosí, Coahuila y Aguascalientes
“El 1º de Mayo”, en Morelos y Puebla “el “Eduardo Pinella”, y en la Escuela Nacional
de Agricultura, Chapingo, el “Julio López Chávez”.118
La presencia de la UP seguía manifestándose en estallidos periódicos como los
ocurridos en la Ciudad de México (74/ 11/ 18, 74/ 12/ 21 y 75/ 01/ 27), en Jalisco (73/
116 Sergio René de Dios Corona, La Historia que no Pudieron Borrar, La Casa del Mago, Col. Larga, larga
herida, México, 2004, p. 85.
117 DFS Exp. 11-I-78.
118 DFS Exp. 11-222, L 3, F 211-217.
11/ 26, 74/ 02/ 24, 74/ 07/ 14 y 74/ 11/ 18), en Oaxaca(73/ 06/ 09, 74/ 11/ 18, 74/ 12/ 31
y 75/ 01/ 27), en el Estado de México (74/ 11/ 18), en San Luis Potosí (75/ 01/ 27). El
77/ 09/ 13 colocaron 27 artefactos explosivos simultáneamente en el D. F., Ciudad
Netzahualcóyotl (Estado de México), Guadalajara (Jalisco) y Oaxaca (Oaxaca)
ocasionando severos daños a comercios, bancos y edificios públicos. El 78/ 05/ 13, la
UP incendió las tiendas comerciales “Astor” y “Blanco” en la Ciudad de México con
bombas incendiarias.
L. Fuerzas Revolucionarias Armadas del Pueblo
Sus orígenes inmediatos se encuentran en las luchas del FER. Son el resultado
de las diferencias políticas existentes entre los propios dirigentes del FER en proceso de
transformación en la LC23S. El núcleo de David López Valenzuela, que provenía del
grupo sin nombre o Grupo “N”, también conocido como “Los Guajiros”, a pesar del
descalabró en Chihuahua, mantenía sus bases intactas en Guadalajara, Jalisco, hizo la
propuesta al Buró Político de la naciente LC23S de realizar una operación militar que
lograra recuperar la libertad de compañeros presos, entre ellos sus compañeros de
Chihuahua. La Dirección no aceptó y decidieron realizar solos la operación. Se
separaron en los hechos de la LC23S y formaron las FRAP.
Las FRAP realizaron dos operaciones importantes antes de desaparecer del
escenario político. El 73/ 05/ 04 secuestraron, en la “Operación 15 de enero de 1973”, al
cónsul estadounidense en Guadalajara Terrance Leon Hardy, con lo cual obtuvieron la
liberación de 30 guerrilleros pertenecientes a “Los Guajiros”, UP, FER, PDLP, FANR,
MAR, FUZ, ACNR, PRPM, un anarquista y LC23S recluidos en diversas cárceles del
país, los cuales fueron trasladados a la isla de Cuba. La organización entró en un receso
en sus actividades armadas de más de un año.
Su segunda operación fue el secuestro del suegro el presidente Luis Echeverría,
José Guadalupe Zuno, realizado el 74/ 08/ 28, el cual les acarreó mucho desprestigio,
pues era una persona identificada desde hace muchos años con la lucha democrática de
Jalisco. La izquierda y muchas personalidades se manifestaron públicamente exigiendo
su liberación. Las FRAP se dividieron entre los que querían ejecutarlo y los que se
oponían a ello. Finalmente fue liberado con vida el 74/ 09/ 07.
Días después, agentes de la DFS capturaron a 13 de los 17 activistas
responsables del secuestro de José Guadalupe Zuno, los cuales fueron presentados a la
prensa el 74/ 09/ 26 y consignados en la Cárcel de Oblatos el 74/ 09/ 29. Las FRAP
fueron desarticuladas. David López Valenzuela fue asesinado de 19 puñaladas por sus
antiguos compañeros del FER, detenidos por su militancia dentro de la LC23S, en
Oblatos el 77/
M. El caso de los ‘Enfermos’ en Sinaloa.
La Federación de Estudiantes de la Universidad de Sinaloa (FEUS), muchos de
cuyos miembros formaban parte de la JCM y habían logrado reconocimiento y prestigio
tanto en la comunidad universitaria como en la sociedad del estado, dirigió un
movimiento para destituir al rector Gonzalo Armenta Calderón. El gobierno estatal
reprime el movimiento y en 72/ 04 balean a dos estudiantes, Juan de Dios y Maria
Isabel, cuya muerte desencadena el surgimiento del grupo estudiantil que se conocería
como ‘los Enfermos’. El 72/ 04/ 14 esta organización surge dando a conocer un
documento público denominado Manifiesto 7 de Abril en el que daban a conocer su
posición por la lucha en contra del Estado y la opción de transformación social que
seguían ellos y la UAS119. Los miembros de la JCM del estado inician así un proceso de
ruptura con la dirigencia nacional, y se acercan a las corrientes radicales; en particular,
con el grupo Los Procesos.
En el Foro Nacional Estudiantil celebrado en la Escuela Nacional de Economía
en 72/ 04, establecieron contacto con Raúl Ramos Zavala, de “Los Procesos” que
habían decidido desarrollar la lucha armada como único camino para hacer avanzar la
revolución en México. Se trataba de crear una ‘Universidad Militante’ que promoviera
el cambio de las estructuras, que se ligara al pueblo, difundiera una nueva cultura y el
movimiento estudiantil nacional se convirtiera en impulsor de la transformación social,
incluyendo la autodefensa armada colegial.
El 72/ 07/ 22 agentes de la policía preventiva y de la judicial del estado,
auxiliados por gendarmes de Los Mochis y Mazatlán, desataron un intenso tiroteo
contra las casas del Estudiante “Genaro Vázquez” y “Rafael Buelna”, deteniendo a 400
personas. Los miembros del grupo José María Morelos y Pavón (a) los ‘Chemones’ y
los militantes del PCM (a) los ‘Peces’ o ‘Pescados’, grupos afines a la rectoría que
pasan a formar parte de la administración, se enfrentan a los ‘enfermos’.
A principios de los setentas, en Culiacán las invasiones de predios se suscitaron
por doquier. La población luchó por obtener un pedazo de tierra donde construir sus
viviendas. En 72/ 07 los “enfermos” comenzaron a dirigir las tomas de tierra en la parte
norte de la ciudad. También apoyaron y dirigieron invasiones de tierra en los principales
valles agrícolas del estado120. Los latifundistas amenazaron con retirar sus apoyos a la
UAS. El ejercito y las guardias blancas cercaron los campamentos campesinos, y no
permitían meter alimentos, medicinas ni agua a los campesinos y estudiantes. A
mediados de 72 los “enfermos” se solidarizaron con la demanda de aumento salarial
para los jornaleros agrícolas y lograron que el ejército levantara los cercos existentes en
los predios agrícolas invadidos. Pero días después, la policía y ejército desalojaron a los
campesinos de las tierras invadidas y destruyeron campamentos y pertenencias. La
policía detuvo a los principales dirigentes. El 73/ 01/ 06 fue ultimado Marcelo Loya
Ornelas, líder agrario de El Tajito, junto con otros tres dirigentes campesinos, por
agentes de la Policía Judicial del Estado (PJE) y otros fueron heridos. Las
manifestaciones estudiantiles culminaban en saqueos de comercios y enfrentamientos
con la policía. Contingentes de universitarios y campesinos armados con machetes
tomaron por asalto algunas cárceles, como la de Angostura y liberaron a sus presos. De
esas jornadas surgieron las Brigadas de Autodefensa Campesina, con el fin de resistir
los embates de la policía y de las guardias blancas. La lucha agraria y la represión
gubernamental radicalizaron aun más a la FEUS.
El 72/ 10/ 06 se inicio la huelga del transporte público, los ‘enfermos’ se unieron
a las protestas populares contra la Alianza de Camioneros para presionarlos a pagar la
indemnización de un estudiante atropellado. Pronto se unieron a los choferes que
luchaban por mejoras salariales. La agitación estudiantil se desplegó por toda la ciudad
y se extendió a otras urbes del estado. En Mazatlán llegaron a secuestrar 15 taxis
peseros. El gobierno del estado organizó un servicio de emergencia que pronto fue
119 Sergio Arturo Sánchez Martínez Barreda, La Guerrilla y la Lucha Social en Sinaloa: 1972-1974, Tesis
de Maestría en Historia Regional, Facultad de Historia, UAS, México, 2000, p. 41.
120 en Choipa, Aguamitas, Norotillos y El Tajito, en Guasave; los Hornos y sus anexos, las tierras de
Robinson Bours y de Ascensión López; la de Guaiparime y ejido California, en el municipio de Guasave;
Paredones, El Dorado y El Pitahayal, en Culiacán; en Loma de Tecomate, Montelargo y ejido Ángel
Flores, El Siboney, El Niño y Alhuey, en Angostura y San Rafael, Bacayahuato, en Mocorito, así como
los Predios de los Peiro y los Gastelúm con 800 hectáreas; la invasión de 600 hectáreas de Aristeo
Canelos y la de Francisco Ritz, en un predio de 240 hectáreas.
saboteado por los huelguistas. Se produjeron los primeros enfrentamientos con la
policía. El 72/ 10/ 18 comenzaron a quemar camiones secuestrados. Decenas de
estudiantes son detenidos. El 72/ 10/ 19 cadetes de la Escuela de la Policía Judicial del
estado rescataron a sangre y fuego los autobuses secuestrados que se encontraban en el
edificio central de la UAS. Fueron heridos varios jóvenes con arma de fuego y algunos
policías por las piedras y bombas molotov lanzadas por los estudiantes. Las detenciones
de alumnos, autoridades y profesores de la preparatoria eran indiscriminadas, la policía
destruyó al igual vidrios de ventanas que costosos laboratorios. La mayoría de los
detenidos eran menores de edad. José Camilo Valenzuela, dirigente del Consejo
Estudiantil y miembro del Consejo Universitario Paritario de la UAS, junto con otros
dirigentes fueron detenidos, torturados y consignados.
Algunos líderes de la FEUS, después de la represión de 72/ 10, dejaron la
educación universitaria y comenzaron a entrenarse y a armarse formando la ‘Comisión
Coordinadora Clandestina de FEUS’121. Su enfrentamiento con los otros agrupamientos
estudiantiles se recrudeció. En 73/ 01 se manifestaron por impulsar la movilización
política de las masas, la liberación de los presos políticos, el desenmascaramiento de los
reformistas oficiales, el fortalecimiento y desarrollo de la dirección revolucionaria para
las masas y por la preparación y desarrollo militar de sus militantes.
El 73/ 05/ 17 la confrontación entre los ‘Enfermos’ en contra de los ‘chemones’
culminó con la muerte de estudiantes en un enfrentamiento en la Casa Rosalina.
Entonces, los “enfermos” controlaban la mayoría de las escuelas de la UAS, en
particular las preparatorias y de las casas de estudiantes. Ante ello, los dirigentes
“chemones” renunciaron a sus puestos en la administración central y de las escuelas
donde laboran. ‘Enfermos’ y ‘Aperturos’ se enfrentan sin cuartel122. Los agentes de la
DFS siguen de cerca el desarrollo del movimiento, en particular de sus dirigentes,
infiltrando elementos dentro de la Universidad. Los “enfermos” están presentes en la
reunión fundacional de la LC23S. El 73/ 09/ 26 comenzaron a desarrollar sus primeras
acciones guerrilleras; se atacan y destruyen casas comerciales y se queman campos
agrícolas.
La muerte de Diego Lucero, Genaro Vázquez y Raúl Ramos Zavala, tres de los
dirigentes mas importantes del movimiento armado
Raúl Ramos Zavala, Diego Lucero Martínez, Jesús Manuel Gámez Rascón,
Leopoldo Angulo Luken, entre otros, se abocaron a construir la unidad de las
organizaciones armadas que operaban en el país, con el propósito de formar la
Organización Superior. Como resultado de las investigaciones del triple asalto bancario
ocurrido en la Ciudad de Chihuahua el 72/ 01/ 15, Diego Lucero Martínez, dirigente del
Núcleo Guerrillero Urbano de Chihuahua, es capturado por agentes de la DFS el 72/ 01/
16, junto con Rosendo Francisco Muñoz Colomo, Marco Antonio Rascón Córdoba,
Gilberto Monraño León, Marco Antonio Pizarro Chávez. Diego rindió declaración.123
Horas después es asesinado extrajudicialmente. Diego no vio la culminación de su obra,
los esfuerzos por construir la organización partidaria se materializaron hasta el 73/ 04,
en la ciudad de Guadalajara, con la fundación de la Liga Comunista 23 de Septiembre.
El 72/ 02/ 02, el profesor Genaro Vázquez Roja, máximo dirigente de la ACNR,
fallece a consecuencia de un golpe craneoencefálico que, al parecer, fue producido por
personal militar cuando era atendido en el Hospital “Miguel Silva” en Morelia,
Michoacán después de quedar herido en un accidente automovilístico,.
121 Sergio Arturo Sánchez Martínez Barreda, Op. Cit . Pág. 41.
122 Exp. 100-23-1, L 25, F 95; DFS 100-23-1-73, L 23, F 237.
123 DFS 35-17-72/L3/F 168.
El 72/ 02/ 06 Raúl Ramos Zavala, máximo dirigente del grupo Proceso, cae en
una emboscada cuando intentaba reunirse en la Ciudad de México, con Matus
Escarpulli para que su grupo se incorporara a los trabajos unitarios de la nueva
organización armada nacional que se estaba creando. En el enfrentamiento muere Raúl
y es detenido herido Jorge Alberto Sánchez Hirales.124 En el transcurso de 23 días el
movimiento armado perdió a tres de sus dirigentes, vacíos que no fueron llenados en su
totalidad. Este periodo es conocido por los militantes del movimiento armado como el
invierno gris.
En los días subsecuentes son detenidos José Luis Sierra Villarreal, Luis Ángel
Garza Villarreal125 y Graciela Mijares, esposa de Ignacio Salas Obregón.126 Este
operativo se armó a consecuencia de Wilfrido Arrojo, un estudiante que se infiltró y
proveía de armas al grupo de Matus Escarpulli,127 servía de informante a la Policía
Judicial Federal (PGR)128. Con su información fueron también detenidos el propio
Matus, José Amador Falconi Oliva, Rosa Ma. Castilleja, Leopoldo Best Guzmán, Víctor
Acuña Soto, Paloma Lerma Verruga y Luis Moreno Urquieta.
7.2.- La Liga Comunista 23 de Septiembre (LC23S)
7.2.1 La decisión de unirse orgánicamente
El 73/ 03/ 15, se realiza la primer reunión de los grupos que se fusionan para dar
origen a la LC23S. Los participantes deciden dar el paso de disolver sus organizaciones
para dar lugar a un nuevo proyecto partidario integral, orientado a la lucha armada
socialista. Los grupos que se fusionan fueron: Los Procesos, la Federación de
Estudiantes Universitarios de Sinaloa ‘Los Enfermos’, el Frente Estudiantil
Revolucionario (FER), el Movimiento Estudiantil Profesional, Los Lacandones, Los
Macías, el Movimiento de Acción Revolucionaria-23 de Septiembre, Los Guajiros, Los
Lacandones y la Liga Comunista Espartaco Monterrey129. La mayoría de sus militantes
y cuadros de dirección provienen de las clases medias, de la intelectualidad,
profesionistas y estudiantes, en pocos proyectos hay campesinos y obreros. Los centros
de educación media superior y superior sirven de fuente estratégica de reclutamiento. La
unificación implicaba la creación de una estructura que les permitiera, bajo un frente
unitario, dar los primeros pasos hacia la meta precisada de la construcción de la nueva
sociedad.
A. El proceso de unificación en la Organización Partidaria y en la LC23S
En agosto de 1971 se creó la coordinación de grupos guerrilleros que eran
partidarios de la unificación del movimiento, dando origen a la Organización Partidaria
124 Exp. 11-219-72, L-182, H-1.
125 Exp. 11-235-74, L-290, H-11.
126 DFS 72/02/06, 11-219-72/L1/F181-185.
127 DFS 72/02/08, 11-219-72/L1/F177.
128 DFS 72/ 02/ 06, 11-219-72/L1/F181-185.
129 Carlos Salcedo García, , Op. Cit . Pág. 31, otros autores mencionan: al Comité Político-Militar “Arturo
Gámiz“, al Grupo Comunista de Chihuahua, el Comité Estudiantil Revolucionario, La Brigada
Revolucionaria Emiliano Zapata , como Mauricio Laguna Berber, Cronología de la Liga Comunista 23de
Septiembre, obra inédita. pp 1-8. Sólo que existe una discrepancia, la Brigada Revolucionaria Emiliano
Zapata, se formó después de creada la Liga, por tal motivo se tomó la información del libro de Salcedo.
(OP). Sus principales promotores eran Raúl Ramos Zavala, de los Procesos; Diego
Lucero, de los Comandos Armados de Chihuahua, y Leopoldo Angulo Luke, del grupo
de los Guajiros.
El proceso de unificación se detiene durante 1972 con la muerte de Raúl Ramos
Zavala. Quien sucede a Raúl, Ignacio Salas Obregón, elabora junto con algunos
colaboradores tres documentos llamados ‘Madera 1’, ‘Madera 2’, ‘Madera 3’ y un
cuarto documento es elaborado por miembros del FER conocido como ‘Madera 3 bis’ –
la autoría fue de Ignacio Olivares Torres y Pedro Orozco Guzmán, los ‘maderas’
analizan y recuentan las experiencias de lucha y proponen la forma en la que debían
continuarse. Se propone que, con la discusión de estas tesis, pueda iniciarse la
unificación del movimiento armado socialista. Durante ese tiempo el Movimiento de
Acción Revolucionaria y el Movimiento 23 de Septiembre deciden fusionarse. Al año
siguiente, este acuerdo provoca problemas internos por diferencias de criterios políticos.
‘Los Procesos’ ven la posibilidad de unificarse con esos grupos y hegemonizan el
proceso. Salas Obregón, García Martínez e Hirales Moran entablan relaciones con
Horacio Arroyo Souza, dirigente del Movimiento de Acción Revolucionaria. Más tarde
Salas Obregón nuevamente se reúne con los dirigentes del Movimiento de Acción
Revolucionaria-Movimiento 23 de Septiembre, Horacio Arroyo, Wenceslao José García
y Rodolfo Gómez García, con los que analiza y discute las posiciones expuestas en los
documentos. Consideran la posibilidad de fusionar a todos los núcleos armados.130
Definido el plan, José Ángel García Martínez y Gustavo Adolfo Hirales Morán se
dieron a la tarea de localizar y contactarse con los integrantes de los distintos grupos
clandestinos, que pudieran interesarse en el proceso de unificación.
De 73/ 01/ 01 a 73/ 03/ 14, se da la discusión entre varios grupos armados, en
particular el de ‘Los Procesos’, con la idea de unir en un solo grupo a todos los núcleos
guerrilleros dispersos131. Los esfuerzos de unificación se extienden al estado de
Guerrero. En 73/ 01/ una comisión de la Partidaria, entre los que se encuentra Marisol
Orozco Vega y Héctor Guillermo Caballero Chávez, se traslada a la Sierra de Guerrero
para entrevistarse con el profesor Lucio Cabañas, comandante de la Brigada Campesina
de Ajusticiamiento del Partido de los Pobres, con el objeto de incorporarlo a la
organización nacional que tenían en mente formar; incluso se llega al acuerdo de
elaborar un comunicado dirigido al Partido de los Pobres132. Viajan a Guadalajara,
Jalisco, para entrevistarse con algunos dirigentes del Frente Estudiantil Revolucionario,
entre ellos Pedro Orozco Guzmán, Fernando Salinas Mora, Miguel Topete y Emilio
Rubio, como resultado de las pláticas, se ponen de acuerdo para formar una sola
organización político-militar nacional.133 El 73/ 01/ 15 la policía da un fuerte golpe
cuando un tercer grupo de ‘Lacandones’ es detenido. Después de tenerlos secuestrados
y desaparecidos, sujetos a todos tipos de torturas durante 17 días, el 73/ 02/ 01 son
presentados a la opinión pública por la Dirección General de Policía y Tránsito. Los
militantes Lacandones no aprehendidos acuden, un mes después, a la fundación de la
Liga Comunista 23 de Septiembre.134
El 73/ 03/ 15 se realiza, la reunión de los grupos que se fusionan en la Liga
Comunista 23 de Septiembre. La reunión fue convocada por los equipos participantes,
130 Exp. 11-235-74, H-290, L-11.
131 EXP. 11-235-74, H 250, L 11.
132 Exp. 11-235-74, H-59, L-19; Exp. 11-235-74, H-240, L-20.
133 EXP. 11-235-74, H 250, L 11.
134 Testimonio de Arturo Rivas Jiménez, 05/ 08/ 08, México.
FER, Procesos, MAR, MEP, y Lacandones135 en una casa alquilada en Guadalajara, por
Fernando Salinas Mora del FER.
La DFS hace un seguimiento continuo a los principales dirigentes de la LC23S
desde que comenzaron a destacar en actividades estudiantiles y políticas. Establece un
sistema de vigilancia y acercamiento a los diferentes núcleos que se generan; sus
agentes se ganan la confianza de los activistas sociales y así logra penetrar las nacientes
organizaciones armadas, hasta llegar incluso a sus órganos de dirección nacional. De
hecho, la Liga Comunista 23 de Septiembre nace infiltrada. Por lo menos dos agentes de
la policía política participan dentro de su reunión constitutiva136, uno de ellos llega a
formar parte del Buró Político de la Dirección de la Coordinadora Nacional de la Liga;
en tal carácter, meses después toma parte en la decisión de ejecutar los secuestros del
Cónsul Anthony Duncan Williams y del industrial Fernando Aranguren Castiello,
aunque no en la decisión de ejecutar al último137. A pesar de lo cual, la estructura
orgánica compartimentalizada que fue adoptada, así como otras medidas de seguridad y
disciplina asumidas por el conjunto, le impiden desarticularla en su generalidad, por lo
que su estrategia se concentra en ubicar y eliminar los liderazgos nacionales, así como
en agudizar las contradicciones internas heredadas de los núcleos fusionantes que se dan
en la conducción y ejercicio del poder, como en la definición estratégica y táctica de sus
decisiones. Por lo menos hasta la muerte de Salas Obregón la DFS maneja los planes
generales de la Organización.
B. La estrategia seguida para implantar la guerrilla
Para desarrollar su línea política y militar, la LC23S adopta una estructura
compleja: piramidal, clandestina, celular y compartimentada. Piramidal porque su
cadena de mando, con una dirección reducida de comandantes, determinaba las líneas
generales del quehacer cotidiano del conjunto de la Organización en una lógica de
guerra. Aunque se establecieron mecanismos indirectos para recoger las inquietudes,
críticas, observaciones y sugerías, su órgano de dirección nacional: la Coordinadora
Nacional y, en particular, su Buró Político tuvieron un poder muy grande al concentrar
los recursos financieros y materiales de toda la Organización, así como la determinación
de su destino.
Clandestina porque la estructura humana y material, dada la ilegalidad de sus
propósitos y de los medios a los que recurría, buscaba quedar fuera del alcance
inmediato de las fuerzas de seguridad, utilizaba identidades encubiertas con
seudónimos, ‘pantallas’ y coberturas –hábitos comunes al conjunto que ocultaban la
militancia desplegada-.
La organización básica era la célula porque estaba basada en el esquema más
elemental de las organizaciones de izquierda, denominado comando o comité
clandestino de base. La brigada era una forma de organización temporal para las
acciones militares; podía estar compuesta por militantes de uno o varios comités, según
las necesidades del operativo; el comando incorporaba como máximo un conjunto de
cinco miembros que se conocían entre sí –lo que les permitía establecer sólidos lazos de
afecto y confianza-; se escogía a uno de ellos o se le imponía un representante, que era
135 Organigrama de la Liga Comunista 23 de Septiembre, Dirección Federal de Seguridad
136 Exp. DFS del 74/ 02/ 02.
137 Exp. 11-235-74, H-36, L-6.
el único que conocía el eslabón inmediato de la cadena, en este caso los Comités
Coordinadores o Zonales, siendo el Comité Regional la máxima instancia de dirección
en la región. Según el grado de desarrollo de la propia organización; por medidas de
seguridad no conocen la identidad real ni la zona de operaciones precisa de todos los
que conforman la zona de operaciones que está a su cargo. A su vez, la estructura
regional o municipal –el Comité-, se encuentra bajo la responsabilidad de un
comisionado elegido por la instancia superior central. Esos comisionados son parte de la
estructura de dirección nacional, misma que no conoce la particularidad precisa de los
trabajos bajo el cargo de cada uno de sus demás compañeros de dirección.
Por último, todo se encuentra supeditado al núcleo central de dirección (en el
caso de la LC23S denominado Buró Político). La forma y disciplina partidaria adoptada
dificulta mucho la labor policíaca y militar de penetración, ubicación y eliminación de
los elementos revolucionarios, pues no basta con detener y obligar a través de la tortura
a dichos dirigentes dar la información existente, pues no conocen cada uno de los
pormenores del trabajo, lo que permite la fuga de los demás compañeros y la
reorganización de los equipos y estructuras.
La Liga se rige por una Coordinadora Nacional; de la Coordinadora depende un
Buró Político (órgano Dirección), el cual es el brazo ejecutivo. Se constituye por
diferentes Comités Coordinadores Zonales Políticos Militares. Del Buró Político
depende un Cuerpo de Servicios, compuesto por cuatro integrantes con la exclusiva
misión de rentar las casas de seguridad (usadas para las reuniones e impartir
instrucciones) que requieran los miembros de la organización y los diferentes servicios
administrativos necesarios para la misma.138 Ignacio Arturo Salas Obregón es designado
Coordinador General de los Comités Coordinadores Zonales.139
C. El periódico clandestino ‘Madera’
El pensamiento marxista-leninista sirve de base ideológica a la LC23S,
conforme al cual, el partido del proletariado se construye mediante un proceso de
alianzas en el que la Liga es el primer paso hacia la unificación nacional. Se auto
proclaman ser el embrión. Se consideran profesionales de la revolución, que interpretan
la realidad política, económica y social del país a partir de las contradicciones de clase,
sustentadas en última instancia en un modo de producción específico e histórico y, por
lo mismo, viable de transformarse con la actividad del ser social.
Para la LC23S, el primer paso para la construcción de la organización política
proletaria y para garantizar una sólida dirección al conjunto del movimiento, lo
constituye la creación de un periódico político de circulación nacional para “terminar
con esa agitación dispersa [… y] dar paso a una agitación y propaganda única de
carácter marxista a nivel nacional”140. Dicho periódico juega un papel de primera
importancia en la propaganda, agitación, educación, crítica, autocrítica, corrección de
metas, definición de líneas estratégicas, tácticas, ideológicas, políticas y militares del
conjunto, aglutinando esfuerzos a una sola meta: expandir el movimiento nacional único
de clase y la consolidación del Partido y Ejército Revolucionario, procesos a los cuales
se auto definen ser fieles representantes. Su órgano de expresión, “Madera”, es
138 Exp. 11-235-74, H-238, L-11.
139 Exp. 11-235-74, H-290, L-11.
140 Liga Comunista 23 de Septiembre, Plan Nacional de Trabajo, reproducción Brigada Roja, México,
1979.
concebido como el instrumento central de una organización política revolucionaria
clandestina que realiza sus actividades en la ilegalidad, bajo métodos, hábitos
conspirativos y compartimentados heredados de luchas históricas de los pueblos, en
particular de los revolucionarios rusos Lenin y Piatnitsky. Es tarea común de la
organización hacer de “Madera” un periódico revolucionario, cuya presencia se sienta
en todas las regiones del país, desarrollando una amplia labor de educación política con
las masas proletarias y, sobre la base de ello, desarrollar una sólida labor de
organización en las filas obreras. Se pensaba que alrededor del periódico y participando
en su elaboración, impresión, difusión, reproducción, los trabajadores se incorporarían
al cumplimiento de tareas revolucionarias de manera organizada, apoyando e
integrándose a la Organización, al tiempo de consolidarla.
Para llevar a cabo esta estrategia, se adoptó como tarea prioritaria la de formar
Comités de Prensa sólidos en cada uno de los Comités Regionales, cuya tarea
específica, pero no única, era garantizar la impresión de “Madera” y otros documentos
importantes de la organización partidaria. Sus integrantes debían abocarse a conseguir
los equipos profesionales necesarios, tener la preparación técnica suficiente para
operarlos, mantenerlos constantemente actualizados y conseguir todos los recursos
necesarios en sus tareas (dinero, abastecimiento de papel, tinta, refacciones, etc.). La
tarea siguiente era la de organizar una amplía red de agentes y colaboradores de
“Madera”, desde los planos locales hasta abarcar todo el país. La LC23S “logró sostener
durante ocho años la publicación de su periódico clandestino, con tirajes no menores a
los 40 mil números por edición de noviembre de 1973, hasta julio de 1981 con el
número 58.”141 En la capital del país se llegaron a repartir un promedio de 10 mil a 15
mil números por mes.
El periódico “Madera” tiene la función de servir de propaganda al movimiento
armado. No se dirige a todo el pueblo trabajador sino a la vanguardia política: los
militantes de la Organización, sus simpatizantes y colaboradores externos; los obreros
de la construcción, proletariado agrícola, ferrocarrileros, trabajadores de las
maquiladoras, textileros, metalúrgicos; a determinados grupos campesinos; estudiantes
y el sector magisterial, en particular los profesores normalistas.
Con esta actividad, la LC23S influye en sectores de trabajadores industriales y
metalúrgicos, así como en el sector estudiantil. Sus brigadas lograron formar pequeños
círculos de estudio y grupos de simpatizantes en algunas fábricas como Acer-Mex, Van
Beuren, Cervecería Modelo, EANSA, Harper Giman, Nodu-Mex, Spicer, Consorcio
Industrial YEPES, Ferrocarriles, PEASA, Olivetti, Altos Hornos de México, Fábrica de
Loza La Favorita, Record, Sandak, Campos Hermanos y en industrias maquiladoras de
Monterrey, Ciudad Juárez y Monclova; así como en las Preparatorias Populares,
Escuelas Normales Rurales, Universidad de Sinaloa, UNAM y algunas escuelas
agrícolas.
La Liga nunca logra ampliar su base de apoyo. En ello influye su radicalismo, ya
que rechazaba toda practica democrática dentro de las estructuras organizativas de los
trabajadores y de la sociedad en general, como sindicatos, partidos, elecciones y
escuelas, así como la difícil lectura de su periódico -en particular bajo la conducción de
Ignacio Arturo Salas Obregón-, incomprensible para el público en general e incluso para
su militancia.
141 Mauricio A. Laguna Berber, La Prensa Clandestina en México. Caso del Periódico Madera. 1973-
1981, Tesis de Licenciatura en Ciencias de la Comunicación, FCPS/UNAM, México, 1997, p. 73.
Cuando la DFS descubrió que la actividad de la LC23S giraba en torno a la
edición y distribución del “Madera”, diseña y perfecciona un sistema de operativos para
ubicar, infiltrar y detener a los Comités de Prensa, en particular sus Consejos de
Redacción, los cuales a partir de 75/ 01 cuando se divide la Liga, al disolverse la
Coordinadora Nacional y su Buró Político, se convierten en los verdaderos órganos de
dirección de la Organización. La DFS y luego la Brigada Especial–conocida como
Brigada Blanca (BB)- y el Grupo Jaguar organizan a las diferentes corporaciones
policiales y militares del país para detectar la distribución del ‘Madera’ y contribuir a la
eliminación de la LC3S. En el proceso de desarticular las redes de distribución del
periódico, ubicadas principalmente en Sonora, Sinaloa, Coahuila, Jalisco, Puebla,
Nuevo León, Estado de México, Chihuahua, Guanajuato y Distrito Federal, reconstruye
el modo en que se distribuía y la organización que requería su elaboración y difusión.
Las ‘repartizas’ –la difusión del periódico ‘Madera’-, se realizaban, por lo general,
simpatizantes de la Liga de tres maneras. En los cruceros de las calles por donde el
tránsito de peatones y a una hora determinada con mucha concurrencia lo permitían
favorablemente, por ejemplo a la entrada o salida a los cines o centros de trabajo,
apareciendo sorpresivamente. En rutas preestablecidas de camiones de casi todas las
fábricas de las zonas industriales, rutas que eran abordadas desde un inicio o en algún
momento del trayecto, o al llegar a sus destinos, completado con el desarrollo de un
mitin si las condiciones lo permiten. Por correo de manera clandestina, o dejando la
propaganda en casilleros, baños, comedores u otros lugares de los centros de trabajo o
estudio, cuidando que nadie ubicara a quien deja el periódico.
Para combatir su difusión y lograr la detención de los brigadistas desarticulando
sus células, la policía monta rutas móviles de patrullas y helicópteros para darle gran
movilidad a los agentes; detecta horarios y rutas en que los obreros circulan
masivamente en las entradas y salidas de sus trabajos, así como de los transportes
públicos, e incorporan a dichas rutas más policías de civil que simulan ser trabajadores
que venden periódicos, frutas u otra mercancía; dotan de más patrullas, muchas de ellas
sin logos que identifiquen a la corporación, que realizan rondines; incorporan agentes en
fábricas, como trabajadores y en escuelas, como estudiantes, con la tarea central de
observar los movimientos internos de centros laborales y educativos que van siendo
detectados.
Al momento de detectar una ‘repartiza’ estos agentes informaban al centro más
inmediato de operaciones, de donde se daban las órdenes correspondientes para cercar y
cerrar toda vía posible de escape y detener a los activistas, la mayor parte de ellos
simpatizantes o colaboradores de la Liga. Estos, al ser torturados, proporcionaban datos
valiosos que permitían detener eslabones superiores de la organización para llegar a los
dirigentes estatales y nacionales.
La tortura de los detenidos estaba dirigida, de manera urgente a conseguir
información respecto a los mecanismos de comunicación de las brigadas con los
Comités y éstos con los órganos de dirección nacional, a ubicar las citas, y los rastros
dejados para recontactar su actividad en caso de que, por cualquier golpe policial o
militar, se perdiera contacto. Dejaban sus claves, por ejemplo, en parques o áreas
públicas que quedaban como sus “buzones” –lugares donde se dejaba recado, como
enterrar un papel cerca de una banca determinado día esperando que a determinadas
horas otro de sus compañeros pasara por el lugar y recogiera el papel con la cita a la que
tenía que asistir- que permitían la ubicación del lugar de reunión de más activistas. Con
ello, se montaba un dispositivo para la detención de quienes formaban la estructura
organizativa intermedia. Cuando estos eran detenidos, la información que la policía
buscaba era la ubicación de las casas de seguridad.
Debido a que las casas de seguridad son los lugares donde viven los militantes
profesionales de la LC23S, donde almacenan armas, explosivos, municiones, se montan
las imprentas de la Organización, donde realizan vida familiar los activistas con sus
hijos (cuando es posible), donde estudian y realizan sus planes operativos, dichas casas
de seguridad se convierten también en uno de los objetivos más importantes de la
policía política. La mayoría de estas casas es descubierta a consecuencia de los informes
de la cadena intermedia de mando de la Liga, tras sufrir una tortura brutal física y
psicológica. Ubicado el domicilio, se montan operativos que contaban con una enorme
superioridad de fuerza de asalto que culminan con el allanamiento de la vivienda a
sangre y fuego; a pesar de la resistencia ofrecida por los moradores la mayoría de las
veces caen con vida, son trasladados al CM1, torturados para obtener más datos que
permitan ubicar citas y casas de seguridad, los cuales permiten nuevas detenciones.
En función de su jerarquía o posible detención de algún alto dirigente, se daba la
orden de eliminación –no se intentaba siquiera que los activistas se rindieran, sino se
abría fuego directamente en contra ellos para asesinarlos y después presentarlos como
muertos en combate-. Sus cadáveres presentan un tiro de gracia en la cabeza, que queda
como claro indicio de su ejecución extrajudicial. Otros eran detenidos para ser
trasladados posteriormente a una cárcel clandestina o al CM1, donde eran sometidos a
brutales sesiones de tortura, muchas de ellas hasta la muerte. Muchos quedaron como
desaparecidos. Los pocos que sobrevivieron, fueron encarcelados o recobraron su
libertad después de permanecer desaparecidos por muchos meses y han aportado su
valioso testimonio que permite documentar estos crímenes de lesa humanidad
cometidos por la Brigada Blanca y otros grupos policiales y militares contrainsurgentes.
Así, por ejemplo, el 74/ 03/ 03, en Culiacán, Sinaloa, los estudiantes José Luis
Pérez Velarde, José Roberto Espinosa Suárez, Guadalupe Yañez Ocaña y Andrés Ayala
Nevarez142 fueron detectados a bordo de un automóvil de alquiler repartiendo
propaganda de la LC23S y detenidos por elementos de la Policía Judicial del Estado.
Después de ‘interrogatorios intensivos’ bajo tortura, la policía los responsabiliza de los
disturbios ocurridos el 74/ 01/ 15 en los campos agrícolas del Valle de Culiacán y en la
Ciudad de Culiacán. A Roberto Espinosa lo culpa de la ejecución de un Policía Judicial
y a José Luis Pérez de ser uno de los principales dirigentes de la LC23S en el Estado de
Sinaloa.143 Muchos de los militantes y colaboradores de la Liga que fueron detenidos
durante o después de las ‘repartizas’ se encuentran, actualmente, desaparecidos.
7.2.2 Intentos de la LC23S de implantar la guerrilla
A. La guerrilla rural en el “Cuadrilátero de Oro”, Guerrero y Oaxaca
La LC23S logra unificar varios núcleos armados que hasta entonces estaban
dispersos, cada cual con su propia táctica en todo el país, en una estrategia general. Una
de sus líneas estratégicas fue la formación de zonas guerrilleras rurales, con miras a
constituir zonas liberadas con un ejército revolucionario capaz de mantener una guerra
prolongada. La táctica inmediata consistía en hostigar y desgastar a las fuerzas armadas,
142 EXP. 11-235-74, H 6, L 27.
143 EXP. 100-23-1-74, H 1, L 27.
para lo cual era necesario conseguir armas, distraer las fuerzas empleadas en la ciudad,
crear y desarrollar una conciencia de solidaridad en el campesino pobre y los obreros,
formando una retaguardia para el movimiento urbano144.
La Liga decidió impulsar tres focos revolucionarios rurales. Uno en la zona
denominada el ‘Cuadrilátero de Oro’, en la confluencia de Sinaloa, Sonora, Chihuahua
y Durango; otro en Oaxaca; y el tercero en Guerrero. Además de los Comités
Clandestinos y las Brigadas diseñados para operar en las ciudades.
En el primer foco se desarrollan tres frentes guerrilleros rurales. El ‘Comando
Arturo Gamiz’, bajo la comandancia de Salvador Gaytán Aguirre, sobreviviente del
asalto al Cuartel de Ciudad Madera el 65/ 09/ 23; el segundo ubicado en la Sierra,
dirigido por Gabriel Domínguez Rodríguez, y el tercero a cargo de Eleazar Gámez
García. El segundo foco en la sierra de Oaxaca, fue la Brigada Revolucionaria Emiliano
Zapata (BREZ), comandada por Wenceslao José García, y el tercer intento foquista se
intenta implementar en el estado de Guerrero, con la Brigada ‘Genaro Vázquez’. Donde
no hay guerrilla rural deciden operar mediante Comandos Urbanos. El Comité
Estudiantil Revolucionario atiende los estados de Tamaulipas y Nuevo León; el FER,
Jalisco Michoacán y el Bajío; la Brigada Roja, el Distrito Federal, Estado de México,
Tabasco y Veracruz; ‘Los Enfermos’, Sinaloa, Sonora, Durango y Baja California.
Conforme a los manuales de estrategia adoptada por la LC23S en sus ‘focos
rurales’, en algunos lugares logró pasar la Fase I de Organización, que implica la
realización de las siguientes tareas: organizar, educar, infiltrar otras organizaciones y
formar un partido en las zonas de operaciones. En la Fase II de Implantación, la Liga
consideró que pudo crear células, entrenar a sus grupos, realizar actividades políticas
abiertas, así como grupos de fachada para acciones encubiertas. En cuanto a la Fase III,
de Iniciación, tuvo la capacidad de iniciar acciones violentas a pequeña escala como con
operaciones de sabotaje, terrorismo, propaganda, operaciones psicológicas,
movilizaciones políticas de masas, búsqueda de respaldo internacional, creación de
bases de operaciones; todas ellas acciones guerrilleras de bajo nivel. En ese punto fue
derrotada, tanto por sus contradicciones internas como por la labor emprendida por los
cuerpos de seguridad del Estado. No llegó a la Fase IV, de Insurrección, en la que se
planteaban establecer y ampliar bases en áreas operativas, ampliando los ataques
guerrilleros hasta proclamar un gobierno alternativo145. Sin embargo, en otros lugares,
como en Guerrero, no logró trascender ni la Fase I de Organización.
La LC23S desarrolla su concepción del “foco revolucionario” bajo la máxima de
que “no es siempre necesario esperar a que estén dadas (cumplidas) todas las
condiciones para la revolución; el centro insurreccional puede crearlas.” Sin embargo, la
Liga no pudo impactar en el conjunto de la sociedad para crear o profundizar coyunturas
económicas y sociales tendientes a una revolución social victoriosa. No pudo
convertirse, por sus propias contradicciones internas, en el brazo armado del pueblo.
Con la escasa fuerza que acumularon no tenían posibilidad alguna de ganar la partida, ni
a la policía, ni al ejército.
La dirección política de la Liga cometió el error de encomendar la guerrilla rural
a guerrilleros de la ciudad que, teniendo la dirección en el campo, rivalizaron con los
dirigentes populares campesinos y normalistas preparados con meses de anticipación en
la lucha guerrillera rural. Esto produjo el rompimiento y escisión de sus integrantes.
Tampoco estaban claras las prioridades de atención a la población frente a las
144 Leopoldo Angulo Luken, Historia, fotocopias, México, 1981, pp. 1-2.
145 Ibídem, p. 34.
estrategias del grupo armado. Unos pretendían incorporar al pueblo a las tareas militares
de forma gradual, a partir de sus necesidades apremiantes como siembra de parcelas,
apoyo económico, médico, con actividades que prestigiaban a la guerrilla y
desprestigiaban políticamente a las fuerzas militares y policiales. Mientras que otros
querían acelerar etapas, insurreccionar a las masas con propaganda armada y ejecutando
caciques sin importar las repercusiones violentas que dejan saldos negativos dentro de
la comunidad al llegar las fuerzas militares y policiales a la zona de operaciones. Esta
segunda opción tenía más afinidad con el criterio de llegar al poder por ‘golpe de
Estado’ que a consecuencia de una revolución social.”146 Estas contradicciones se
manifestaron en las concepciones político-militares de los ex “Guajiros”, aglutinados en
torno a Leopoldo Angulo Luken, que se enfrentaron con las del ex Movimiento 23 de
Septiembre, Salvador Gaytán Aguirre, y con las sustentadas con el Buró Político,
hegemonizado por la corriente originaria del Movimiento Estudiantil Profesional-
Procesos de Ignacio Arturo Salas Obregón. Al no poder llega a acuerdos por las
profundas diferencias de los tres núcleos partidarios, los combatientes deciden,
finalmente bajar de la sierra a principios de 75. Al enterarse de las contradicciones cada
vez más profundas en la dirección de la Organización deciden que el proyecto
revolucionario unitario ha llegado a su fin y se separan de la LC23S.
El carácter militarista y sectario que adoptó, la condujeron a fracturas internas de
su membresía y el alejarse de la sociedad, los condujo a cometer errores estratégicos
que posibilitaron la derrota de la guerrilla.
En el caso de la BREZ se observa que aun cuando al comienzo podía
considerarse legítima la acción violenta de autodefensa de las comunidades indígenas,
más tarde con la militarización cada vez más profunda de su actividad política, el núcleo
rebelde expone a la población de Jamiltepec a una represión cruenta, detención de
muchos simpatizantes, activistas y población en general, así como torturas refinadas,
encarcelamientos prolongados sin sometimiento a juicios penales, desapariciones y
ejecuciones de brigadistas –que posteriormente son presentados como muertos en
combate-147, por lo que la población se aleja de ellos y se vuelve cada vez más neutra.
Como consecuencia, la capacidad de la BREZ es cada vez es menor, y su repliegue
táctico, impuesto por el ejército y la policía al concentrar recursos de guerra y humanos
para romper la estructura guerrillera del Partido de los Pobres en Guerrero y la BREZ y
el Comité Zonal Sur de la LC23S en Oaxaca, se transforma en repliegue estratégico.
En 75/ 01 la Brigada Revolucionaria “Emiliano Zapata” se separa de la Liga
Comunista 23 de Septiembre por no compartir la línea adoptada por la dirección,
considerando que ésta conduce a un creciente militarismo y divorcio de la organización
revolucionaria con los sectores sociales que pretende organizar.148 José Luis Martínez
Pérez y otros de sus compañeros con la misma trayectoria, deciden reconstruir la
organización político militar con la cual habían iniciado sus primeros pasos: el
Movimiento de Acción Revolucionaria. Al lado del también profesor Elín Santiago
Muñoz, elabora los documentos de Línea Estratégica, Táctica y Estatutos que permiten
reagrupar lo que queda de la Organización, en una nueva perspectiva partidaria.
146 Abraham Guillén, “Lecciones de la Guerrilla Latinoamericana”, en Donald C. Hodges y Abraham
Guillén, Revaloración de la Guerrilla Urbana, Ed. El Caballito, México, 1977, p. 74.
147 EXP. 11-235-75, H 137, L 25; EXP. 11-235-75, H 144, L 25; DFS 11-235, L-28; y EXP. 11-235-75, H
203, L 26.
148 Jesús Ramírez Cuevas, “Detenciones de la DFS en los 70 y 80, porque arrancaban datos bajo tortura”,
III parte, en La Jornada, 2 de julio de 2005, p. 16.
El tercer foco que buscaba impulsar una zona liberada fue la Brigada ‘Genaro
Vázquez’ en la sierra de Petatlán en la Costa Grande de Guerrero, de 73/ 09/ a 74/ 01/,
comandado por Paulino Peña Peña, Wenceslao José García y Tomás Lizarraga Tirado.
Su zona de operaciones que abarcaría es cerca de cuatro veces más grande que la que
ocupó Lucio Cabañas, de Zihuatanejo y Coyuca de Catalán, Guerrero, a Huetamo,
Michoacán. La Brigada logró integrar unos quince militantes; pero, a consecuencia de
sus fracasos militares en los que pierden la mitad de sus integrantes, el Buró Político de
la LC23S decide desintegrarlo y retirar a los sobrevivientes del área mencionada.
Wenceslao José García y Lizarraga Tirado son cambiados a Oaxaca a reforzar el núcleo
guerrillero de la BREZ. El resto, queda disperso en la región. Su armamento pasa a la
BREZ. Paulino Peña Peña es deslindado (separado) como jefe de la Brigada ‘Genaro
Vázquez’ e incluso se le expulsa de la LC23S por los errores de dirección que
cometió149.
La Coordinadora Nacional y su Buró Político definía el éxito de su estrategia
con base en los éxitos armados, aunque no produjeran triunfos políticos. Sus principales
acciones fueron el intento de secuestro de Eugenio Garza Sada, y los secuestros de
Fernando Aranguren Castillo y del cónsul inglés Anthony Duncan Williams que
terminaron en fracaso y provocaron una imagen muy negativa de la Liga. Sus triunfos
tácticos los conducen a su derrota estratégica. Integra focos guerrilleros rurales, a la vez
que minimiza y niega el papel revolucionario de los campesinos. En la lucha obrera
llaman a la destrucción del sindicato150 mientras que la lucha democrática al interior de
los sindicatos la combaten al considerarla ‘pequeño burguesa’ para la dominación de la
clase obrera. Proponen la creación de Brigadas Revolucionarias Clandestinas y Comités
Obreros Clandestinos. El resultado de su táctica fue separarse y aislarse de las masas
campesinas y obreras. Al dar por hecho que todos estaban dispuestos a emprender la
lucha insurreccional, considerando que la lucha reivindicativa y gremial había llegado a
su fin, dejaron de hacer política organizativa y se aislaron de las luchas populares.
B. La primera ofensiva
Desde su fundación, la Liga se plantea la necesidad de secuestrar una persona
importante para obtener una fuerte cantidad de dinero y la liberación de compañeros
presos en diferentes cárceles151. El Buró Político no tenía una base fija, sesionaba lo
mismo en Sinaloa, en la zona del Bajío, Monterrey, Guadalajara, Chihuahua, Chiapas,
Veracruz, hasta que se estableció en el Distrito Federal, apoyándose en la estructura
creada por la ‘Brigada Roja’. Entre sus responsabilidades destacaba la conducción del
Consejo de Redacción de su periódico “Madera”, del cual era directamente encargado
de sus editoriales y de la mayoría de sus artículos152.
Para financiar la naciente estructura política y orgánica de la Liga, el 73/ 04/ 12,
uno de sus comandos asalta la empresa Industria Eléctrica de México. En las siguientes
149 Organigrama de la Liga Comunista 23 de Septiembre, Dirección Federal de Seguridad; Exp. 11-235-
74 H-303 L-11.
150 Consejo de Redacción, “Crítica al resumen de las experiencias de lucha de las trabajadoras de Medalla
de Oro”, en Madera, periódico clandestino de la Liga Comunista 23 de Septiembre, enero de 1974,
México, p. 27.
151 EXP. 11-235-74, H 250, L 11.
152 Mauricio A. Laguna Berber, La Prensa Clandestina en México. Caso del Periódico Madera. 1973-
1981, Tesis de Licenciatura en Ciencias de la Comunicación, FCPS/UNAM, México, 1997, p. 31.
semanas asaltan comercios y bancos en el Estado de México, Nuevo León y Jalisco e
intentan establecer bases sociales de apoyo para desarrollar focos revolucionarios en el
‘Cuadrilátero de Oro’ y en la Sierra de Jamiltenango, Oaxaca. En la Ciudad de México,
la Brigada ‘Roja’ asalta casetas de la Policía Auxiliar, se apropia de sus armas, gorras y
placas. Se retiran sin sufrir bajas ni heridas.153
C. La Segunda Reunión Nacional
El 73/ 07/, a instancias del Buró Político, se reúnen los representantes de los
grupos que dan origen a la LC23S por segunda ocasión, en la casa alquilada por Pedro
Orozco Guzmán, en Guadalajara, Jalisco154. La reunión dura doce días. En las sesiones
de trabajo se hace una evaluación de las actividades desarrolladas a partir de la creación
de la LC23S y de las luchas efectuadas por medio de los diferentes grupos desde que
éstos iniciaron su actividad. Surgen opiniones contradictorias sobre su quehacer. Unos
le dan mayor importancia al trabajo con el sector estudiantil, otros a la actividad con
obreros y campesinos: Unos le dan más importancia al trabajo militar; otros al trabajo
político y de agitación entre los diversos sectores, incluyendo la propaganda oral y
escrita. Unos le dan más peso al reclutamiento y politización de nuevos miembros de la
organización y a la labor de educación, otros al trabajo de agitación política155. Unos
conceden primordial importancia al trabajo con los campesinos, otros como Ignacio A.
Salas Obregón, al trabajo con obreros agrícolas.
También se delibera la necesidad de que la Coordinadora realice un trabajo más
unificado, planteando desde entonces la posibilidad de una centralización del mando a
efecto de construir un órgano más ejecutivo. Los puntos militares que básicamente
deben regir el funcionamiento de la organización: a) desarrollar las actividades militares
para apoyar el movimiento de masas, b) desarrollar actividades para ajusticiar miembros
prominentes del ejército, de la policía, líderes charros y pequeñas unidades de los
cuerpos de represión enemigos, y c) desarrollar actividades para recuperar o expropiar
armas y municiones.156
En 73/ 07 continúan los esfuerzos insurgentes por unificar a todos los grupos
político-militares, en particular con el Partido de los Pobres, aunque al final la relación
fracasa. Después de algunas discusiones y la muerte de algunos militantes de la LC23S
en enfrentamientos con elementos de la policía y del ejército, se celebra el 73/ 08/ en la
Ciudad de Guadalajara, Jalisco, una reunión del Buró Político que radicaliza más la
postura militar de la Liga157.
La policía sigue de cerca sus pasos y continúa recibiendo informes de sus
agentes infiltrados en los órganos de dirección. Conociendo ubicaciones y movimientos
de miembros de la Liga, aunque no sus proyectos concretos, monta retenes en varias
carreteras, principalmente las que van de Jalisco a Sonora y de esos puntos a la Ciudad
153 DFS 75/04, 11-235-75/L26/F231.
154 Organigrama de la Liga Comunista 23 de Septiembre, Dirección Federal de Seguridad; Exp. 11-235-
74 H-303 L-11.
155 Exp. 11-235-74 H-303 L-11.
156 Exp. 11-235-74 H-303 L-11.
157 Se analiza la situación prevaleciente en el país y del desarrollo de la Organización. Se acuerdan cinco
puntos básicos: a) ajusticiar al mayor número posible de miembros de la policía y del ejército en los
diferentes lugares en que opera la Liga Comunista 23 de Septiembre, no como venganza sino por ser una
necesidad para elevar el desarrollo de la lucha de clases, minar la fuerza enemiga y hacerse de armas; b)
realizar actividades militares para apoyar el movimiento de masas; c) recuperar u obtener armas; d)
expropiar todos los recursos materiales y monetarios necesarios para la lucha; y e) liberar presos (Exp.
11-235-74, H-290, L-11).
de México y Nuevo León. Los autobuses son detenidos al azar y revisados. En uno de
estos retenes, los agentes detienen a José Francisco Rivera Carvajal, dirigente de la
LC23S el 73/ 08/ 26, cuando regresaba procedente de Mazatlán, después de rendir un
informe pormenorizado de su actividad al frente de la célula de Sinaloa, relacionada con
la promoción de huelgas en algunas fábricas y entre los trabajadores agrícolas de los
valles de Culiacán y el Fuerte. Diez días después de ‘intensos interrogatorios’ –una
paráfrasis que da cuenta de la tortura sistemática que le inflingieron- informa detalles
pormenorizados de su célula.158
El 73/ 08/ 29, tropas del ejército ubican y toman por asalto una casa de
seguridad de la LC23S en Guadalajara, Jalisco. Muere en combate Efraín González
Cuevas (a) “El Borrego”. Cae herido Fernando Salinas Mora. Testigos presenciales
señalan que, Fernando Salinas una vez que había sido sometido fue ejecutado. Los
cadáveres de Efraín y Fernando fuero exhibidos ampliamente ante los medios masivos
de comunicación159 como parte de una guerra psicológica de contrainsurgencia urbana.
D. Resultado de las operaciones militares
En 73/ 09/ la LC23S intenta expandirse al estado de Guanajuato160, mientras que
en Culiacán, Sinaloa, la policía detiene a integrantes de la Brigada Obrera161
pertenecientes a la LC23S162 que son trasladados a la Ciudad de México al CM1163 y
sometidos a tortura. El 73/ 10/ 05 el Comité Militar de la Liga convoca a una reunión en
Popo Park, Estado de México, para intercambiar experiencias entre los responsables
militares de los diferentes Comités Zonales, y sentar las bases para la creación de una
Escuela de Guerra. La DFS se entera de la reunión e intenta tomarla por asalto. Sitia la
casa y, cuando los agentes de la Policía Judicial, DIPD y de la DFS irrumpen, se
produce el enfrentamiento164. Muere un integrante de la BREZ junto con José Alfonso
Rojas Díaz, de origen Lacandón y miembro de la dirección de la Brigada Roja, también,
muere un policía y es detenido Elías Orozco Salazar165.
Los secuestros que impulsa la dirección nacional de la LC23S salen mal y los
aíslan más de los trabajadores. El intento de secuestro del industrial Eugenio Garza Sada
jefe del poderoso Grupo Monterrey, el 73/ 09/ 17, es un fracaso. Muere Eugenio Garza
Sada, su guardaespalda, su chofer y, por parte de la Liga, Anselmo Herrera Chávez y
Javier Rodríguez Torres.166 En los días siguientes hay decenas de detenidos. La
iniciativa privada regiomontana exige se libere de todas las trabas legales la actuación
de los cuerpos de seguridad para que eliminen físicamente a los rebeldes. Se trata ya de
un genocidio abierto.
El Buró Político de la LC23S, en lugar de replegarse, decide volver a la ofensiva
con otras dos operaciones militares. Con el nombre de “Operación 29 de agosto”,
comandos de la LC23S secuestran el 73/ 10/ 10 en Guadalajara, Jalisco al industrial
Fernando Aranguren Castiello y al Cónsul Honorario Inglés Dr. Anthony Duncan
158 EXP. 11-235-73, H 21, L 1.
159 Entrevista a Arturo Rivas Jiménez, 05/ 07/ 22, México, D. F.
160 Exp. 11-235-75, H-231, L-24.
161 EXP. 11-235-73, H 64, L 1.
162 EXP. 11-235-73, H 29, L 1.
163 EXP. 11-235-73, H 64, L 1.
164 Exp. 11-235-74, H-290, L-11; Exp. 11-235, L-46.
165 Entrevista con Arturo Rivas Jiménez, 22 de julio de 2005.
166 Exp. 11-235-74, H-290, L-11.
Williams, y exigien la liberación de cincuenta y un presos políticos, su traslado a Corea
del Norte, y la entrega de 200,000 dólares167. El 73/ 10/ 13, el gobierno de la República
por conducto del Procurador General de la República, Lic. Pedro Ojeda Paullada, dirige
un mensaje en cadena nacional de radio y televisión, en que se niega categóricamente
negociar con los secuestradores168. En los siguientes días, comandos de la LC23S
realizan otros asaltos en la misma ciudad para hacerse de armas en el puesto de la
Policía Judicial Municipal169 y en una caseta de policía.170
El 73/ 10/ 14 es liberado el Cónsul Inglés Anthony Duncan Williams sin haber
pagado el rescate.171 El Buró Político de la Coordinadora Nacional de la LC23S había
tomado el acuerdo de que, en caso de que no se accediera a las exigencias impuestas, el
secuestrado debería ser ajusticiado; sin embargo, el Comité Zonal de Occidente
determina lo contrario y lo deja en libertad. La misma decisión es decidida para el caso
de Aranguren Castiello, pero Pedro Orozco Guzmán se adelanta y lo ajusticia en la
madrugada del 73/ 10/ 16.172 El Buró Político de la LC23S se entera del desenlace a
través de la prensa. En la siguiente reunión que tienen en Guadalajara, el Buró Político
decide expulsar de la LC23S a Emilio Rubio y a Tomás Lizárraga (a) ‘Tom de Analco’
y destituye del Buró a Ignacio Olivares Torres173, por considerar inadecuadas sus
decisiones de mando dentro de la organización174. Las contradicciones existentes al
interior de la Organización continuaron profundizándose. La centralización de la
dirección en una persona y una marcada intolerancia, no permitieron dar una correcta
salida a las diferencias políticas y militares.
Mientras tanto, la respuesta policial no se hace esperar. Agentes de la policía
detienen, sin orden de aprehensión ni de cateo, a varios activistas.175 La policía se
mueve con toda libertad para incomunicar, torturar, someter a todo tipo de vejaciones e
incluso violaciones y presentar cuando quiera a los detenidos –sean rebeldes, o sus
familias o sus amigos detenidos-. Todos ellos fueron conducidos a cárceles clandestinas
y cuarteles militares, particularmente el CM1. La LC23S ahonda su militarismo donde
está en evidente desventaja, en relación con el Estado. Descuida su trabajo político e
incrementa sus operaciones de asalto a bancos y establecimientos comerciales en Nuevo
León, Jalisco, Ciudad de México y Durango a lo largo del año el año. También continúa
matando policías en las principales ciudades del país. Esta cadena delictiva por ambas
partes produce más detenidos y muertos en combate.
E. El desgaste interno sufrido por la LC23S
A consecuencia de los golpes recibidos, el Buró Político de la LC23S se
concentra en el Ciudad de México el 73/ 12 con la idea de fortalecer a la Brigada ‘Roja’
y, a través de ésta, a la Coordinadora Nacional. En la evaluación de los trabajos, Ignacio
A. Salas Obregón ‘Oseas’ presenta un análisis crítico del movimiento y de la lucha en
general. En lugar de avanzar en algunos lugares se retrocedía. La Organización había
167 EXP. 11-235-73, H 139, L 1.
168 EXP. 11-235-73, H 176, L 1.
169 EXP. 11-235-73, H 91-94, L 4.
170 DFS 75/04, 11-235-75/L26/F231.
171 EXP. 11-235-73, H 192, L 1.
172 EXP. 11-235-74, H 250, L 11.
173 Entrevista a Mario Cartagena López, 8 de noviembre de 2005.
174 Exp. 11-235-74, H-290, L-11.
175 EXP. 11-235-73, H 209, L 1.
abandonado casi por completo el trabajo de agitación en algunos lugares como Jalisco y
el Distrito Federal, en otros lugares se había abandonado el trabajo político y en otros
no se había desarrollado debidamente el trabajo militar. Esta situación se la atribuye a
Manuel Gámez García (a) “Julio”, a quien considera responsable de estos fracasos. A
partir de entonces, en todas las reuniones que celebran los Comités Coordinadores
Zonales estará siempre presente un miembro del Buró Político que represente fiel y
doctrinariamente las posiciones de Salas Obregón.176 Se desata así la lucha por el
control total de la Organización.
La Tercera Reunión Nacional de la Liga se realizó el 74/ 04/ 02 en el domicilio
de Edmundo Medina Flores, ubicado en Ciudad Netzahualcóyotl, Estado de México.177
Se producen nuevamente grandes diferencias políticas y posiciones contradictorias. Se
acuerda, a iniciativa de Ignacio Salas Obregón, la disolución temporal (que se
transforma en permanente) de la Coordinadora Nacional y del Buró Político electos
cuando se fundó la Liga y la conformación de una nueva Coordinación Nacional, que
centralice las funciones de ambos organismos y que sea la única en determinar el trabajo
que desarrolle la Organización. Esta quedó integrada por Ignacio Arturo Salas Obregón,
Luis Miguel Corral García y José Luis Martínez Pérez. Se acuerda también la
reorganización total de la Organización y su programa con actividades políticas y
militares178.
7.2.3 La militarización de la LC23S dejando de lado su proyecto político
A. Intensificación de la contraguerrilla
De 73/ 12 a 75/ 01 continúan los enfrentamientos con la policía que causan más
agentes y guerrilleros muertos, robos a comercios y bancos, secuestros, detenciones de
militantes, asaltos a casas de seguridad por parte de la policía y del ejército en casi todos
los Estados donde operaba la Liga –en Baja California, Coahuila, Nuevo León, Jalisco,
Chihuahua, Chiapas, Veracruz, Sinaloa, Sonora, Distrito Federal, Oaxaca-. Las
detenciones, seguidas de tortura en zonas militares, CM1 y centros clandestinos de
detención, aportaban datos que servían para que la DFS supiera de las citas a reuniones,
ubicara más domicilios, identificara gente de la Liga y lograra nuevas detenciones179,
seguidas por tortura… y, nuevamente, la repetición de ese círculo perverso, a la vez que
la LC23S continuaba con su política militar ofensiva, perdiendo militantes.
A cada acción de la guerrilla se dio una reacción de mayor fuerza de los órganos
de seguridad del Estado. La policía desarticuló brigadas completas en Durango, Sinaloa,
Jalisco, Veracruz, Oaxaca. Las operaciones contraguerrilleras para aniquilar los
reductos de la LC23S se concentraron en Sonora y en Oaxaca, tanto en las ciudades
como en la sierra. Importantes dirigentes nacionales, como Carlos Rentería Rodríguez el
76/ 06/ 27, fueron emboscados y muertos. El combate contraguerrillero se intensificó
además en Jalisco y el Distrito Federal. La Liga fue golpeada, en algunos casos, con
detenciones masivas, como la acaecida el 74/ 02/ 19 en Sonora cuando fueron detenidos
176 Exp. 11-235-74 H-303 L-11.
177 Organigrama de la Liga Comunista 23 de Septiembre, Dirección Federal de Seguridad; Exp. 11-235-
74, H-290, L-11.
178 Organigrama de la Liga Comunista 23 de Septiembre, Dirección Federal de Seguridad; Exp. 11-235-
74 H-303 L-11.
179 EXP. 11-235-74, H 306, L 17; EXP. 11-235-74, H 140, L 17.
16 de sus militantes; en Guadalajara, tuvo la mayor cantidad de pérdidas humanas y
materiales. Peor aún, la condición de derrota que se vivía los llevó a la ejecución a sus
propios compañeros, que fueron acusados de ser ‘agentes de la policía’180. La situación
terminó siendo desastrosa para la Liga, a lo que se le sumó el genocidio de sus
integrantes detenidos y desaparecidos, como es el caso de Rodolfo Reyes Crespo el 73/
12/ 22, a manos de la DFS. En 74/ 11, los operativos militares realizados en la selva de
Chiapas y en la sierra de Sonora también desarticulan la guerrilla rural emprendida por
la Liga.181
Cuando Rodolfo Reyes Crespo y Alicia Esthela Leyva son detenidos en una casa
de seguridad el 73/ 12/ 22, se les encuentra una agenda que es entregada al General de
División Federico Amaya Rodríguez, Comandante de la XV Zona Militar en
Guadalajara. La agenda cubre el periodo del 73/ 11/ 08 al 73/ 12/ 07; describe los
trabajos y proyectos de acción realizados y por realizar en ese lapso; las
responsabilidades de la Dirección, del Buró Político y de los Comités de Zona; los
Planes de trabajo del Comité de Servicio de la LC23S; su infiltración dentro de los
trabajadores de diferentes empresas de Guadalajara; las tácticas militares, actividad de
brigadas, infraestructura y en general la instrucción político militar de los miembros de
la Organización; finalmente, cual es la organización y funcionamiento de la LC23S.182
Esa misma casa es convertida en ‘ratonera’. Esta era otra forma de operar de la DFS y
otras corporaciones para detener a los insurgentes. Los agentes allanaron la casa en
horas de la madrugada y se dan cuenta que, a pesar del enfrentamiento, la ocupación y
detención de los combatientes pasa desapercibida tanto por los vecinos como por
medios de comunicación. Dejan, entonces, una guardia al interior con apoyo discreto
fuera del domicilio, y esperan a que otros integrantes de la célula contacten la casa. Es
lo que allí ocurre con Salvador Rivas Salcido el 73/ 12/ 23 al llegar a la casa ocupada
por la policía.183 Este método también fue usado cuando la policía asestó el golpe más
contundente a la LC23S en Jalisco con la detención y asesinato de su dirigente nacional
Pedro Orozco Guzmán (a) “Camilo”. Orozco Guzmán fue emboscado el 73/ 12/ 26 en la
misma casa de seguridad que era ocupada por la DFS desde el 73/ 12/ 22. Se enfrenta
con los agentes y cae herido. Es trasladado a un Hospital, donde, al ser detectada su
verdadera identidad por Miguel Nazar Haro, es asesinado. Ni los heridos convalecientes
o recién operados se salvan de los ‘interrogatorios’ de la policía.
B. El Asalto al Cielo
El primer intento insurreccional que organiza la LC23S en el país, se lleva acabo
el 74/ 01/ 01 en los campos del Valle de Sinaloa y Culiacán al realizar las ‘Jornadas
Revolucionarias’. Salvador Corral García es el responsable de preparar y ejecutar una
acción de agitación y combate coordinada en la ciudad y en el campo en la que
ocuparon las oficinas de Recursos Hidráulicos, y se apoderaron de dinero y armas. La
acción insurreccional fracasa ante el control desplegado por las unidades de asalto
desplegadas por el Ejército Mexicano llevadas desde el D:F. horas después de iniciada
la insurrección, en todo el estado de Sinaloa; se producen decenas de detenciones y la
muerte de varios activistas de la LC23S. De acuerdo al análisis posterior elaborado por
Ignacio A. Salas Obregón, el fracaso se debe “a que los obreros y campesinos que en
180 DFS 11-235 L-28.
181 DFS 75/04, 11-235-75/L26/F231.
182 EXP. 11-235-74, H 299, L 7.
183 EXP. 11-235-73, H 91-94, L 4.
forma espontánea acuden al llamado de los brigadistas son mal encauzados y dirigidos
hacia lugares inadecuados, en donde no obtienen el arrastre que buscaban, además de
que la policía y el ejército se desplazaron rápidamente hacia el campo, lo cual no se
espera que ocurra en tan corto tiempo”.184 La operación militar se prolonga hasta el 74/
01/ 15, fecha en la que comandos de la LC23S junto con jornaleros atacan Campos
Agrícolas en Culiacán.185 Esa operación tenía como antecedentes los movimientos
obreros y campesinos surgidos en la región en los meses de 72/ 09 y 71/ 10.
Participaron obreros de varias fábricas, entre ellas de la construcción al servicio del
INFONAVIT. El movimiento ‘Enfermo’ fue golpeado severamente. Tuvieron cerca de
cien bajas, entre muertos, desaparecidos y presos; y se desató en contra de ellos una
persecución generalizada. La ciudad de Culiacán es prácticamente tomada por las
fuerzas armadas. Al tiempo que eran vapuleados, la Coordinadora Nacional
‘provisional’ de la Liga hace un balance positivo de la ofensiva que lanzaron, la
consideran una victoria política y determinan realizar una segunda jornada insurrecional
para el primero de mayo, que no se llevó a cabo por la desarticulación que sufrió su
organización en el primer intento que emprendieron. Estos acontecimientos llevaron a
muchos militantes de la Liga a rectificar su posición y abandonar la vía armada meses
después186.
C. Un ejemplo de la forma de operar de la DFS
El 74/ 01/ 31 la DFS le asesta el golpe más fuerte dado hasta ese momento a la
LC23S, que marca el término de su proyecto unitario. En Mazatlán, Sinaloa, fueron
detenidos y entregados a la DFS dos integrantes del Buró Político de la Dirección
Nacional de la LC23S, Salvador Corral García y José Ignacio Olivares Torres, que eran
además los dirigentes político-militares más importantes de la Organización después de
“Oseas” y “Julio”. Fueron trasladados al CM1 de la Ciudad de México para su
‘interrogatorio’. Salvador Corral había participado en asaltos en los estados de
Monterrey, Chihuahua y Durango y dirigió los intentos insurreccionales de Sinaloa de
principios de año. Olivares era el responsable de Jalisco y de los secuestros de Duncan
Williams y Fernando Aranguren; después del fracaso de esas acciones, es trasladado a
Culiacán, Sinaloa, para organizar la jornada insurreccional de 74/ 01187. Se tiene registro
de sus declaraciones ante los agentes de la DFS, así como sus fichas sinalégticas188.
Salvador Corral García y José Ignacio Olivares Torres son brutalmente
torturados. Les clavan clavos calientes en las rodillas y los atormentan hasta arrebatarles
su vida. El 74/ 02/ 11, aparece en Guadalajara el cadáver de José Ignacio Olivares
Torres y en Monterrey el de Salvador García Corral.189 La policía ‘filtra’ la cizaña entre
los guerrilleros que estaban detenidos y luego liberados, con la información de que las
detenciones de José y Salvador fueron el resultado la infiltración de sus agentes en la
LC23S. Esto agudizó contradicciones internas, provocó una mayor radicalización
militarista de la dirección de la Organización y su separación de labores políticas y
184 Exp. 11-235-74, H-290, L-11.
185 DFS 11-235-75/L28/F17-20.
186 José Luis Moreno Borbolla, Los orígenes del Movimiento Armado Socialista, Revista Filo y Causas,
No. 3, noviembre 2004, México.
187 EXP. 11-235-74, H 35, L 6.
188 EXP. 11-235-74, H 35, L 6.
189 EXP. 11-235-74, H 158, L 6.
sociales que venía manteniendo con las bases trabajadoras, en zonas ejidales, con
colonos y con estudiantes.
Las sospechas de infiltrados, así como las diferencias en el análisis del tipo de
acciones a emprender se buscan zanjar, entonces, con la eliminación física y no con la
crítica y la reflexión política. Así, el 74/ 02 cae Manuel Gámez (a) ‘Julio’,
probablemente ejecutado. Tan pronto se conoce en el ‘Cuadrilátero de Oro’ la forma en
que se le elimina, importantes cuadros político-militares que conocen su trayectoria
abandonan su puesto de combate en las siguientes semanas y se separan de la LC23S.
Ante el activismo desplegado por la LC23S, la DFS y el ejército reaccionan con
una violencia desproporcionada. El 74/ 07/ 16 inician la cacería para detener y
desaparecer a seis integrantes de una familia en Michoacán, la mayoría ellos militantes
del MAR.
Las muertes de Pedro Guzmán Orozco (a) ‘Camilo’, de Ignacio Olivares Torres,
de Salvador Corral García, entre otras, así como la ejecución de Manuel Gámez García
(a) “Julio”, y la detención-desaparición de Ignacio Salas Obregón el 74/ 04/ 25
descabezan a la Organización. Durante semanas no existe un mando unificado y las
diferencias internas afloran con toda su fuerza. El control y la eliminación de los
guerrilleros se extiende a la propia Penitenciaría. El 74/ 05/ 23 es asesinado en la Cárcel
Preventiva de la Ciudad de México el doctor peruano Pedro Miguel Morón Chiclayo,190
militante de la Brigada ‘Roja’. Nazar Haro lo había amenazado y sentenciado a
muerte.191 Meses después, agentes de la DFS sacan de Lecumberri, donde se encontraba
sujeto a proceso, a Wenceslao José García y lo desaparecen.
D. Ocultamiento y distorsión de los hechos
La policía ocultó y deformó su actividad contrainsurgente como quiso. A las
14:30 hrs del 74/ 02 /21, agentes del Servicio Secreto de Guadalajara, detienen sin
violencia a los brigadistas Armando Rentería Castillo, Antonio Orozco Michel y Tereso
Molina. Durante las sesiones de tortura, cuando uno de los agentes presiona su pistola
en la cabeza de Tereso Molina, a se le escapa un tiro que se aloja en el cerebro de su
víctima. Pensando en la inminente muerte del joven, tiran su cuerpo inerme en un
baldío. Sucede, sin embargo, que una mujer se da cuenta que la persona vive y solicita
la intervención de la Cruz Roja. La ambulancia traslada al herido a un hospital donde es
atendido. Durante semanas se encuentra en coma. Finalmente se salva y rehace su vida
hasta recientemente, el 05/ 12/, cuando muere atropellado en Guadalajara. La policía,
sin embargo, presentó su caso como una detención lograda a sangre y fuego en la toma
de una casa de seguridad, donde Tereso había sufrido una herida de bala en la cabeza y
se habían encargado de trasladarlo al hospital para curarlo. Después informaron que se
había ‘suicidado’.192
190 DFS 11-235-75/L28/F17-20.
191 Entrevista con Arturo Rivas Jiménez, 22 de julio de 2005, México.
192 Entrevista con Antonio Orzoco Michel, Ciudad de México, 9 de julio de 2005.
E. Las necesidades de crecimiento y la represión orillan a la LC23S a un
creciente militarismo
Para la actividad guerrillera que desplegaban, conforme a un estudio que hace la
DFS a mediados del 74, calcula que la LC23S necesitaba entre seiscientos y setecientos
mil pesos que obtienen mediante robos y secuestros que realizan.193
La capacidad de acción de la LC23S, así como sus redes de abastecimiento y
apoyo, estaba todavía lejos de ser neutralizada, a pesar de los golpes recibidos, con
muchos de sus militantes detenidos, desaparecidos, muertos en combate o asesinados.
El 74/ 10/ 01 se producen motines organizados y promovidos por la LC23S en diversas
partes de la Ciudad de Oaxaca. Soldados del 18o Batallón de Infantería detienen en las
cercanías de Suchilquitongo a 250 obreros de la construcción. Los traslada a la XXVIII
Zona Militar donde los torturan. Los agentes del ministerio público les toman
declaración a los detenidos en las instalaciones militares. Once de ellos, en su mayoría
albañiles y campesinos, son consignados; entre ellos se encontraba Jacinto González
Alfaro, miembro activo del Comité Zonal de la LC23S.194
El 74/ 10/ 11 se produce un enfrentamiento entre patrulleros de la Dirección
General de Policía y Tránsito y gente de la Liga. Wenceslao José García (a) ‘Sam’,
Comandante Militar de la Brigada Revolucionaria “Emiliano Zapata” queda herido en
poder de la policía. También Dionisio Gutiérrez Sánchez es aprehendido por elementos
de la División de Investigaciones para la Prevención de la Delincuencia y sometido a
interrogatorio por personal de la DFS. Jacinto José García, hermano menor de
Wenceslao, estaba detenido desde días atrás por elementos de la DFS y sometido a
tortura y pudo identificar a su hermano y a Dionisio Gutiérrez. Wenceslao José fue
internado en el Hospital Central Militar y después conducido al CM1 para ser sometido
a torturas, a pesar de su grave estado de salud y reciente operación quirúrgica195.
El 74/ 12/ 10 la Liga realiza su ‘Operación Pedro Orozco Guzmán’ en la que
intervienen comandos de la Brigada ‘Roja’ que asaltan simultáneamente, las sucursales
de los Bancos de Comercio y Nacional de México, en la colonia Río Blanco. En los
hechos, se produce un enfrentamiento armado en el que mueren cinco policías y dos
más resultan heridos.196
A comienzos de 75 la LC23S se fractura internamente en medio de fuerte debate
interno que criticaba el militarismo creciente de la Organización y el divorcio de ésta
con los sectores sociales que pretendía organizar.
- Por un lado quedan los que se adhieren al proyecto original, entre los que
figuraban David Jiménez Sarmiento, Adolfo Lozano Pérez y Miguel Ángel Barraza.197
- Un grupo que se separa de la Liga lo forman: la Fracción Bolchevique
encabezada por Estela Ramos Zavala –hermana de Raúl Ramos Zavala, fundador de
Los Procesos-. Otro se agrupa en torno al documento conocido como Vinculación
Partidaria y la Brigada Revolucionaria ‘Emiliano Zapata’.
- La Brigada ‘Carlos Rentería’ de José Domínguez fundada en 74, establece
relaciones con la BREZ y con el Comité Marxista del Proletariado ‘Arturo Gámiz’.
193 EXP. 11-235-74, H 250, L 11; Exp. 11-235-74, H-290, L-11.
194 EXP. 11-235-74, H 2, L 22.
195 EXP. 11-235-74, H 261, L 22.
196 DFS 75/04, 11-235-75/L26/F231.
197 Jesús Ramírez Cuevas, “Detenciones de la DFS en los 70 y 80, porque arrancaban datos bajo tortura”,
III parte, en La Jornada, 2 de julio de 2005, p. 16.
Deciden retirarse de la sierra de Oaxaca y del ‘Cuadrilátero de Oro’. Los tres grupos se
integran al Comité Marxista-Leninista.
- También abandona la sierra el grupo de Leopoldo Angulo Luken, se separa de
la LC23S y funda su propia organización por un breve tiempo.198
- El grupo de Edmundo Medina, expulsado del grupo “Los Macías”, forma la
Liga de los Comunistas, al frente de la cual queda Héctor González.
- En Sinaloa se forma el grupo de ‘Los Auténticos’, que forman al salir de la
cárcel algunos ex dirigentes de los ‘Enfermos’, como Camilo Valenzuela y Andrés
Ayala, que desde la cárcel habían entrado en contacto con el Comité Marxista-Leninista.
El proyecto unitario, plasmado en un primer momento como estructura frentista,
llega a su fin. Es el principio de una lenta agonía que lleva a la disolución de la
organización político-militar urbana, con moderada presencia guerrillera rural, más
importante del país.
F. Escisión, rectificación y legalización
Estos desprendimientos originan pérdidas de trabajo, parcial o total, en Oaxaca,
Veracruz, Tamaulipas, Monterrey, Sinaloa y muchos otros estados. Con el regreso a las
ciudades del equipo guerrillero rural del ‘Cuadrángulo de Oro’, disuelta la Brigada
“Genaro Vázquez” y replegada la BREZ a la capital del país, la LC23S se va a mantener
hasta su disolución en el ámbito puramente urbano. Los intentos por regresar al ámbito
rural en 75 y 76 fracasan en Oaxaca al enfrentarse a las masas campesinas enfurecidas
por sus líderes de la COCEI, llegando el caso a ser linchados varios activistas y los
demás encarcelados, al intentar realizar una “repartiza”, y en el 76 por el trabajo
desplegado por la Unión del Pueblo, vía de “Los Coyotes” y el ex rector de la UABJO
Martínez Soriano. A pesar de los descalabros, el periódico Madera se mantuvo
apareciendo gracias a los diversos asaltos y secuestros impulsados por la
Organización.199
El grupo crítico de los ‘Auténticos’ inician el llamado “proceso de rectificación”
a finales de 76, comenzando a publicar una serie de documentos que permiten elaborar
un nuevo programa político para la construcción de una organización legal, abierta,
pública, con lo cual se inicia el proceso de fusión entre los diversos grupos que se
escinden de la LC23S, culminando en un primer momento en la fundación, entre 76/ 08
y 76/ 10, de Dictadura Proletaria, después denominada Unión Comunista. En 76/ 10 y
76/ 11 se establecen contactos con la Alianza Marxista Revolucionaria y OCOL, a las
que se suma el Grupo Comunista del Proletariado. Todas esas organizaciones fundan a
mediados de 77 el Frente Marxista, más tarde la Corriente Socialista, en 86 el Partido
Patriótico Revolucionario y, posteriormente, junto con otras organizaciones, en 87 el
Partido Mexicano Socialista, y, finalmente, a principios de los 90 el PRD.
7.3.- La resolución del Conflicto Armado
7.3.1 La disolución de la Liga
Entre 1974 y 1977 la LC23S pierde en todo el país a muchos de sus cuadros
militares más experimentados y su dirección nacional es desarticulada. Los grupos que
la integran también son desarticulados temporal o definitivamente tras la caída masiva
198 Mauricio Abraham Laguna Berber, La Prensa clandestina en México. El caso del periódico Madera.
1973-1981, Tesis de Licenciatura, FCPS/UNAM, México, 1997, p. 49.
199 Mauricio Laguna Berber, Liga Comunista 23 de Septiembre, México.
de cuadros, líderes y contactos. La Liga deja de tener producción teórica, los órganos de
dirección quedan rebasados por las urgencias cotidianas, y la presión policíaca los lleva
a su terreno en que las acciones militaristas los minan estratégicamente al ser
sistemáticamente golpeados.
Grupos completos, como el Comité de Monterrey, son desarticulados tras la
muerte de Garza Sada. Aun cuando las Brigadas sólo se desarticulan logísticamente,
tardan meses para volverse a reestructurar. Mientras esto les sucede, su militancia actúa
en brigadas sueltas que son doblemente vulnerables. La tarea de reestructuración
recayó, de manera importante, en los Comités de Sinaloa y del Distrito Federal.200
Plazas a donde la policía enfoca sus baterías.
A. Reestructuración de la LC23S
Después de la división de la LC23S, registrada a partir de 75/ 01, los órganos de
dirección nacional recaen en el Consejo de Redacción, junto con los coordinadores
zonales o regionales y el Comité Militar, equipos hegemonizados por los continuadores
del proyecto original, dirigidos, entre otros, por David Jiménez Sarmiento, Adolfo
Lozano y Miguel Ángel Barraza.
La dirección política quedó a cargo de Miguel Ángel García Corral; sin
embargo, la mayor influencia en la conducción de la LC23S quedó, en la práctica, en
David Jiménez Sarmiento, dirigente perteneciente al Comité Militar Nacional, junto con
Adolfo Lozano Pérez. Su influencia se debía a que el ‘Chano’, al frente de la Brigada
‘Roja’, fue uno de los principales soportes a la Liga que le aportó financiamiento
económico y material y consolidó al periódico ‘Madera’. Su periodo se caracterizó por
un incremento militarista, de ‘desgastar las fuerzas militares del enemigo’, en
detrimento de la propuesta política y la comprensión teórica. La táctica llevó al
enfrentamiento constante entre las brigadas de la LC23S y las fuerzas policiales y
militares, con perdidas humanas mayores para los activistas. Los asaltos bancarios y a
comercios fueron cada vez más sangrientos, con más muertos.
A pesar del activismo militarista desplegado por la LC23S, desarrolló un
proceso de rearticulación a nivel nacional rescatando lo que quedaba del proyecto
original. Se producen nuevos ingresos que requieren de más fondos monetarios para
mantener su crecimiento. Es cuando la dirección decide rescatar el 76/ 01, por medio de
una fuga apoyada desde el exterior, de la Penitenciaría de Oblatos, Guadalajara, a viejos
cuadros experimentados en la lucha político-militar, necesarios para reagrupar en corto
tiempo a sus fuerzas.
B. El Plan Nacional de Trabajo
En 76/ 05 la LC23S edita su “Plan Nacional de Trabajo”. Definiendo que los
niveles de lucha revolucionaria no son los mismos en todo el país, divide al país en siete
zonas de trabajo:
- La Noroeste con Sinaloa, Sonora, Chihuahua, Durango, Península la Baja
California y Nayarit;
200 Mauricio Laguna Berber, Liga Comunista 23 de Septiembre, México.
- La Metropolitana con el Distrito federal, Estado de México, Puebla, Morelos.
Hidalgo y Tlaxcala;
- La Noreste con Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas;
- La Sureste con Veracruz, Tabasco, Chiapas y la región del Istmo en Oaxaca;
- La Sur con Guerrero, Oaxaca y Michoacán;
- La Centro con Jalisco, Guanajuato, Zacatecas, Aguascalientes, San Luis Potosí,
Querétaro y Colima; y
- La península de Yucatán con Yucatán, Campeche y Quintana Roo.
Decide que es la verdadera organización del proletariado mexicano y el
auténtico embrión del Partido.
C. Limites de la guerrilla urbana
La guerrilla urbana que quería implantar la LC23S consideró que las
condiciones insurreccionales estaban dadas y se abstuvo de brindar apoyo a la lucha
democrática de las organizaciones; mientras que, se ocupó de construir una
infraestructura clandestina –en casas de seguridad alquiladas- que fijó la guerrilla al
terreno, y le quitó movilidad y seguridad. Al comprar casas y gastar mucho dinero,
dejaron muchos rastros a la policía. La guerrilla urbana logró resistir sólo en los lugares
donde dispersó su militancia entre una población favorable y tuvo cobertura de trabajo
legal para mantener su trabajo clandestino intacto.
Tenía un gasto corriente muy alto que la orilla a determinar sus acciones por
motivos financieros y no políticos, y está en constante necesidad realizar asaltos
bancarios y comerciales, así como secuestros, para pagar sus gastos. Todo ello lejos de
su propósito explícito de realizar una lucha revolucionaria socialista.
Los guerrilleros que sobrevivieron fue debido, en gran medida, a su
comportamiento. Trabajaban o estudiaban como simples ciudadanos normales, mientras
que su actividad revolucionaria la mantenían compartimentada, desconocida para todos,
incluso para el conjunto de su Organización. Los actos de la LC23S, como las
ejecuciones de policías y soldados fueron mal vistos por la población en general que no
los entendía, mucho menos justificaba y, por el contrario, los repudiaba.
La persecución de la Liga y la eliminación sistemática de su dirección nacional,
regional y local por la policía y la Brigada Especial alteró estructuralmente su
organización ya que a ninguna de sus direcciones le permitieron consolidar su trabajo.
Los dirigentes sustitutos tampoco tuvieron el tiempo suficiente para madurar
políticamente en su nuevo cargo o para desarrollar nuevas directrices políticas e
ideológicas que redefinieran el camino tomado. Los nuevos reclutas inexpertos fueron
presas fáciles de ser detectados, infiltrados y eliminados por la policía política cuando
cayeron en combate sus ‘dirigentes históricos’.
D. El principio del fin
El 76/ 08/ 11, David Jiménez Sarmiento, el principal dirigente nacional de la
LC23S, pierde la vida cuando intentaba secuestrar a Margarita López Portillo, hermana
de José López Portillo Pacheco, que ya era presidente electo de la República. En su
lugar toma la dirección Luis Miguel Corral García que empieza a replantar la estrategia
militarista de la LC23S. Se decide la descentralización del periódico clandestino
‘Madera’, para ser publicado en Monterrey, Guadalajara y Chihuahua con ediciones
locales. A principios de 1977 se intenta incorporar la línea consejista, que privilegia el
trabajo en sindicatos, y la posibilidad de trabajar políticamente en ellos, proceso que no
rinde frutos al morir en combate Luis Miguel Corral García, junto con Manuel
Amarillas Palafox, el 77/ 06/ 24, cuando agentes de la Brigada Blanca irrumpieron en la
casa de seguridad donde se refugiaban. Tras de su muerte, Miguel Ángel Barraza García
se convierte en el Coordinador de la Dirección Nacional de la Organización. Bajo su
dirección se intensifican nuevamente las detenciones en las ‘repartizas’ y las caídas de
militantes. El propio Barraza es detectado el 81/ 01/ 22 en una ‘repartiza’ en Ciudad
Universitaria, seguido, cercado, y eliminado por decenas de agentes de la Brigada
Blanca, DFS, DIPD y DGPT.
Entre 81/ 11 y 82/ 01 la Brigada Especial le asesta un nuevo golpe cuando
elimina a otros tres miembros importantes de la Dirección Nacional de la LC23S,
detiene a los coordinadores de los sectores de masas, desarticula el Comité del Noroeste
y detiene a decenas de brigadistas. Ello se produjo debido a la infiltración policial que
tenían en la Liga, a consecuencia de un sistema de reclutamiento débil y relajado de
sistemas de seguridad. Los nuevos reclutas tenían una preparación muy escasa, frente a
una policía que tenía desarrollados sus mecanismos de lucha contrainsurgente a
plenitud. Estos descalabros originaron, a su vez, una confusión en las discusiones
internas entre los comités locales, brigadas y miembros de dirección, que no eran
capaces de estructurar un programa político nacional.
A finales de 1982 y principios de 1983 la LC23S se encontraba dividida en siete
grupos que intentan agruparse en torno a un programa político común. 1.- Coordinación
Obrera. 2. - Corriente Revolucionaria. 3. - Brigada “Diego Lucero”. 4. - Brigada ‘David
Jiménez Sarmiento’. 5. - Brigada ‘Revolucionaria’. 6. - CCV y 7. - Comité Comunista
Estudiantil.
A mediados de 82 se desintegra la Dirección Provisional, que es sustituida por
una Comisión Coordinadora Provisional. Se decide suspender definitivamente la
publicación de su periódico ‘Madera’, que es sustituido por un boletín interno. En 82/
11 se realiza la tercera reunión nacional de reagrupamiento en la que se forma una
Comisión Nacional Coordinadora y se decide expulsar al grupo Coordinación Obrera.
En 83/ 07 se realiza la cuarta reunión nacional, aparece el número seis del boletín
interno y se formaliza la expulsión de Coordinación Obrera. La Corriente
Revolucionaria intenta imponerse a las demás como Dirección Nacional, impulsa la
expulsión de sus compañeros de la CCV, rompen y deslindan con núcleos que trabajan
con el sector estudiantil, y desconoce a partir de 83/ 08 al Comité Comunista
Estudiantil. La lucha por el poder termina cuando cada una de las corrientes se separa de
las otras. La Corriente Revolucionaria a finales de 83 y principios de 84 rompe
totalmente relaciones con los grupos que tratan de reagrupar a la LC23S y desaparecen
del escenario político. En 83/ 09 y 83/ 10 se disuelve la Comisión de Enlace. En todo
este tiempo la persecución y eliminación de guerrilleros urbanos continuó cobrando
víctimas. Para 1986 aparecen algunos folletos de algunos grupos que dicen ser ellos la
LC23S, aunque no compartan el proyecto político-militar gestado el 73/ 03/ 15 en la
ciudad de Guadalajara.
7.3.2 La situación de los grupos armados después de la disolución de la
Liga
A. El Frente de Liberación Nacional (FLN)
El 74/ 02/ 14, militantes de la LC23S emboscan la escolta militar de resguardo del
tren que circulaba por Xalostoc, Ecatepec, Estado de México para quedarse con sus
armas largas. Horas después, decenas de agentes de la DFS y militares rodearon y
tomaron por asalto la casa de seguridad del FLN en Nepantla, Estado de México. Los
guerrilleros presentan combate y resisten lo más que pueden. Fue el uso de granadas de
gases lo que obligó a los ocupantes a salir, tratando de escapara por atrás. Cinco
murieron en el asalto: el segundo de la organización y encargado de redes urbanas
Alfredo Zarate Mota (a) “Gabriel”, Mario Sánchez Acosta (a) “Manolo”, Denis Prieto
Stock (a) “María Luisa” y “Sol” o “Carmita”. Posteriormente, al ser peinada la zona se
detiene a María Gloria Benavides Guevara y Raúl Sergio Morales Villarreal. “Al ser
cateada la casa se encuentran diversas formas para documentos oficiales en blanco,
fotografías de gente al parecer del grupo, aparatos fotográficos, tres vehículos,
instrumental quirúrgico numerosos medicinas, armas largas y cortas, cartuchos de
diferentes calibres en gran cantidad, licencias de manejo y placas para vehículos,201”
aparatos eléctricos y de radio, documentación202. Los detenidos son trasladados al CM1
para ser torturados y obtener mayor información.
Ese mismo día comienza en Chiapas la operación de rastrillaje, rodeo y
eliminación de la guerrilla. Tropas de asalto chocan con el núcleo guerrillero y ocupan
el Rancho “El Diamante”. Los guerrilleros presentaron débil resistencia y se retiraron a
lo más agreste de la sierra. Los soldados recurren a la gente del lugar para que los guíen.
Los guerrilleros se pierden, no conocen bien la selva, se mueven constantemente, evitan
el enfrentamiento, sin embargo vuelven a chocar con la tropa. El 74/ 03/ 05, en
Ocozingo, Chiapas, siete guerrilleros (entre ellos una mujer) del FLN emboscan a una
partida del 46o Batallón de Infantería. Muere en combate el sargento Eugenio Pineda
Luna. Los rebeldes se retiran sin sufrir bajas ni heridos.203 Los rebeldes no cuentan con
el apoyo de la población. Dos kilómetros adelante del Ocotal, en la región de
Ocotzingo-Citalapa, son emboscados el 74/ 03/ 15204. César Yáñez Muñoz, Elisa Irina
Sáenz Garza, Raúl Morales, Raúl Enrique Pérez Gasque, Federico Subyaur205 y Juan
Guichard Gutiérrez206, se enfrentaron a treinta elementos del 57o y 46o Batallón de
Infantería vestidos de civil, bajo el mando del Mayor de Infantería Jorge de Jesús
Guavirose. Dos combatientes son heridos pero logran huir (Carlos Arturo Vives Chapa
con una herida en el abdomen y Juan Guichard Gutiérrez con un balazo en el pecho)
y207 uno fue muerto. Los insurgentes deciden separarse. Los esposos Raúl Enrique Pérez
Gasque y Elisa Irina Sáenz Garza, junto con Carlos Arturo Vives Chapa, se retiran
juntos208 con rumbo a la Laguna de Ocotal209. Tres días después (74/ 03/ 18) fue
detenido con vida Carlos Arturo Vives Chapa en el lugar llamado “Chamizal”,
Municipio de Cintalapa, Chiapas, cuando bajó de la sierra en busca de provisiones para
él y sus compañeros que tenían cinco días sin comer.210 Los pobladores del Chamizal lo
entregaron a los soldados.211 Fue interrogado los días 74/ 03/ 22212 y 74/ 03/ 25213 de
marzo en la XXXI Zona Militar de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, sometido a tortura.
Actualmente, se encuentra detenido-desaparecido.
201 Exp. 11-212-74, L.2, H. 63.
202 Exp. 11-212-74, L.2, H. 74.
203 Exp. 11-212-74, L. 14, H. 1.
204 EXP. 11-212-74, L-14, H-110.
205 Probablemente se refiera a Alfonso Joel Medina. (confirmar)
206 EXP. 11-212-74, L-14, H-37.
207 Exp. 11-212-74, L. 14, H. 30.
208 EXP. 11-212-74, L-14, H-37.
209 EXP. 11-212-74, L-14, H-110.
210 EXP. 11-212-74, L-14, H-34.
211 EXP. 11-212-74, L-14, H-37.
212 EXP. 11-212-74, L-14, H-37.
213 Exp. 11-212-74, L. 14, H. 63.
El 74/ 03/ 21, Raúl Enrique Pérez Gasque y Elisa Irina Sáenz Garza fueron
detenidos por la población del Rancho de Santa Rita y entregados al Ejército que los
traslada a la Zona Militar de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas214. Ambos son trasladados vía
aérea (avión C-47 matricula 6006 de la FAM) a la Ciudad de México, al CM1 el 74/ 04/
01215. De ambos hay declaraciones arrancadas en tortura216, pese a los cual hasta la
fecha continúan detenidos-desaparecidos.
Otro de los integrantes del grupo, Federico Carballo Suvyaur217 muere en
combate el 74/ 04/ 06 al enfrentarse a tropas del 46o Batallón de Infantería218, entre los
ejidos El Cesno y El Ocotal, municipio de Ocozingo, Chiapas. Federico formaba parte
del grupo de Villahermosa (Tabasco) cuyo responsable era Rafael Vidal Jesús. Se le
sepultó en el lugar de los hechos219. Diez días después, el 74/ 04/ 16, en las
inmediaciones de Ejido Cintalapa, se produce un enfrentamiento entre guerrilleros y
elementos de tropa de los batallones 46o y 57 o, al mando del Capitán 2 o de Infantería
Ricardo Medina Hernández y Teniente Corona Castañeda. Entre los muertos se
identifica a Juan Guichard Gutiérrez220 y a César Germán Yañez Muñoz, comandante y
primer responsable del FLN. Según el informe militar, los cuerpos “fueron sepultados
en el lugar de los hechos ya que por haber sido los enfrentamientos en plena Sierra de
Chiapas era difícil la transportación de los mismos con las autoridades competentes”.221
Fueron sepultados en el lugar de los hechos después de ser fotografiados.222 César
Germán se encuentra en la lista de los detenidos-desaparecidos. El 74/ 04/ 22, dos
guerrilleros del FLN emboscan a elementos de tropa cerca de Jiquipilas, Chiapas;
quedan heridos un capitán y tres soldados. Entre los rebeldes se reconoce a Geno de Lin
Guichrad Gutiérrez que, al parecer, va herido223. El núcleo guerrillero sobrevive con los
hermanos Guichard Gutiérrez y, con periodos de reflujo y reinserción se extiende hasta
la fundación del Ejército Zapatista de Liberación Nacional en 1994.
El 76/ 11/ 05, un comando urbano del FLN dirigido por Fernando Yánez Muñoz
(a) “Roberto Bautista Ortiz”, o “Leo”, “ajusticia” en la Ciudad de México a Napoleón
Glockner Carreto y a Nora Rivera Rodríguez, en venganza de sus ex compañeros,
porque no aguantaron el tormento de la tortura y dieron a conocer la ubicación de la
casa de seguridad de Nepantla, Estado de México, y el foco guerrillero en Chiapas224.
Nora Rivera se encontraba embarazada. Ambos gestionaban irse a vivir a Cuba.
B. La Unión del Pueblo
El 78/ 05/ 18, la DFS emite un informe en referencia al grupo clandestino UP, en
el que el Director Federal de Seguridad, Javier García Paniagua, señala que está en
coordinación con la Policía Militar, que se encuentra efectuando investigaciones a fin de
lograr la identificación, ubicación y detención de sus integrantes, y da la orden de
214 EXP. 11-212-74, L-14, H-110.
215 EXP. 11-212-74, L-14, H-88.
216 EXP. 11-212-74, L-14, H-110.
217 Carballo era estudiante de Veterinaria en Villahermosa, Tabasco (EXP. 11-212-74, L-2, H-56). Y en
1969 asumió en 69 el cargo de Presidente de la Federación Independiente de Estudiantes Universitarios
de Tabasco Exp.-100-25-1-69, L-6, H-61 y Exp.-11-212-74, L-8, H-87.
218 Exp.-11-212-74, L-14, H-143.
219 EXP. 11-212-74, L-14, H-1; Exp. 11-212-74, L. 14, H. 143.
220 Exp.-11-212-74, L-14, H-161.
221 Exp.-11-196-79, L-9, H-370.
222 Exp.-11-212-74, L-14, H-161.
223 Exp. 11-212-74, L. 14, H. 163.
224 Exp. 11-212-76, L. 15, H. 63; Exp. 11-212-76, L. 15, H. 78.
desarrollar el Plan secreto de Operaciones “Silenciador”.225 “Silenciador” es el plan de
combate contraguerrillero impulsado para hostilizar, desarticular y aniquilar a la UP,
como lo fue en 76 la constitución de la Brigada Blanca para destruir a la LC23S. Su
misión oficialmente fue detener y consignar a los integrantes de la UP que se encuentran
operando en Oaxaca (Oaxaca), Guadalajara (Jalisco) y Distrito Federal, integrando para
tal efecto cuatro grupos antiterroristas para evitar daños a industrias e instalaciones
vitales. Cada uno de los grupos se constituyó con diez elementos de la DFS, cinco de la
Policía Judicial Federal Militar y diez por cada una de las zonas militares involucradas
(cada grupo está constituido por 25 elementos, en total 100 agentes)226. Es un grupo
distinto pero coordinado con la Brigada Blanca. Se les dio instrucciones de detener a los
activistas de preferencia vivos para poderlos “interrogar” y obtener mayores informes
de la Organización, detectar militantes, simpatizantes y a sus dirigentes, para poder
realizar nuevas detenciones, destruyendo sus casas de seguridad e infraestructura227. Se
les dotó de una lista con el nombre de los principales prófugos de la UP228; se les
proporcionó los recursos financieros para cubrir todos los gastos económicos
necesarios229.
La Unión del Pueblo se dividió para mediados de los setenta en dos grupos con
el mismo nombre. El dirigido por Héctor Heladio fundó en 78/ 11 el Partido Obrero
Clandestino Unión del Pueblo (PROCUP). A los pocos días, en un retén militar, su
máximo dirigente murió al enfrentarse con elementos de tropa. Durante varios meses el
225 DFS Exp. 11-222, L 14, H 176.
226 Un grupo operó desde el D. F. a ser utilizado cuando llegara a ser necesario; dos grupos en capacidad
operativa para trasladarse vía aérea o terrestre a las ciudades de Guadalajara y Oaxaca; el último grupo es
la reserva para ser usada en operaciones de apoyo a los restantes tres. El Grupo Guadalajara, constituido
por nueve elementos de la DFS, cinco de PJFM y diez de 15ª Zona Militar, quedó a cargo de Francisco
Limón Correa; el Grupo Oaxaca, integrado por nueve elementos de la DFS, cinco de PJFM y diez de 28ª
Zona Militar, quedó a cargo de Tomás Morlet Bohórquez; el Grupo D. F., formado por nueve elementos
de la DFS y quince de PJFM, quedó a cargo de Gabriel Sosa Cuevas; y el Grupo de Reserva Móvil,
establecido por nueve elementos de la DFS y quince de PJFM, quedó a cargo de Jaime Cortés González.
Tuvieron dos intinerarios: el No. 1 de Morelia No. 8 (sede de la DFS)- Puebla-Huajuapan de León-
Oaxaca; y el No. 2, Morelia 8 D.F. -Querétaro-La Piedad-Guadalajara.
227 El Grupo Guadalajara y el Grupo Oaxaca al llegar a su zona de operaciones recibieron la información
conducente de las oficinas estatales de la DFS para proceder de inmediato a detener a los militantes de la
UP. Al producirse las detenciones debería informarse a las oficinas centrales de la DFS rindiendo
informes gráficos, incluyendo detalles de la acción y novedades que ocurrieron de forma cronológica.
228 Entre los ubicados que se señaló localizar para su detención se encontraron Tiburcio Cruz Sánchez (a)
“Milton Luna”, “El Doctorcito”, “Eleazar Campos Gómez”, “El Chaparro”, “Milton” “Arturo”,
“Meliton”, “El Gordo”, “Jacobo”, Gabriel Cruz Sánchez (a) “El Oso”, “El Gutemberg” y “Antonio
Montaño Torres”, Florencia Elodia Canseco Ruiz (a) “Mayi”, “La Guera”, “Martha”, “Irene Elodia”,
“Carmen Ruiz” y “Lidia González Luján”, Héctor Eladio Hernández Castillo (a) “Enrique”, “Campora”,
“Norteño”, “Profe”, “Efren” o “Juan Ramon”, Lic. Demetrio Saavedra Lopez, Mirna Gomez Zarate,
Maribel Martínez Martínez (a) “Fernanda”, “Mary”, Ulises Sosa Martell (a) “El Perro”, Cecila Reyes
Canseco, Maria Magdalena García Olmedo (a) “Malena” o “La Ga/Iota”, Felipe Edgar Canseco Ruiz(a)
“El Pollo” o “El Canseco”, Esteban García Rosado, Constantino Canseco Ruiz. DFS Exp. 11-222, L 14,
H 176.
229 A todos los Grupos se les proporcionó una camioneta VAM y tres automóviles Dodge Dart para el
cumplimiento de su misión, así como combustible, aceites y todo lo que necesitaran para el
mantenimiento de las unidades. En caso de ser necesario, un elemento idóneo de cada grupo
proporcionaría los primeros auxilios a sus compañeros, mientras que se recibiera apoyo sanitario de las
células del Servicio de Sanidad Militar en Oaxaca y Guadalajara; en caso de heridos graves, serán
evacuados por medios aéreos a la Ciudad de México y serían atendidos en el Hospital Central Militar. El
Puesto de Mando quedó ubicado en las oficinas centrales de la DFS (Morelia No. 8, Roma). El Grupo
Guadalajara en Av. Francia No. 1687, Col. Moderna S. H., Guadalajara, Jalisco, el Grupo Oaxaca en
Morelos No. 800, Despacho 5 en Oaxaca, Oaxaca; y el Grupo D. F. y la Reserva Móvil en el mismo lugar
donde se encuentra el Puesto de Mando.
PROCUP siguió trabajando bajo las siglas de la UP, hasta que a principios de la década
de los ochenta estableció relaciones de fusión con lo que quedaba del PDLP, formando
el PROCUP-PDLP, vertiente que, al fusionarse con otros núcleos similares, formaron el
Ejército Popular Revolucionario (EPR).
C. El Partido Proletario Unido de América (PPUA)
El 75/ 12/ 11 se dictó orden de aprehensión en contra de Florencio Medrano y
otros siete militantes del PPUA por su participación en la lucha guerrillera.230 La DFS
establece que tiene nexos con el grupo Frente Armado del Pueblo.231
Hacia 1976 el ‘Güero’ formó el Comando 9 de la Brigada de Ajusticiamiento del
Partido de los Pobres; después de 77/ 04, con motivo de la ejecución de Francisco
Acevedo Olvera, se desató una feroz cacería que aniquiló al núcleo. Sus sobrevivientes
se incorporaron a la UP. Acumularon armas. Ejecutaron diversos sospechosos de ser
delatores. La organización fue filtrada por los agentes de la DFS e IM.
Con el propósito de reagrupar lo que quedaba del movimiento armado que
seguía la estrategia de “guerra popular prolongada”, el 76/ 09 se reunieron en las
estribaciones del Popocatepetl en un lugar cercano a Tochimilco, Puebla, las
delegaciones de la Brigada 9, del PDLP dirigido por Francisco Fierro Loza, la UP, las
FAR, la Organización Independiente de Pueblos de la Huasteca, el FALN y el PPUA.
en 77, junto con los estudiantes de la Normal de Tuxtepec formó el Frente Campesino
Independiente de Tuxtepec. Al tiempo que mantuvo su núcleo más importante en
Morelos.
En 1978 la táctica contraguerrillera desplegada en su contra puso a la guerrilla
del PPUA a la defensiva. El ‘Güero’ comete entonces el gravísimo error de conceder
una entrevista a un periodista de Excélsior.232 La publicación permite su ubicación y la
concentración de fuerzas militares muy superiores a su capacidad de maniobra. Acosado
por soldados y policías, durante una reunión en un ejido de Oaxaca, filial del FCIT,
Florencio Medrano, Comandante del Ejército Popular de Liberación del PPUA233 y sus
seguidores sostuvieron un enfrentamiento con el ejército en un lugar intermedio a las
Rancherías de San Isidro y de San Juan Quiotepec. Es herido y fallece a los pocos días.
Según testimonio, “los soldados cortaron su cabeza, nunca supimos donde enterraron el
cuerpo”.234
Los sobrevivientes del PPUA, unos setenta combatientes, se reorganizaron
alrededor de Luis Ortiz Martínez, intentando reactivar la lucha guerrillera en los
Municipios de San Juan Quiotepec y de San Pedro Yolox, Oaxaca. Son cercados y
varios de ellos detenidos en 79/ 06/ 23. Son ‘interrogados intensamente’ que, en
lenguaje de la DFS significa que fueron brutalmente torturados hasta logra que delaten
la ubicación de sus compañeros,235 que son perseguidos hasta ser detenidos. Algunos de
sus sobrevivientes se incorporan a lo que quedaba del PDLP para ser detenidos al poco
tiempo en 80/ 05/ 29236 y 82/ 01/ 27.237
230 IPS 2834; DFS Exp. 11-249-75, L-1, H-59.
231 IPS 2833.
232 DFS Exp. 11-249-78, L-5, H-244.
233 DFS 11-249-72, L-1, H-259.
234 Armando M. Mier Merelo, Sujetos, Luchas, Procesos y Movimientos Sociales en el Morelos
Contemporáneo. Una Interpretación, Biblioteca Conmemorativa 35 Aniversario de la Autonomía de la
UAEM, Col. Movimientos Sociales, No. 3, México, 2003, pp. 319-380.
235 DFS Exp. 009-011-012.
236 DFS Exp. 009-011-025.
237 DFS Exp. 020-054-001.
D. El Movimiento de Acción Revolucionaria
Los sobrevivientes del PDLP, ACNR, la Organización de Jóvenes Hacia el
Socialismo (OJAS) y MAR impulsaron un proceso de coordinación en la perspectiva de
la unidad orgánica de 1975 hasta 1979. Juntos realizaron varios asaltos, ‘operaciones de
recuperación de fondos económicos’ –como ellos les llamaban-, y apoyo recíproco. En
1978, cuando la revolución nicaragüense crece en intensidad y capacidad ofensiva, estos
grupos la ayudan con recursos económicos, militares y con combatientes238. En 78/ 12
aparece el primer número del periódico mimeografiado “El Sentir de los Pobres”, como
órgano de difusión de este colectivo de organizaciones político-militares. Después de
once números su último ejemplar aparece en 80/ 03.
Felipe Peñaloza García, militante del MAR recién amnistiado, cae abatido por la
Brigada Blanca, el 78/ 07/ 28 en Zirándaro, Michoacán. Después de montar un
operativo de vigilancia durante meses en su domicilio, el 79/ 04/ 04 los agentes de la
Brigada Blanca secuestran a la esposa de Alejandro, hermano de Felipe, María de los
Ángeles Aguilar. Alejandro Peñaloza era dirigente nacional del MAR y responsable del
Valle de México. La información obtenida por tortura inflingida a Ma. de los Ángeles,
permiten a la Brigada Blanca detener Alejandro Peñaloza García (a) ‘Elías’, al día
siguiente. Y en esta cadena de obtener información por tortura para detener gente, que a
su vez es torturada permite la localización de la plana mayor del MAR. El 79/ 04/ 08
son detenidos los maestros Felipe Rodríguez, José Carmen Olascoaga y Justino Díaz,
así como el estudiante de Economía José Luis Alemán Díaz, miembros de la Unión
Magisterial Independiente. Después de intensas sesiones de tortura, son liberados el 79/
04/ 11.
El siguiente operativo se realiza en Torreón, Coahuila. El 79/ 04/ 09 centenares
de soldados y agentes de la Brigada Blanca, DFS, Policía Judicial Federal y Policía
Judicial del Estado toman por asalto las casas de seguridad del MAR, donde se
encuentran los profesores Humberto Zazueta Aguilar, Berta Alicia López García,
Lorena Zazueta Aguilar, Tania Zazueta López (dos años de edad, hija de Humberto y
Berta), Armando Gaytán Saldívar, Elda Nevarez Flores y Margarita Aguilar Villa.
Todos son sometidos a brutales sesiones de torturas en el Campo Militar de Coahuila y
posteriormente en el CM1. No se salva ni la pequeña Tania, que es atormentada con
descargas eléctricas en todo su cuerpo en presencia de sus padres a fin de que delaten
toda la infraestructura material y humana existente de la organización.
Ese mismo día se montó un impresionante dispositivo para detener a los
profesores Elín Santiago Muñoz y José Luis Martínez Pérez, dirigentes nacionales del
MAR.
- Elín Santiago, originario de Villa Flores, Chiapas, había estudiado en la Escuela
Normal Rural ‘Raúl Isidro Burgos’ de Ayotzinapa, Guerrero. Se incorporó al
MAR en 74 en el equipo de formación, hasta llegar a la Dirección Nacional.
- José Luis nació en el Puerto de Acapulco, estudió en la Escuela Normal Rural
“Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, se incorporó a las JCM. Expulsado por su
238 Cuando la insurrección de Monimbó, Masaya, decenas de mexicanos –incluida la gente de la LC23S
que era entonces severamente golpeada por la Brigada Blanca-, salen clandestinamente del país y se van a
combatir a Nicaragua, con la idea de que, si no se triunfaban, al menos adquirirían experiencia militar;
también enviaron personal médico. Con el fin de obtener recursos económicos para mandarlos al FSLN,
el Comando Revolucionario “Augusto César Sandino” en 78/ 04 secuestra al rico ganadero de Misantla,
Veracruz, Piña Olaya, propietario de extensos terrenos en México y Nicaragua, socio del dictador
Anastasio Somoza en el negocio de café, suegro del comandante de la Policía Judicial del Estado; además
uno de sus hijos era miembro de la EBI, grupo paramilitar al servio de la dictadura nicaragüense.
Trasladado a la sierra de Veracruz y luego a la de Michoacán, un mes después la familia paga un millón
de pesos y el plagiado es liberado en Morelos.
participación estudiantil, termina sus estudios en la Escuela Normal Rural de “La
Huerta”, Michoacán. Participa activamente en el movimiento estudiantil popular
de 68, es detenido, torturado y posteriormente liberado. Al matricularse se le
destacó a trabajar a la sierra de Oaxaca donde pronto logró la confianza y apoyo
de las comunidades indígenas. En 70 se incorporó al naciente MAR; es enviado a
prepararse militarmente a Corea del Norte durante seis meses. Desde 71 es
miembro de la Dirección Nacional del MAR. De marzo de 1973 a mediados de
1974 pertenece a la Coordinadora Nacional de la LC23S, posteriormente se
integró a la comandancia de la BREZ. En 1975 refunda el MAR. Desde 75 hasta
79, posibilita la alianza entre lo que queda del MAR con las organizaciones
político-militares ACNR, PDLP y Organización de Jóvenes Hacia el Socialismo
(“Ojas”), conformando la coordinadora nacional guerrillera que editaba el ‘El
Sentir de los Pobres’. José Luis se casó con Laura Elena Gaytán Saldívar en 1975.
Su hijo ‘Inti’ nace al año siguiente. Desde 1972 era buscado intensamente por
todas las corporaciones militares y policiales del país. Su primer hijo, nacido de
Armendáriz Ponce, como secuelas de lo que vivió su madre en la cárcel y
resultado de las presiones durante años, se suicidó en los primeros años del 2000.
- Elín Santiago y José Luis elaboraron en 1975 los documentos básicos que regirán
en los próximos años la línea política de la organización. Desde la clandestinidad,
participaron en la formación de organizaciones de masas independientes como la
Alianza Campesina del Noroeste en el estado de Chihuahua, el Movimiento
Independiente de la Laguna en la región lagunera (Durango-Coahuila), el
Movimiento de Liberación Político Sindical en Michoacán, la Unión Magisterial
Independiente en el Valle de México, la Unión Campesina Independiente en
Puebla, el Comité Promotor de Lucha Campesina Popular en Veracruz, y la Unión
de Ejidos en el Valle del Yaqui en Sonora.
En el transcurso de la mañana ¿cuál mañana? ambos caen en la trampa al llegar
a la casa de seguridad. Elín Santiago Muñoz, que conducía el vehículo murió acribillado
detrás del volante mientras que José Luis logró salir del automóvil y responder a las
descargas. Sus cuerpos, junto con los demás miembros detenidos de la dirección
nacional del MAR y sus familias, fueron trasladados bajo un fuerte dispositivo militar al
CM1, en la Ciudad de México. No les entregaban los cuerpos, que tenían secuestrados
en el Servicio Médico Forense de donde fueron rescatados cuatro meses después por sus
familiares, porque tenían el tiro de gracia. El saldo del operativo fue de dos muertos y
nueve detenidos en cárceles clandestinas. No hay registro de que los bienes confiscados
–un millón quinientos mil pesos en efectivo, diez carros y armas de distinto calibrehayan
sido puestos a disposición de autoridad competente por lo que se presume que fue
‘el botín de guerra’ de los comandantes de la Brigada Blanca.
El 79/ 04/ 12 agentes de la DFS secuestraron en Morelia, a Laura Elena Gaytán
Saldívar, esposa de José Luis Martínez Pérez y hermana de Javier y Armando, este
último detenido-desaparecido desde 1974. Al día siguiente agentes de la Brigada Blanca
detienen a los profesores y esposos Irma Avilés de Miranda y Gelasio Miranda Ramírez
en Cuernavaca, Morelos. Dos horas después detienen en la Ciudad de México, a la
profesora y presidenta del Comité Pro Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y
Exiliados Políticos en el Estado de Veracruz Hilda Yolanda Aguirre Romero. Después
de varias sesiones de tormento, días después liberan a Irma e Hilda. El 79/ 04/ 14
agentes de la BB detienen al catedrático de la preparatoria de Zitácuaro, Michoacán,
miembro del Movimiento de Liberación Político Sindical Antonio Mendoza Sánchez.
El MAR enfrenta, a raíz de todas estas detenciones, a una crisis de legitimidad
en la dirección de la organización. Aunque también hubo buenas noticias. El 79/ 07/ 09
fueron liberadas Margarita Aguilar Villa, Elda Nevarez Flores, Laura Elena Gaytán
Saldívar, Berta Alicia López García y Lorena Zazueta Aguilar que estaban en calidad de
desaparecidas. El 79/ 12/ 15, ocho meses y cinco días después de su secuestro, también
fueron liberados Armando Gaytán Saldívar, Humberto Zazueta Aguilar, Antonio
Mendoza Sánchez y Alejandro Peñaloza García.
A principios de 80, cuando el PDLP se retira del proyecto unitario que tenía con
OJAS, ACNR y MAR e intenta fusionarse con el PROCUP, las tres organizaciones
deciden iniciar otro proyecto de unidad; sin embargo, los dirigentes de OJAS -cobijados
en la organización Tendencia Popular Revolucionaria-, pierden la vida en un accidente
automovilístico. La organización se divide y al poco tiempo se disuelve.
El proceso de refundación del MAR se paraliza el 81/ 12/ 30 cuando fueron
detenidos por agentes de la DIPD, Grupo Jaguar, Brigada Blanca y PJDF, los
recientemente electos comandantes en jefe, el maestro Ezequiel Reyes Carrillo y el
profesor Juan Carlos Mendoza Galoz, dirigente nacional, que eran perseguidos desde
79, al cabo de una reunión celebrada en Torreón, Coahuila, donde se discutió la nueva
táctica para impulsar la reestructuración, el cambio de mandos y la línea política para
los próximos meses. Ezequiel resultó herido en ambas piernas y cara, fue llevado a la
Cruz Roja de Polanco, de donde fue secuestrado por la policía cuando recibía atención
médica de urgencia. Días después la DFS detiene a Austreberta Hilda Escobedo Ocaña,
compañera de Juan Carlos. Ezequiel fue liberado en 82/ 04 y después estuvo
colaborando con los cuerpos policiales; mientras que Juan Carlos e Hilda continúan
detenidos-desaparecidos hasta el momento.
Nuevamente surgen los problemas en la dirección del MAR que la debilitan aún
más, y que intentan otro proceso de unificación de grupos armados. A principios de
1982 invitan a la ACNR, a los sobrevivientes de las FAL y al Movimiento 16 de
Septiembre a un proyecto unitario que culmina con éxito, formando la ‘Cuadrilatera’,
cuyos esfuerzos fructifican en el trabajo político de masas. En Guerrero forman la
Unión Estudiantil Guerrerense, el Frente Revolucionario Democrático del Pueblo y el
Comité de Lucha de la Escuela Superior de Agricultura de la UAG. A nivel nacional
crean en 83 la nueva ACNR, unificando organizaciones propias y a otros grupos. Los
grupos que conforman la nueva ACNR son el Grupo Revolución –proveniente de la
lucha espartaquista iniciada por José Revueltas-, la Asociación Cívica Guerrerense, el
Comité Promotor de Lucha Campesina Popular, el Colectivo Democrático
Revolucionario, el Grupo de Izquierda Revolucionaria Espartaco, el Movimiento Cívico
Jaramillista, el Movimiento Independiente de la Laguna, la Unión de Estudiantes
Revolucionarios de Sinaloa y la Unión Revolucionaria Independiente de Guadalajara.
La organización no prospera en su vertiente clandestina. El MAR entra en un
proceso de lenta disolución a partir de 1987 y que concluye en 1995. El M16 se divide
en tres tendencias que se enfrentan entre si hasta desembocar casi en una guerra interna,
y se disuelve a principios de 1991. Las FAL se diluyen al interior de la ACNR. La
ACNR, fundada por Genaro Vázquez Rojas, abandona el proyecto unitario integral en
86/ 03. La nueva ACNR se fusiona a otras organizaciones políticas formando el Partido
de la Revolución Democrática.
7.3.3 La derrota militar de la guerrilla y el aniquilamiento de sus
integrantes
A. Infiltración, persecución, tormento y exterminio
A partir de 75 las operaciones de contraguerrilla buscan no solo desarticular a
los grupos armados sino su exterminio. Los grupos rebeldes, bajo una visión del mundo
colectiva, con normas de vida, estudio, propuesta político-ideológica, hábitos, moral y
ética, lazos familiares y cultura claramente definidos, como grupo social, son
combatidos con fuerza desproporcionada. A partir de ese momento, la Brigada Especial
en particular, no intenta desarticularlos sino eliminarlos; los que caen en sus manos y
son considerados como parte de la guerrilla dejan de ser puestos a disposición de
autoridad judicial competente. Se les desaparece o los presentan como muertos en
combate aun cuando hayan sido ejecutados extrajudicialmente. Ninguna autoridad
judicial cuestiona la actuación de la policía y del ejército. El ejecutivo niega
conocimiento de los casos, pero le otorga a la Brigada Especial total impunidad, apoyo
económico y recompensas. La policía y ejército destinaron siete mil efectivos para
realizar labores de investigación y detención de los militantes de la LC23S.239
Un papel muy importante en la eficacia de las operaciones contrainsurgentes se
debe a la información obtenida por los agentes y espías de la DFS y sistematizada en
sus archivos. Su núcleo central, al que se le enviaban todos los datos, es el Grupo C-
047, fundado por Nazar Haro en 65. Todas las redes oficiales e incluso los cuerpos de
seguridad estadounidenses, incluyendo su Patrulla fronteriza, colaboraban en esto
permanentemente; toda la información obtenida por cualquier forma era concentrada en
la DFS, donde los 46 analistas a cargo ponían en tarjetas los extractos de los informes,
las cuales eran rigurosamente clasificadas, junto con una lista ordenada alfabéticamente,
a fin de ser fácilmente consultadas en caso de ser requeridas. Además, lograron infiltrar
a varias organizaciones armadas, de los cuales obtuvieron importantes informes.
El Estado también despliega una intensa campaña de guerra psicológica por los
medios de comunicación diseñada como propaganda, para que los ciudadanos acepten
un pequeño sacrificio en las libertades individuales a cambio de ‘seguridad’ y
‘tranquilidad’. La Brigada Especial lanza una “Campaña de orientación al público en
contra de la Liga Comunista 23 de Septiembre” el 77/ 05/ 29 por los medios masivos de
comunicación, para que la población participe en la búsqueda de dieciséis
sobrevivientes de la LC23S. Publica un cartel con las fotografías y nombres de los
activistas, y los difunde en hojas volantes lanzándolos de helicópteros y avionetas,
principalmente en las colonias donde ha identificado que tienen actividad, a fin de que
la ciudadanía los identifique240. También se pegaron en mercados sobre ruedas, tianguis,
plazas, celebraciones diversas en poblados y en todo lugar donde se registraron
aglomeraciones en el país241. Se garantizaba, como recompensa, el pago de $100,000.00
por la delación de cada guerrillero, el anonimato del informante242. Lo anterior es
reforzado por una campaña por radio, televisión, periódicos y cine, difundiendo entre la
opinión pública que se trata de “un grupo de delincuentes que asesina, secuestran y
239 Mauricio A. Laguna Berber, La Prensa Clandestina en México. Caso del Periódico Madera. 1973-
1981, Tesis de Licenciatura en Ciencias de la Comunicación, FCPS/UNAM, México, 1997, pp. 41-42.
240 EXP. 76/ 06/ 07, 11-235-76, L 38, F 46-57.
241 Mauricio A. Laguna Berber, La Prensa Clandestina en México. Caso del Periódico Madera. 1973-
1981, Tesis de Licenciatura en Ciencias de la Comunicación, FCPS/UNAM, México, 1997, p.41-42.
242 EXP. 76/ 06/ 07, 11-235-76, L 38, F 46-57.
comenten otros actos de terrorismo.243” Para nada se menciona el móvil político de su
actividad, ni las propuestas de cambio social que manejan y, mucho menos, la forma
criminal que el Estado utiliza en su persecución.
B. Las prisiones: cárceles de exterminio
La policía política mantuvo vigilancia permanente de los presos del movimiento
armado socialista. La vigilancia era dentro de las prisiones y de seguimiento a sus
visitantes para ubicar otros miembros de la Organización. Algunos familiares y
visitantes sufrieron represión constante, tanto física como psicológica e intimidaciones.
Los presos políticos sufrieron todo tipo de vejaciones y malos tratos; decenas de ellos
no fueron siquiera sometidos a juicio. Los militantes del MAR presos esperaron cinco
años para que se les dictara auto de formal prisión, ante la inminencia de la
promulgación de la Ley de Amnistía. El Estado actuó en su conjunto, como un todo,
muestra de esto, fue la complicidad del Poder Judicial en los aberrantes procesos, que le
montaron a los militantes del movimiento, desde la formulación de los cargos, la formal
prisión, las diligencias –cuando las hubo- y el tiempo transcurrido antes de dictar
sentencia.
Otros presos políticos fueron asesinados con la complacencia de las autoridades
penitenciarias y otros, con la anuencia de las autoridades penitenciarias, fueron sacados
por agentes de la DFS de la Cárcel Preventiva de Lecumberri, cuando estaban sujetos a
proceso judicial y desaparecidos. Otros, al ser amnistiados y recobrar su libertad, fueron
seguidos, ubicados y ejecutados extrajudicialmente por la Brigada Especial con total
impunidad,.
C. Secuestro a familiares y rehenes del Estado; negación del derecho a la verdad
Cuando la Brigada Especial no pudo ubicar a los militantes que se encontraban
en la clandestinidad, secuestraba a sus familias, en particular al padre o a la madre, en
algunos casos son detenidos todos los familiares cercanos, de sangre y políticos y los
convertía en rehenes del Estado. Les robaban sus pertenencias –al igual que con los
detenidos cuando se catean sus casas- que le quedaban a la policía como si fueran
“botines de guerra”, con los que se justificaba el saqueo. Los detenidos eran vejados,
torturados, chantajeados, amenazados, violados, robados, incluso unos mueren en medio
del tormento. Cuando recuperaban su libertad, el daño moral, social, económico y
psicológico estaba hecho ya para siempre. Ninguna autoridad se hacía responsable, a
pesar de que se acudía a presentar denuncia, el sistema judicial ni siquiera aceptaba la
querella. Impunidad total, dolor, resentimiento e impotencia. La justicia ha estado
ausente.
Para los familiares de los desaparecidos ha sido un dolor perpetuado hasta el
presente. Desconocen el destino de sus seres queridos. Los recuerdan en todos lados
porque no tienen un lugar donde rezarles. Exigen conocer su destino y los responsables
de los crímenes de lesa humanidad. Exigen que nadie se encuentre encima de la ley.
243 EXP. 76/ 06/ 07, 11-235-76, L 38, F 46-57.
D. El olvido y la impunidad
La contrainsurgencia busca el olvido, la pérdida de la memoria colectiva.
Minimiza sus daños en el tejido social. Pretende desaparecer al desaparecido, borrar su
existencia. Por eso en varios casos se roba las fotos, las actas de nacimiento incluso del
mismo Registro Civil, extrae documentación oficial de las escuelas, de los hogares de
los familiares. Si no se puede demostrar la existencia del desaparecido entonces,
razonan, no hay desaparecidos. Pone candados y hace todo lo posible para que no se
abran los archivos de las diferentes policías y del ejército a la sociedad, para que no se
conozca su actuación. Tratan de perpetuar su impunidad. Los parientes y sus amistades
han reconstruido la existencia de sus desaparecidos. Su razón de ser, su memoria, la que
intentan perpetuar.
E. La reforma política y las Leyes de Amnistía
En su toma de posesión el presidente José López Portillo manifestó su intención
de expedir dos leyes, la primera fue una reforma política, que brindara los espacios
necesarios para la participación política dentro de la ley, ‘a aquellos jóvenes que habían
delinquido por motivos políticos’ y una ley de amnistía para integrar a la vida política
del país a los presos, perseguidos y exiliados del movimiento armado. En el
considerando de la Ley de Amnistía No1 refrendó su intención de abrir los espacios: “El
Gobierno de la República ha emprendido diversas acciones tendientes a ampliar las
posibilidades de una mayor participación institucional de las diversas corrientes
ideológicas en las decisiones nacionales.” Y en el No. 2 manifiesta el complemento a
esa intencionalidad, “Para coadyuvar a dicho fin es conveniente incorporar a la
actividad ciudadana, para compartir la responsabilidades del quehacer nacional, a
quienes formando parte de grupos de disidencia radical, y con evidentes móviles
políticos, han incurrido en conductas sancionadas por la ley penal.”244
La oposición de izquierda dejó la clandestinidad y comienzo a competir bajo las
reglas establecidas por la legislación vigente, legalizando su existencia. El conjunto de
militantes sobrevivientes se acogieron a sus beneficios, rehaciendo sus vidas y, en
muchos casos, se reincorporaron a la vida política del país, dirigiendo hoy en día, con su
experiencia acumulada por los años, el destino de la nación.
Más sin embargo, han quedado pendientes:
1. La presentación de los desaparecidos.
2. La justicia por los crímenes de parte del Estado y
3. La verdad histórica de lo acontecido en esos aciagos años.
F. La reinserción de la izquierda clandestina a la lucha política legal pacífica
Los procesos de rectificación de las organizaciones político-militares socialistas
sirvieron a los sobrevivientes para reconocer sus errores, entender que las condiciones
políticas y sociales del país habían cambiado y que se abrían los espacios necesarios
para comenzar a desarrollar otras formas de lucha, y no solo las militares; analizaron su
pasado, sus méritos y defectos, como los ajenos. Aprendieron de los ejemplos de sus
mártires, de los combatientes que no buscaban recompensas ni premios para su propia
persona; no buscaban ser héroes ni grandes figuras, sino tan sólo seres humanos, que
con su actividad, hacían la historia; de esa historia que los corrige, encauza, los
engrandece o los deshecha. Se sintieron representantes del proletariado, de una clase
244 Iniciativa de ley de amnistía del presidente José López Portilla, México, D.F, 15 de septiembre de
1978.
que se niega a sí misma. “Esta autonegación del proletariado se traslada al espíritu de
sus representantes como una moral, como una norma de comportamiento ético ante la
historia. Esta norma es la entrega incondicional a la causa, la desaparición personal
dentro de la causa, el amor sin límites al ser humano y a su libertad, que algún día será
conquistada, porque no hay una sola, y que se expresa, del modo más profundo, en la
filosofía. Vale decir, en la ciencia y también en el arte.”245 Actualmente, construyen
propuestas y luchan por acrecentar y consolidar los espacios democráticos alcanzados
hoy en día.
245 José Revueltas, “Carta de Revueltas a la Liga”, en Obras Completas, Era, Escritor Políticos III, Tomo
14, México, 1984, p. 61.
Palabras claves,
publicado por liberacion a las 00:05 · Sin comentarios ·  Recomendar
 
Más sobre este tema · Participar
Comentarios (0) · Enviar comentario
Enviar comentario
Nombre:
E-Mail (no será publicado):
Sitio Web (opcional):
Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagenEscriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>, <li>· Lista</li>
imgSobre mí
FOTO

Arturo Perez

Mujeres

» Ver perfil

imgCalendario
Ver mes anteriorDiciembre 2017Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
imgBuscador
Blog  Web
imgTópicos
» General (104)
imgNube de tags [ ? ]
imgSecciones
» Inicio
imgEnlaces
 
FULLServices Network | Blogs | Privacidad